domingo. 09.08.2020

PREDICCIONES DEL MÁXIMO ORGANISMO SUPERVISOR

Los bancos restringirán los créditos para los negocios si se acaban los avales ICO

Los bancos restringirán los créditos para los negocios si se acaban los avales ICO

El Banco de España advierte que las entidades financieras endurecerán los criterios de concesión de préstamos a autónomos y empresas en el tercer trimestre de 2020. No sucedería si se prolongaran las líneas ICO

Los bancos restringirán los créditos para los negocios si se acaban los avales ICO

Los bancos ya han empezado a cerrar el grifo de los créditos a hogares y también a empresas. Según la última encuesta sobre préstamos bancarios realizada por el Banco de España, las entidades financieras comenzaron  a endurecer los criterios de concesión de préstamos en el segundo trimestre de 2020 por el empeoramiento de la economía, que acaba provocando un aumento de la tasa de morosidad.

Las predicciones que hacen la entidades financieras de cara al tercer trimestre son todavía menos alentadoras. Si bien hubo un relajamiento en la concesión de créditos a empresas durante estos meses por algunas medidas como las líneas del ICO, el fin de estos avales -junto al previsible aumento de la morosidad por el empeoramiento de la economía- podría provocar que los bancos corten buena parte de la financiación concedida a negocios durante estos meses. 

Según las conclusiones que se desprenden de la encuesta del Banco de España, los préstamos a empresas podrían terminar corriendo la misma suerte que corrieron los créditos al consumo de los hogares durante el segundo trimestre.

Entre marzo y mayo de 2020 se concedieron préstamos a empresas por un valor de entorno a 130.000 millones de euros, según datos del Banco de España. En abril fue donde se registró un crecimiento más fuerte en la concesión de créditos, alcanzando los 53.343 millones frente a los 29.185 millones del mismo mes de 2019. De hecho, el nivel de operaciones aprobadas a negocios en estas fechas batió récord en toda la serie histórica alcanzando máximos inéditos desde 2003, con un aumento superior al 80%.

Mientras tanto, en el mismo periodo, el crédito a hogares sufrió un desplome del 78%. Esta diferencia, según se desprende de la encuesta del Banco de España, se debe fundamentalmente a algunas medidas que se implementaron para dotar de liquidez a las empresas y de seguridad a las entidades financieras, como son los avales gestionados por el ICO. Estas líneas dotaron de garantías a los préstamos -hasta en un 80% en el caso de los autónomos y pymes-  para reducir el riesgo que asume la entidad y facilitar el acceso a crédito por parte de los negocios -especialmente de aquellos que cuentan con un menor respaldo financiero-.

"En los préstamos concedidos a hogares se observó un endurecimiento tanto de los criterios como de las condiciones aplicadas, debido en gran medida al aumento de los riesgos percibidos y al deterioro del panorama económico general", asegura el Banco de España en los resultados de su última encuesta.

Si, finalmente, no se ampliaran los avales del ICO, según prevén desde las entidades financieras,  la tendencia en el crédito a empresas podría llevar el mismo camino.  De hecho, "para el tercer trimestre, las entidades esperan un endurecimiento de los criterios de concesión de préstamos en todas las modalidades", incluidas por tanto los créditos a negocios, asegura el organismo en su encuesta trimestral.

La morosidad también frenará la concesión de créditos

Las entidades encuestadas anticipan un endurecimiento  mayor en los criterios de concesión de préstamos en todos los segmentos -que seguiría "siendo algo más intenso en el de financiación a hogares para consumo y otros fines"-.

Esto, según aseguran en la encuesta, se debe "al impacto de la ratio de dudosos sobre la política crediticia". Es decir, al previsible incremento de la tasa de impagos. Según sus últimas previsiones, el Banco de España apunta a que el nivel de morosidad podría alcanzar este año, en el peor de los casos, un nuevo máximo histórico, superior incluso al de la crisis de 2008, de más del 15%.

La tasa de morosidad podría alcanzar el 15,3%

Al parecer, una de las fórmulas que utiliza la entidad es la correlación entre el PIB  y la tasa de morosidad. Cuanto mayor es la bajada del indicador del crecimiento económico, mayor es el aumento de los impagos.

Según estima el organismo, una caída de un punto porcentual en el PIB significaría un aumento de 0,7 puntos de la ratio de morosidad. Así pues, según las previsiones más pesimistas, si el PIB se hundiera hasta un 15,1% en 2020, esto podría situar la tasa de impagos financieros en un rango de hasta el 15,3%. 

Banco de España recomendó ampliar las líneas ICO

Los bancos lo tienen claro. El endurecimiento previsto en los criterios se produciría por los mayores riesgos percibidos y por la menor tolerancia al riesgo por parte de las entidades financieras y, en menor medida, por factores relacionados con los costes de financiación y la disponibilidad de fondos.

Esto es precisamente lo que el Banco de España lleva recomendando evitar desde hace varias semanas. Su gobernador, Pablo Hernández de Cos, instó, entre otras cosas, a ampliar las líneas de avales del ICO para que no se corte la financiación a empresas y hogares y, por ende, la inversión y el consumo.

Si bien el Gobierno puso en marcha una línea de otros 40.000 millones, ésta se dirige exclusivamente a aquellas empresas que utilicen la financiación para inversiones -en el caso de las anterior líneas de avales, los negocios podían utilizar los préstamos para muchos otros gastos como pagos a proveedores o empleados-. 

Autónomos y pymes, los más afectados

Si no se ampliaran las líneas de avales, el golpe sería todavía mayor para los negocios más pequeños  Precisamente una de las conclusiones del último análisis publicado por el Banco de España, en el que se hacían algunas recomendaciones al Gobierno como subir impuestos, los ICO fueron solicitados, en su mayoría, por autónomos y pequeños negocios.

Esto se debe a que "las compañías de mayor tamaño recurrieron frecuentemente al uso de líneas de crédito” comerciales. De tal forma que, de los cuatro millones de euros que recibieron de crédito los trabajadores por cuenta propia durante marzo y abril, 2,2 millones corresponden a los avales mientras que de los 48,5 millones de euros que consiguieron grandes empresas sólo 9,5 millones de euros pertenecen a estas líneas públicas.

En la misma línea, los datos de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) revelan que más de 600.000 trabajadores por cuenta propia se habrían beneficiado de estos avales. Además, ésta es una de las medidas que mejor acogida tuvo entre el colectivo. Aunque  también la federación denunció que hubo cientos de miles de autónomos que se quedaron fuera de estas líneas de avales.

A los autónomos, les siguen la pymes como los mayores demandantes de estos avales públicos pues, durante marzo y abril, el crédito de la línea ICO se concentró en el segmento de la pequeña y mediana empresas (22,9 millones de euros), como detalla el Banco de España.

En cuanto al tipo de interés, el informe del Banco de España revela que autónomos y pymes pagaron un tipo de interés medio del 2,1% y las grandes corporaciones un 2,2%. Ambas cuantías son, como destacan, “cifras significativamente inferiores a las de las operaciones crediticias efectuadas durante el mismo período al margen de la línea ICO o en las semanas anteriores al Estado de Alarma, que oscilan entre el 2,6% y el 2,8%”.

La efectividad de los créditos ICO

La dotación de liquidez al tejido productivo fue una de las primeras medidas que puso en marcha el Gobierno para paliar los efectos del COVID. Así, pocos días después de decretar el Estado de Alarma, se aprobó el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo que recoge la puesta en marcha de la línea de Avales del ICO con un presupuesto de 100.000 millones de euros que se fueron concediendo en diferentes tramos, hasta un total de cinco - el último se aprobó el pasado 16 de junio-.

Éstos cubrían “hasta el 80% de las posibles pérdidas en la financiación concedida a los autónomos y a las pymes y hasta el 70% o 60% en el caso de las empresas que no cumplan la definición de pyme de la Comisión Europea, en función de si son operaciones nuevas o renovaciones”, resume el documento publicado por el Banco de España.

Además, el Ejecutivo también estableció una serie de obligaciones unidas a la concesión de los avales, en cuanto al tipo de interés máximo y los plazos de devolución. Serían, en parte, estas condiciones en los préstamos las responsables directas de la eficacia de los avales, porque permitieron a las entidades bancarias ofrecer una condiciones más ventajosas en los créditos, que no serían posibles si los solicitantes no contasen con ese respaldo público.

Los bancos restringirán los créditos para los negocios si se acaban los avales ICO