viernes. 02.10.2020

ESTO ES LO QUE OPINAN DIFERENTES EXPERTOS

Bajarse la cotización del RETA, ¿es una mala decisión para afrontar la crisis?

Bajarse la cotización del RETA, ¿es una mala decisión para afrontar la crisis?

Las dificultades económicas tras la pandemia hará que muchos autónomo se planteen bajar su base de cotización para reducir costes. Ésto es lo que opinan diferentes expertos de esta decisión..

Bajarse la cotización del RETA, ¿es una mala decisión para afrontar la crisis?

Muchos trabajadores por cuenta propia ven el pago de la cuota de autónomos como un gasto mensual más para su bolsillo y no como una inversión para sus prestaciones presentes (cese de actividad o accidente laboral, por ejemplo) o para su futuro (jubilación). Las dificultades económicas que pueden estar atravesando, y que se han visto fuertemente acentuadas tras la pandemia por el covid-19, refuerzan esa errónea concepción y hará que muchos se planteen la posibilidad de reducir su base de cotización el próximo trimestre.

Los trabajadores autónomos pueden, hasta en cuatro ocasiones al año, cambiar su base de cotización, lo que les permite ir adaptando el pago de sus obligaciones con la Seguridad Social a los ingresos que previsiblemente van a obtener. Es decir, un autónomo persona física puede elegir cotizar lo que sus ingresos le permitan y escoger la cantidad que quiera entre una base mínima de 944,4 euros (286,15 euros al mes) hasta una base máxima de 4.018,10 euros (1.233,24 euros/mes). 

Un gran abanico de posibilidades y opciones de bases de cotización, que se pueden ir alterando en diferentes periodos de un mismo ejercicio. El próximo y tercer periodo comenzó el pasado 1 de julio y terminará el 30 de septiembre, y tendrá efecto el próximo 1 de octubre.

Y será en estos meses -julio, agosto y septiembre – cuando muchos autónomos se planteen si les conviene bajar su base de cotización con el objetivo de conseguir reducir gastos, ya que la base escogida será por la que se cotice durante octubre, noviembre y diciembre. O, por el contrario, les conviene mantener su base o cotizar incluso por una superior, para obtener a mejoras en las prestaciones que recibe.

¿Qué opinan los expertos?

Ésta es precisamente la dualidad que desde Autónomos y Emprendedores hemos consultado a diferentes expertos. Cabe destacar que ninguna de las respuestas proporcionadas entre los cuatro profesionales consultados es idéntica. No obstante, todos aluden a que antes de tomar la decisión deben pensar en el presente y en el futuro, tanto en el suyo -de cara a sus prestaciones –, como en el de su negocio - la viabilidad-.

Para el asesor fiscal, Domingo Gallego, la decisión de reducir la base de cotización para afrontar la crisis no puede ser considerada ni una buena o una mala estrategia financiera. Para este experto todo se reduce “a una cuestión de prioridades”. Gallego explicó que muchos autónomos aprovechan sólo cuando su negocio está funcionando para pensar y “mirar” por su pensión. Es decir, aprovechan para cotizar más.

Sin embargo, cuando atraviesan por una mala racha lo que hacen es reducir todos los gastos que tienen. “Cuando tienen dificultades reducen todos sus gastos. Aunque esa decisión vaya en detrimento suyo y sea a costa de ellos mismos”. Ya que la jubilación o la cuantía de las prestaciones como el cese de actividad o la baja por enfermedad depende de la base por la que se cotiza. A mayor base, mayor prestación.  

Asimismo, Gallego señaló que cuando un autónomo tiene empleados y el negocio va mal no puede prescindir de pagar las cuotas sociales de sus trabajadores. “Sin embargo, sí lo hace con la suya y bajar la cotización afectará negativamente a su jubilación”.

Por último, este experto fiscal denunció que en España no esté animando a que los trabajadores por cuenta propia coticen por una base superior. Y puso de ejemplo el problema que habían tenido varios de sus clientes autónomos que cotizaban por bases altas. Cuando han solicitado el cese de actividad extraordinario durante la crisis del coronavirus, "como la prestación tiene un límite de 1.100 euros, no han podido disfrutar el 70% de la base reguladora que les correspondería por las bases que cotizaban. Ese tope no anima a pagar más cuota” apuntó.

La consulta de reducir la base de cotización sorprendió al presidente del Consejo General del Graduados Sociales de España, Ricardo Gabaldón, quien considera “que, en estos momentos, los autónomos no están pensando en eso. Normalmente, los autónomos no le dan importancia a su base de cotización hasta cuatro o cinco años antes de jubilarse ”.

Según Gabaldón en lo que está centrando en su mayoría el colectivo es en estudiar la viabilidad de su negocio, en ver cómo van a seguir adelante y si pueden seguir accediendo a la ayudas estatales, principalmente al nuevo cese de actividad extraordinario.

El presidente del Consejo General del Graduados Sociales considera que bajar la base de cotización “es una decisión que va a afectar muy poco a la cuenta de pérdida y ganancias del negocio. Porque al final lo que te quitas de pagar la cuota de autónomos, que no va a ser mucho, no va a influir enormemente en tus cuentas. No creo que sea sea la solución” afirmó Gabaldón.

El tesorero y portavoz de la Confederación Española de Comercio, Carlos Moreno, avanzó que “muchos comerciantes ya me han transmitido su decisión de reducir su base y que van a empezar a pagar lo mínimo”. Según explicó Moreno, la situación tan crítica que está atravesando el sector - el comercio se ha visto obligado a estar cerrado durante meses -, junto con las dificultades que han tenido muchos autónomos para acceder a la prestación extraordinaria, han hecho que muchos comerciantes estén descontentos - . “Se plantean, dijo Moreno, optar antes a un plan de pensiones”.

“No haber cotizado todo lo posible cuando han podido es una decisión sobre la que muchos autónomos se arrepienten cuando llega el momento de jubilarse” relató Alberto Ara, abogado laboralista. Ara explicó que “la realidad con la que se encuentran muchos autónomos cuando se jubilan es que ellos acaban cobrando menos pensión que sus propios empleados. Razón por la que siempre recomiendo que se cotice por la base máxima que se pueda”

A su modo de ver, los autónomos deben cambiar la concepción que tienen sobre la cotización: no es un gasto, es una inversión. “Cuando tienes un accidente laboral, cuando quieres jubilarte o cuando te pasa algo y le dejas una pensión a tus hijos es cuando el autónomo se acuerda de la importancia de cotizar”. En este sentido, Ara coincide con Gabaldón en que los autónomos no están pensando ahora mismo en su cotización. “Los autónomos no van a cambiar su base de cotización para salir ahora de la crisis, en su lugar, van a intentar obtener liquidez a través de otros métodos” detalló el jurista.

Según Ara, ahora los autónomos están buscando soluciones rápidas y efectivas, y no van a optar por mejorar su base de cotización “porque es algo que no van a ver hasta dentro de 10 o 15 años”. Por último, Ara reflexionó que “si los autónomos como empresa pagan las cotizaciones sociales de sus empresarios, ¿por qué no cuidan la suya propia, cuando son ellos además los que se arriesgan con su patrimonio la viabilidad del negocio?”.

¿Cuanto suben mis prestaciones si subo 100 euros la cuota?

Autónomo y Emprendedores elaboró hace unos meses una guía que ilustraba lo que le ocurría a las prestaciones a las que tiene derecho el autónomo si incrementaba en 100 euros el pago de su cuota. El análisis reveló que en líneas generales se podría elevar hasta en 200 euros casi todas sus prestaciones.

Un ejemplo de ello, por ejemplo, es en el cobro de la prestación por Incapacidad Temporal. Un autónomo que cotiza por la base mínima, apenas si percibiría una baja de 570 euros mensuales a partir del cuarto día, y alrededor de 680 a partir del vigésimo primero. De ahí tocaría descontar lo que supone la cuota mensual de cotización (286,15 euros en 2020).

Sin embargo, si mejora en 100 euros la cuota de autónomos que paga mensualmente, la prestación del autónomo se vería incrementada en 201,31 euros. Es decir, con una cuota de 380 euros mensuales, la misma prestación subiría a 900 euros mensuales y con menos de 500 euros de cuota se superarían los 1.100 euros al mes.

(Haciendo clic aquí se puede acceder a guía y calcular lo que ocurre al resto de prestaciones con un incremento en la cuota de 100 euros mensuales).

Bajarse la cotización del RETA, ¿es una mala decisión para afrontar la crisis?