sábado. 17.04.2021

MODELOS TRIMESTRALES DE IVA E IRPF

Los errores más comunes que cometen los autónomos al presentar impuestos

Éstos serían, según los expertos de Declarando, los errores más comunes que cometen los autónomos a la hora de presentar sus modelos de impuestos trimestrales, como el IVA o el pago fraccionado y las retenciones de IRPF. 

Los errores más comunes que cometen los autónomos al presentar impuestos

Los autónomos tienen una serie de obligaciones ineludibles con Hacienda y Seguridad Social, desde el mismo momento en que ponen en marcha su negocio. Ahora bien, mientras que sus deberes con la Tesorería se limitan casi siempre a pagar su cuota mensual, que no conlleva mayor complicación, las obligaciones con la Agencia Tributaria van más allá y pueden traer muchos más errores.

Entender la fiscalidad de los autónomos no es tarea fácil. Retenciones, regímenes, tipos impositivos… Sin embargo, no por ello las obligaciones desaparecen. Los trabajadores por cuenta propia deben declarar su contabilidad tanto de forma trimestral como anual.  Estas declaraciones se llevan a cabo mediante los modelos de impuestos. Y ojo, porque un error al cumplimentar estos modelos puede conllevar una sanción de Hacienda de -como mínimo y en el mejor de los casos- 300 euros. 

Para evitar que un pequeño error acabe convirtiéndose en una multa por parte de la Agencia Tributaria, los expertos de la asesoría online Declarando ofrecen una guía con el fin de señalar los errores que no debe cometer un autónomo el próximo mes de abril, cuando presente alguno de los tres modelos trimestrales más frecuentes: el modelo 303, de declaración de IVA; el modelo 130, de pago fraccionado de IRPF; y el modelo 111, de retenciones a cuenta de IRPF.

Los tres errores más comunes al presentar el IVA trimestral

El modelo 303 es un formulario que utilizan los autónomos para pagarle a Hacienda el IVA acumulado en las facturas relacionadas con su actividad, tanto en lo que soportan como en lo que repercuten. En este modelo, existen muchos posibles errores, que se espera que se reduzcan cada vez más con la extensión del borrador del IVA a todos los contribuyentes.

Aún así, según los asesores fiscales y expertos de la asesoría online Declarando, hay tres errores que son especialmente habituales a la hora de presentar este modelo de autoliquidación de IVA y con los que hay que tener mucho cuidado.  

1.Tipo de IVA erróneo en las facturas de venta

Un error que ocurre más de lo que debería es confundir el IVA a aplicar en las facturas. "Se trata de no escoger bien el porcentaje de IVA que corresponde por los servicios o productos prestados", apuntan desde Declarando..

Por lo general, suele haber confusión entre el 10% y el 21% aplicable, es un fallo que Hacienda suele reclamar y ello conlleva una sanción económica.

Por esa razón, es vital conocer los diferentes tipos de IVA aplicables, que son los siguientes:

  • Tipo general 21 %: desde un televisor de pantalla plana hasta un servicio de coaching empresarial. La mayor parte de los productos y servicios que se compran y se venden, se corresponde con el tipo de IVA general.
  • Tipo reducido 10 %: como por ejemplo, los restaurantes o la entrada a bibliotecas, museos y galerías de arte.
  • Tipo superreducido 4 %: como es el caso del pan, los libros y las revistas en general o los medicamentos.

Cabe destacar que Hacienda tiene hasta 4 años para revisar declaraciones y reclamar lo que le corresponde.

2. El IVA en las operaciones intracomunitarias

Las operaciones intracomunitarias son aquellas realizadas entre clientes dentro de la Unión Europea. "El error viene porque estas operaciones tienen un modelo de declaración específico, el 349 y muchos autónomos se olvidan de volver a declararlas en el modelo 303", apuntan desde la asesoría online.

Por ello, los expertos recuerdan que es vital incluirlas en este modelo, porque el IVA intracomunitario también debe ser declarado mediante la declaración del IVA, con el 303.

3. No deducir todo el IVA de los gastos

Los autónomos tienen la posibilidad de deducirse algunos gastos derivados de su actividad con el modelo 303. Esta situación, muchas veces no se aprovecha todo lo que se debería, bien por desconocimiento o bien por no tener correctamente organizadas las facturas.

Y es importante saber, según asegura Declarando, que los gastos deducibles pueden ahorrar hasta 4000 € al año en impuestos. Por esa razón es vital conocerlos y saber gestionarlos bien. Algunas asesorías fiscales, como Declarando, tienen automatizados este tipo de procesos y ayudan a los autónomos a conocer qué gastos sí pueden deducirse y cuáles no.

Los tres errores más habituales al presentar el pago fraccionado de IRPF

El modelo 130 es un formulario trimestral que se utiliza para adelantar el IRPF a Hacienda. En este sentido, los errores vienen por no declarar este IRPF correctamente.

1. No arrastrar lo acumulado durante el año

Muchos autónomos declaran en el modelo 130 tan sólo el IRPF referente al trimestre que se liquida. "Esto es un error puesto que cada trimestre debe contener la suma de los trimestres anteriores. Tanto en ingresos, como en gastos, retenciones, y pagos", aseguran los expertos de Declarando.

Por tanto, aconsejan al autónomo que, al presentar el modelo 130, 'arrastre' todo lo acumulado durante el año, para sumar el resultado de los trimestres anteriores al resultado obtenido en el trimestre actual de declaración.

2. Incluir sólo gastos reflejados en factura

Otro de los errores comunes al presentar el modelo 130 es declarar sólo los gastos con factura.

"Es importante añadir también otro tipo de gastos como las cuotas de Seguridad Social o los seguros vinculados a la actividad. Estos son gastos sin factura pero que también deben aparecer reflejados para Hacienda", apuntan desde la asesoría online.

3. No presentar el modelo por no haber tenido actividad

Están obligados a presentar el modelo 130 todos aquellos autónomos que estén desarrollando una actividad por el método de estimación directa simplificada con actividad empresarial (o una profesional con la casilla 600 activada)." Y deben presentarlo aún sin tener datos", añaden los expertos de Declarando..

Entre los autónomos es muy común pensar que si no se ha tenido actividad, no hace falta presentar el modelo, pero no es así. En este caso, hay que presentarlo a cero pero debe estar presentado. De lo contrario, el trabajador por cuenta propia se expone a una sanción de la Agencia Tributaria.

Los tres errores más comunes al presentar las retenciones de IRPF

El modelo 111 es la declaración trimestral de las retenciones del IRPF practicadas a trabajadores, profesionales y empresarios. Se trata de un modelo extenso con multitud de casillas y, según los expertos, es fácil confundir datos.

1.Anotar importes en otras casillas

Presentar un modelo sin errores no es tarea fácil. Estos documentos cuentan con multitud de casillas y es común anotar el importe en una casilla que no es.

Según Declarando, un ejemplo que suele repetirse es equivocarse con la elección del desplegable de los rendimientos del trabajo o los rendimientos por actividad económica. En este caso, el resultado no varía porque los importes son los mismos, pero no por ello deben estar en un lugar incorrecto.

Además, el problema viene con el descuadre que genera este error en su equivalente anual, el modelo 190. De este modelo, Hacienda saca información para las declaraciones de la renta personales, es decir, datos importantes para el autónomo sobre su situación. Por tanto, "si te das cuenta del error, lo mejor va a ser presentar un modelo 190 sustitutivo", aconsejan los expertos.

2.Olvidarse de incluir facturas

Éste es otro de los fallos más comunes al presentar el modelo 111. "Reúnes todas las facturas, las vas incluyendo en el modelo, lo presentas y luego te acuerdas de aquella factura con retención de IRPF que guardaste en aquel sitio", advierten desde la asesoría online.

En este caso, la solución depende de si el autónomo está en el cuarto trimestre o no. Si no es el cuarto trimestre, "déjalo bien anotado para que no se te olvide incluirlo en la próxima presentación del modelo 111. Sería ideal meterlo en el trimestre que corresponde pero a veces las solución es más complicada", aconsejan desde Declarando.

El problema viene cuando se trata del cuarto trimestre, en ese caso la situación se complica porque el IRPF no lo puedes declarar al año siguiente. Si se trata de ese cuarto trimestre, se utiliza la llamada declaración complementaria.

Se trata de volver a presentar la declaración pero con el error corregido. El proceso es fácil:  dentro de la propia declaración hay que señalar el apartado que hace referencia a la declaración complementaria.

3.No presentar el modelo por no tener retenciones

Muchos autónomos piensan que, al no tener retenciones, no están obligados a presentar el modelo 111. Pero esta afirmación tiene matices.

"Presentar el modelo 111 sin retenciones será obligatorio si tienes trabajadores contratados. En este caso, tienes la obligación de presentar el modelo 111 aunque no hayas retenido nada", advierten los expertos de la asesoría Declarando.

Los errores más comunes que cometen los autónomos al presentar impuestos