jueves. 21.11.2019

EL 78% SON EMPRESAS Y AUTÓNOMOS

Las viviendas de alquiler vacacional reclaman una única norma en todas las comunidades autónomas

Las viviendas de alquiler vacacional reclaman una única norma en todas las comunidades autónomas

El sector de viviendas de alquiler vacacional ha vivido un gran auge durante los últimos años. Aunque se inició en zonas costeras, ahora ha irrumpido con fuerza en el interior de España. Desde Fevitur piden que se unifiquen las distintas normativas autonómicas para que estas empresas y autónomos se atengan a los mismos criterios. Es un sector que engloba a 550.000 viviendas, que genera 15.120 empleos directos y 36.000 indirectos.

Las viviendas de alquiler vacacional reclaman una única norma en todas las comunidades autónomas

Alquilar una casa para las vacaciones a día de hoy, no tiene nada que ver con lo que se hacía hace diez años. El sector del alquiler de viviendas vacaciones ha sufrido una transformación. En los últimos años, se ha pasado de conseguir la vivienda por un anuncio en la prensa o a través una agencia, a contratarla con el móvil o el ordenador: De estar muy desarrollada en zonas costeras a tener cada vez mayor presencia en el interior. Y de centrarse en oferta de particulares que anunciaban sus segundas viviendas, a profesionales -en muchos autónomos- que viven de ello y que generan empleo. 

Así lo explican desde la Federación Española de Asociaciones de Viviendas Turísticas y Apartamentos (Fevitur), que nació hace seis años y que representa a más de 23 asociaciones territoriales y a 185.000 viviendas de las 550.000 que existen en España. Patricia Valenzuela, directora de la Federación, apunta que el 78% de la asociación lo componen gestores profesionales y el 22% propietarios individuales. “Dentro del perfil profesional nos encontramos con grandes y medianas empresas, pero también con autónomos y pymes, que tienen tres dos, tres y cuatros viviendas”, dijo.

Valenzuela contó que han sido muchos los particulares que se han convertido en autónomos gracias al alquiler de una vivienda vacacional y “ahora viven de ello”. La directora de Fevitur aseguró que es imposible decir lo que puede llegar a ganar de media un profesional en este sector.“Varía mucho, en función de si la vivienda está en la playa o en el interior, la época del año, la decoración y/o tamaño de la vivienda” señaló.

En lo que sí hace hincapié, es en la  profesionalización del sector. “El sector se encuentra inmerso en un crecimiento, dónde el usuario exige más calidad y más dedicación. Por lo tanto, los propietarios de la vivienda tienen que dedicar más tiempo a la decoración, al mantenimiento y a ofrecer otro tipo de servicios” dijo Valenzuela. Es decir, ahora los gestores de vivienda -principalmente los profesionales- cuidan las fotos de las viviendas que anuncian, tienen contratado un servicio de atención telefónica, a una empresa de mantenimiento para realizar la limpieza de la estancia, se hacen cargo de la entrada y salida de los usuarios e, incluso, pueden llegar a “ofrecer otro tipos de servicios como de cuidado de los niños, de cenas, etc. Son cada vez más los añadidos y de mucha más calidad”.

Tanto es así, que el sector del alquiler vacacional genera 15.120 puestos de trabajo directo, para dar servicio a las nuevas demandas de los clientes, y 36.000 indirectos, como de transporte o de traslado de maletas, etc. Además, reveló que lo que más valoran los clientes son, en este orden: ubicación, precio y entorno. “Sorprendentemente, el coste de la vivienda no es lo que más valora el usuario” dijo Valenzuela.

Una normativa para seguir creciendo

Según el V Barómetro del Alquiler Vacacional en España 2018, que realiza la plataforma de alquiler de apartamentos turísticos Homeaway, este sector movió, entre 2016 y 2017, más de 124.000 millones de euros gracias a los 110 millones de viajes en los que se utilizó una vivienda turística en España. En el último informe, el de 2019, la compañía afirma que el sector facturó 4.390 millones de euros durante 2018.

Para que esta actividad siga creciendo, “necesitamos normas que hagan posible ejercer la actividad. Es nuestro principalmente reto. Porque en la actualidad, las competencias de turismo están delegadas a las comunidades y eso significa que nos tenemos que enfrentar a 17 legislaciones distintas” afirmó la directora de Fevitur. La puesta en marcha de una única legislación les ayudaría a regular el sector.

Desde la Federación defienden y abogan por la oferta reglada de apartamentos y viviendas turísticas. Esto significa que los inmuebles estén dados de alta en los registros oficiales de cada Comunidad. Según explicó Valenzuela, “para conseguirlo cada Comunidad Autónoma impone unos requisitos. Pero a grandes rasgos se suele pedir: el número de registro de la vivienda, que se la tienen que pedir al Ayuntamiento al que pertenece su vivienda, y una declaración responsable”.

Otro de los aspectos que tienen que cumplir los gestores de viviendas turísticas que quieran ejercer la actividad de forma legal es “declarar los ingresos ante Hacienda, mediante IRPF como rendimiento de capital inmobiliario en el caso de particulares. Si el gestor de la vivienda es autónomo u empresario por las vías habituales para declarar su actividad” afirmó Valenzuela.

Para regular el sector vacacional, la intención del Gobierno de Sánchez era hacer que los propietarios de viviendas vacacionales que alquilasen habitualmente su inmueble tuvieran que darse de alta como trabajadores autónomos. Así lo explicó la ministra de Economía, Reyes Maroto, en una reunión de la Conferencia Sectorial de Turismo, que tuvo lugar en julio del año pasado. Una iniciativa que no se ha llevado a cabo y que desde Fevitur “no hemos estudiado, por lo que no podemos valorar” afirmó Valenzuela.

Lo que sí aprueban y celebran desde la Federación es la modificación del artículo 54 de la Ley de Tributos, que se hizo efectiva el pasado 1 de enero de 2019 y que tiene un carácter retroactivo hasta 2018. “El cambio hacía que todos los intermediarios de los alquileres vacacionales, es decir una persona -ya sea profesional o empresa- que gestionase el alquiler de una vivienda en nombre de otra, debía notificar los ingresos de dicho arrendamiento ante la Agencia Tributaria”

Las viviendas turísticas no influyen en los alquileres

La directora de Fevitur afirmó que, aunque pueda parecer que el que sector del alquiler de apartamentos turísticos es novedoso y “disruptivo, éste en realidad ha existido toda la vida. Tenemos asociaciones en zonas costeras que llevan trabajando desde hace más 20 ó 30 años”.  Aunque incide en que es cierto “que en los últimos diez años ha crecido en las ciudades y en las zonas de interior,  y se ha cambiado y digitalizado la forma en la que se alquilan las viviendas”. Y es que ahora el canal, aseguró Valenzuelo, es internet y las plataformas de alquiler como Airbnb, Booking, Homeaway, etc.

Precisamente, una de las críticas que se le hace a la actividad, es que su auge y fomento ha provocado que se disparen los precios de las viviendas de alquiler y que los centros de las ciudades se quedasen vacíos. Ante ello, la directora de Fevitur aseguró que ellos han realizado diversos estudios (cuatro en total) en los que revelaban que el peso de las viviendas turísticas en diferentes ciudades no era tan alto como se pensaba. Así el porcentaje de viviendas turísticas en Madrid es de un 0,79%, en Barcelona del 2% y en Mallorca del 1,2%. “Estamos hablando de porcentajes muy bajos de viviendas turísticas. Si bien, es cierto que los alquileres han subido, pero eso no significa que las viviendas turísticas sean culpables, éstas son culpables de la subida de los precios de las viviendas en ese 0,79%, 2% o 1,2%". 

Las viviendas de alquiler vacacional reclaman una única norma en todas las comunidades autónomas