viernes. 30.10.2020

EN EL PEOR MOMENTO, CUANDO APENAS SI HAY LIQUIDEZ

La Agencia Tributaria ha cobrado de golpe todas las deudas aplazadas

La Agencia Tributaria ha cobrado de golpe todas las deudas aplazadas

El pasado 1 de junio la Agencia Tributaria volvió a la normalidad. Y ese mismo día cobró de golpe todas las deudas que tenían aplazadas los autónomos desde 2019. Según los expertos juristas, la actuación de Hacienda ha sucedido en el peor momento y ha dejado casi sin liquidez a muchos pequeño negocios.

La Agencia Tributaria ha cobrado de golpe todas las deudas aplazadas

La vuelta de Hacienda ha dejado casi sin liquidez a miles de trabajadores autónomos y pequeños negocios. La crisis del COVID-19 congeló durante más de dos meses el funcionamiento de la Administración. Pero el pasado 1 de junio, gracias a la entrada en vigor del Real Decreto-ley 537/2020, la Agencia Tributaria volvió a la normalidad y cobró de golpe todas las deudas que tenían pendientes por pagar autónomos y pequeños negocios de antes del COVID-19. Justo en el peor momento, cuando la gran mayoría de negocios apenas si factura.

Se trata de un movimiento en la cuenta bancaria que pilló desprevenidos a miles de pequeños negocios, que no esperaban tener que hacer frente a ese pago y que les ha dejado prácticamente sin liquidez para continuar haciendo frente la reapertura. Así lo explicó el abogado laboralista, Alberto Ara, que relató como ese lunes “la gente se volvió loca. Nos llamaron un montón de clientes para preguntar qué había pasado”.

Según Ara, lo que sucedió fue que Hacienda había vuelto simplemente a la normalidad y todos aquellos antiguos aplazamientos que el autónomo había solicitado antes del Estado de Alarma, que no habían sido reclamados porque la Agencia Tributaria no estaba funcionado por el COVID-19, se cobraron ese lunes. Es decir, se cobraron todos los pagos que miles de negocios tenían pendientes con la Agencia Tributaria referentes, por ejemplo, a los aplazamientos pedidos durante el tercer y cuarto trimestre de 2019.

De esta forma, “el autónomo que pidió a finales de 2019 el aplazamiento del pago del IVA a seis meses, tendría que haber abonado 1.000 euros todos los meses hasta junio de 2020, para conseguir subsanar su deuda de 6.000 euros. Sin embargo, no ha ocurrido así, porque durante abril y mayo no pagó nada, y no porque el autónomo lo solicitase, si no porque así había actuado de oficio la Administración” dijo Ara. Una de las primera decisiones que tomó el Gobierno, cuando declaró el Estado de Alarma, fue congelar la mayor parte de las obligaciones y procedimientos con la Administración, entra las que se encuentra el cobro de los aplazamientos solicitados.

Les han dejado sin liquidez, no saben si podrán continuar con la apertura

El cobro de las deudas pendientes, en su mayoría aplazamientos, ha dejado a los trabajadores por cuenta propia en una difícil situación económica. “Lo que la Agencia Tributaria cobró en cada caso es distinto. Pero tengo clientes a los que les han hecho mucho daño, pues les han llegado a quitar de la cuenta, de golpe y después de meses sin facturar, 3.000 euros” apuntó Ara.

Este experto jurista denunció, que si bien en un principio la decisión del Gobierno parecía “un respiro” para los pequeños negocios, la realidad es que se ha convertido “en un tortazo, pues en un mismo mes van a tener que hacer frente al pago de marzo, abril y junio”, pues el día 5 o el día 20 de este mes, en función de cuando el autónomo solicitó el aplazamiento, Hacienda cobrará el mes de junio. Para él, el Fisco tenía que haber corrido los meses y no haberlos cobrado todos de golpe: “hubiese sido mucho mejor para el autónomo, que se hubiesen movido los meses de cobro. Es decir, que se hubiesen pagado los dos meses no cobrados, en los meses posteriores. Así, una deuda de seis meses que tendría que haberse terminado de pagar en junio, se terminaría en agosto”

Sin embargo, no fue así y ahora la viabilidad de muchos negocios están en peligro. Según contó eran muchos los trabajadores por cuenta propia que se había quejado de la actuación de Hacienda, asegurando que “les había hecho polvo, llegando incluso a poner en riesgo la reapertura de su actividad.

Un cobro en el peor momento posible

Para muchos trabajadores por cuenta propia el cobro de las deudas pendientes con Hacienda ha desajustado su caja, o, dicho de otra forma, les han dejado sin liquidez para seguir haciendo frente, ya no solo a los gastos derivados de su actividad, si no al cumplimiento de sus obligaciones tributarias.

En este mes de junio los trabajadores autónomos tienen hasta el 30 para presentar su declaración de la RENTA, luego tienen hasta el 20 de julio para realizar la declaración trimestral de IVA y, si son una sociedad, pagar el impuesto de sociedades. “Pero el cobro de las deudas pendientes les ha dejado casi sin previsiones de liquidez” aseguró Ara.

En este sentido, el presidente la Federación Española de Asociaciones Profesionales de Técnicos Tributarios y Asesores Fiscales (Fettaf), Joan Torres, explicó que se habían dirigido por escrito, en varias ocasiones, al Ministerio de Hacienda que ampliase los plazos fiscales, tanto de la presentación de la RENTA, como del Impuesto de Sociedades hasta el 30 de septiembre. Se trata de una solicitud que Torres espera y confía en que el Ministerio, pues “las oficinas de la Agencia Tributaria están empezando a abrir ahora con la desescalada y la Agencia Tributaria va a ver que todavía hay mucha gente que no ha presentado la declaración, pues el 60% de la población las presenta en las oficinas. Además, a la gente le gusta acudir a expertos y asesorarse antes de presentar la declaración” detalló el presidente de Fetaff a Autónomos y Emprendedores.

También contó que se trataba de una petición que habían hecho al Ministerio de Hacienda, al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y al Defensor del Pueblo, “no entendemos la negativa. No estamos pidiendo que no se realice o que se suavicen las condiciones, estamos pidiendo que se atrase dos meses para poder hacer frente a toda la demanda y en condiciones”.

La Agencia Tributaria ha cobrado de golpe todas las deudas aplazadas