lunes. 14.06.2021

LOS PADRES SE VERÍAN PERJUDICADOS

Cientos de guarderías podrían cerrar si el Gobierno no atiende a las deducciones que pide la Comisión de Hacienda

guarderia-autonomos

La Comisión de Hacienda votó a favor de llevar a cabo una importante modificación en la deducción de 1.000 euros por gastos de guarderías. Esta reforma es esencial. Tanto que, si el Gobierno no la realiza, muchas acabarían cerrando.

Cientos de guarderías podrían cerrar si el Gobierno no atiende a las deducciones que pide la Comisión de Hacienda

Con 17 votos a favor, 16 en contra y dos abstenciones, la Comisión de Hacienda del Congreso se posicionó a favor de las pequeñas guarderías y, por tanto, de los autónomos que en su inmensa mayoría las regentan. La decisión supone un pequeño pero importante paso para una actividad que lleva desde 2018 luchando por una modificación de la normativa, que permite a todas las madres optar a una deducción de 1.000 euros por gastos de cuidados de los menores de entre 0 y 3 años, y que excluye a estos negocios. Desde el sector advirtieron que si el Gobierno no atiende a la petición de la Comisión, cientos de guarderías estarían en peligro de cierre, y se seguiría perjudicando a muchas mujeres que tienen derecho a una desgravación de hasta 1.000 euros por hijo.

Este martes, la Comisión de Hacienda en el Congreso discutió la proposición no de Ley que presentó Ciudadanos, con la que se pretende cambiar los requisitos para optar a la deducción por gastos de guardería. El problema de esta desgravación, recogida en artículo 81.2 de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), es que sólo está disponible para los centros de educación infantil autorizados por las comunidades autónomas. Se trata de un requisito que estableció la Dirección General de Tributos en 2019 y que está excluyendo a miles de negocios que no tienen ese reconocimiento administrativo. Y, por ende, también las madres que llevan a sus hijos a estos establecimientos. 

La presidenta de la Asociación de Guarderías y Escuelas Infantiles de Cantabria, Rosa Angulo, explicó que "básicamente, el objetivo de la PNL es que no se aplique el criterio restrictivo de la Dirección de Tributos, que es el que está dejando fuera de la deducción a las guarderías de toda la vida, sino el que contemplaba la ley en un principio y que hacía referencia a los gastos de la custodia". Éste último no estaba supeditado a ningún criterio educativo.

Muchas guarderías ya han cerrado por perder matrículas

A juicio de Angula, todo el sector de las guarderías “se enfrenta a un problema administrativo y legislativo que no se ha querido solucionar. Siempre se le ha ido dando, como se dice comúnmente, largas. Hasta que ahora el problema que tenemos es inminente”. Desde las actividad no conocen hasta qué punto les puede afectar el resultado favorable de la votación en la Comisión de Hacienda y la pregunta que se le va hacer al respecto a la Ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la próxima sesión plenaria. Lo que sí saben y sobre lo que advirtieron es que si el Gobierno no atiende a la petición, se podría poner en peligro de cierre a muchos de estos pequeños negocios.

“Como negocio nos está afectando muy negativamente ya que nuestros clientes no puedan acceder a la deducción. Se han perdido matriculaciones de muchos niños y muchas guarderías se han visto en la obligación de cerrar”, se lamentó la presidenta de la Asociación de Guarderías y Escuelas Infantiles de Cantabria, Rosa Angulo. Que admitió que conoce personalmente el caso de dos de estos locales, pertenecientes a la asociación que representa, que ya han bajado la persiana para siempre. “No nos matan, pero nos dejan morir lentamente” denunció.

Que estos pequeños negocios estén excluidos de las ayudas, como la deducción de 1.000 euros para las madres, hace que cada vez menos familias opten por llevar a sus hijos. “Hay que estar muy bien económicamente, para optar por nosotros y no por los centros infantiles en los que puedes beneficiarte de esas medidas”, aseguró Angulo.

Se está "discriminando" también a muchas mujeres

Además, Angulo añadió que se trata de una "discriminación" que no sólo está afectando a estos pequeños negocios, sino también a las familias. “Se está aplicando una política discriminatoria para las familias, porque no se les deja elegir libremente el establecimiento al que quieren llevar a sus hijos, sino que se van a decantar por aquel con el que puedan acceder a una plaza gratuita o a una deducción ante Hacienda”.

En este sentido, y aunque desde el sector valoraron muy positivamente la posición a favor de su causa por parte de la Comisión de Hacienda, aseguraron que no es suficiente. “Sin duda, es un paso importante pero lo que buscamos es que se haga justicia y que todas las madres que tengan un hijo menor de tres años en un centro, bien sea privado o bien dependa de la Administración, tengan derecho a deducirse parte de los gastos”, subrayó Angulo. Que recalcó el hecho de que una medida que originalmente se creó “para apoyar la incorporación de la mujer – que es la que tradicionalmente ha sustentado el rol de cuidadora de los hijos- al mercado laboral, esté perjudicando a muchas madres que se ven incluso en la tesitura de acudir a los tribunales”.

Los tribunales están contradiciendo a Hacienda

La exclusión de las guarderías en la deducción es un asunto que está empezando a llegar a los tribunales de justicia. “Lo que está ocurriendo es que algunas de las madres afectadas por esta discriminación y a las que se les denegó la deducción de 1.000 euros, están acudiendo al Tribunal Económico Administrativo para solucionarlo”.

Angulo comentó especialmente la decisión del TEA Regional de Cantabria, que se posicionó a favor de una madre, en contra del criterio de Hacienda, y a la que permitió la deducción. No obstante, también se están dando casos contrarios. Según recogen diferentes medios, el TEAR de Asturias, donde también habrían llegado este tipo de casos, se habría posicionado a favor del criterio de Hacienda.

El verdadero problema de las guarderías

Según Angulo, la razón por la que prevalece el criterio discriminatorio, es un problema administrativo. "Hace años todas las guarderías dependían del Ministerio Sanidad y Servicios Sociales. Pero se decidió cambiar la norma y se nos ha pasado a la responsabilidad de Educación. Y es justo en ese proceso donde nos quedamos en un limbo legal”.

Esto es así porque a partir de ese momento se introdujo un criterio educativo. “Y éste no es otra cosa que un requisito de tamaño. Hace 13 o 14 años todos los establecimientos éramos los mismos cuando dependíamos de las Consejerías de Sanidad y Servicios Sociales, pero cuando pasamos a Educación, las Consejerías de este ministerio nos pedían reunir para estar bajo su tutela unos requisitos de dimensiones. Los que los cumplieron son los centros infantiles que ahora tienen la autorización de las CCAA”, comentó Angulo.

Ésta defendió que este "limbo legal" que sufren las guarderías, con respecto al resto de centros infantiles, no ha supuesto un impedimento al sector para seguir avanzando, formando a profesionales cualificados y atendiendo el nivel educativo de los menores. “En las guarderías se aprende lo mismo que se aprende en un centro infantil. Los niños de una guarderías cuando llegan al cole, están igual de preparados que los que han ido a un centro infantil” afirmó Angulo. 

Cientos de guarderías podrían cerrar si el Gobierno no atiende a las deducciones que pide la Comisión de Hacienda