martes. 20.08.2019

Consejos para ahorrar en la declaración del IRPF

Hacienda quiere premiar la creación de puestos de trabajo en las pequeñas empresas vía Impuesto sobre la Renta. Ésta y otras ventajas conviene tenerlas en cuenta de cara a la declaración del IRPF de 2016, para cuya planificación quedan tan sólo tres días.
Consejos para ahorrar en la declaración del IRPF

El Registro de Economistas-Asesores Fiscales (Reaf-Regaf) recuerda varios aspectos que pueden ayudar a rebajar la carga en el IRPF, tanto de autónomos y emprendedores como de cualquier persona física. A los empresarios y profesionales hay que recordarles que si están afectados por el régimen especial de empresas de reducida dimensión y han creado empleo en 2016 o estiman que lo van a crear en 2017 en relación al que tenían en 2015, podrán beneficiarse si realizan inversiones inmobiliarias o en inmovilizado material. Así, podrán amortizar libremente en 120.000 euros anuales por cada persona/año de aumento de plantilla en la empresa.

Otra posibilidad de ahorrar en la declaración de este año la tienen aquellos profesionales que trabajan en su propio domicilio. Se trata de individualizar los suministros tales como telefonía, internet, electricidad, agua, cuota de la comunidad de vecinos u otros impuestos. Estos gastos se pueden deducir en proporción a los metros cuadrados que tenga el espacio dedicado en la vivienda a la actividad económica realizada.
Importante es también no olvidar que, si en 2016 se ha transmitido algún elemento patrimonial y se ha obtenido una plusvalía, hasta el 31 de diciembre se pueden realizar minusvalías de otros elementos patrimoniales para compensar su carga fiscal.

Empleados y vivienda

Por su parte, los trabajadores por cuenta ajena pueden modificar su contrato laboral -es imprescindible hacerlo- para que ciertas retribuciones dinerarias se transformen en retribuciones en especie que no tributan. Por ejemplo, se pueden transformar en vales de comida, tarjeta restaurante, vales para transporte, para guardería o seguros médicos. El Reaf insiste en que debe quedar recogido en el contrato de trabajo. Asimismo, hay que recordar que si una entidad bancaria ofrece regalos por domiciliar la nómina o los recibos, éstos tributan como rendimiento del capital mobiliario.

Una desgravación sustanciosa es la de inversión en vivienda habitual, a la que tienen derecho los contribuyentes que la hubieran realizado antes del 1 de enero de 2013, fecha en la que desapareció. Hay un límite máximo de 9.040 euros entre intereses y capital amortizado. La deducción máxima es de 1.356 euros.

En cuanto a los inquilinos que viven de alquiler, pueden deducirse su importe si residen en la vivienda desde antes de 2015 y ya se han deducido en su momento. El consejo es que, aunque se modifiquen las condiciones del alquiler (precios, plazos, etc) se prorrogue el contrato. Para el propietario de un inmueble alquilado, si ha realizado gastos en 2016 y los ingresos superan a éstos, se recomienda anticipar éstos para así diferir la tributación a 2017.

Consejos para ahorrar en la declaración del IRPF