lunes. 15.07.2019

UN ENTORNO SEGURO PARA INNOVAR 

Los emprendedores del sector financiero urgen la creación de un banco de pruebas

Los emprendedores del sector financiero urgen la creación de un banco de pruebas

Para poder innovar en el sector financiero los emprendedores necesitan un entrono seguro y tecnológico, es decir, requieren de un sandbox o banco de pruebas que no existe en España.

Los emprendedores del sector financiero urgen la creación de un banco de pruebas

La puesta en marcha de un Sandbox, es decir un banco de pruebas para emprendimientos de innovación tecnológica en el sector financiero (fintech e insurtech) es un paso esencial y necesario para apoyar la transformación digital del sector financiero en España y responder a las nuevas necesidades de los consumidores con todas las garantías. 

Esta fue una de las conclusiones de la jornada ‘Sandbox: realidad y utilidad para el mercado español’ organizada por la Asociación Española de la Banca (AEB), la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI), La Confederación Española de cajas de ahorros (CECA), Unión de Cooperativas de Crédito (Unacc) y la Asociación Emprensarial del Seguro (UNESPA). Y que contó con la presencia de responsables de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el Banco de España y el Ministerio de Economía y Empresa.  

Todos los participantes del foro celebrado el pasado 14 de febrero coincidieron en que este banco de pruebas debe aprobarse lo antes posible para que el sector financiero español pueda mantener su puesto de liderazgo tecnológico en Europa y siga apoyando con fuerza el crecimiento de la economía de la eurozona.  La aprobación de este proyecto permitirá consolidar el dinamismo del ecosistema Fintech nacional, retener talento tecnológico especializado en España, promover la inversión en sectores punteros de la economía nacional y generar empleo, toda vez que se agilizan los procesos y se fomenta un mercado de servicios financieros más competitivo. 

El Sandbox se configura como un espacio controlado de pruebas, donde el proceso de innovación se lleva a cabo en un entorno completamente seguro, tanto para las entidades, como para los supervisores y los consumidores, en un marco jurídico que combina solidez y seguridad.  

Esta herramienta permitirá, además, acelerar la comprensión del impacto de las nuevas tecnologías en la prestación de servicios financieros y asegurar que su adopción tenga un impacto positivo para el consumidor, sin generar riesgos para la sociedad o la estabilidad financiera. 

Los emprendedores del sector financiero urgen la creación de un banco de pruebas