viernes. 15.01.2021

ÉSTOS NEGOCIOS EXIGEN SOLUCIONES RÁPIDAS

El Gobierno admite el error y promete compensar a los concesionarios por el nuevo impuesto de matriculación

El Gobierno se comprometió a compensar los efectos del nuevo impuesto de matriculación, que ha encarecido la compra de vehículos. Los concesionarios exigen soluciones cuanto antes.

El Gobierno admite el error y promete compensar a los concesionarios por el nuevo impuesto de matriculación

La red de concesionarios está pagando los efectos generados por la entrada en vigor el pasado 1 de enero del nuevo impuesto de matriculación, que incrementa entre 800 y 1.000 euros la adquisición de nuevos vehículos de combustión. Ahora, el Gobierno asegura estar estudiando una forma de paliar su puesta en marcha.

Se trata de un cambio en la postura del Ejecutivo que está acentuando la incertidumbre entre los consumidores, que no están comprando coches y que reduce el volumen de ventas de los concesionarios. Fue la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, la encargada de anunciar los planes de Moncloa en cuanto al nuevo impuesto de matriculación.

En una entrevista concedida a EuropaPress aseguró que Hacienda está estudiando cómo paliar el impacto negativo que generará la aplicación del nuevo sistema de medición WLTP en 2021 y que incrementa el coste del impuesto de matriculación. A juicio de Montero, el nuevo gravamen va a generar “una situación que yo creo que obliga a esa revisión”. Así mismo, la titular de Hacienda quiso lanzar un “mensaje de tranquilidad al sector porque se está dialogando”.

Pese a ello, para los principales afectados por el nuevo impuesto, como son los dueños de concesionarios -en su mayoría trabajadores autónomos- los compromisos del Gobierno ya no son suficientes y quieren hechos. “Las declaraciones de la ministra no dicen mucho. Es una declaración de intenciones que anunciaron hace ya tiempo, pero por el momento no hay nada concreto” dijo Raúl Morales, el portavoz de FACONAUTO (patronal de los concesionarios). Morales aseguró que, independientemente de los compromisos del Gobierno, “lo cierto es que el impuesto existe, está operativo y en las operaciones que se hagan tienen que aplicarse”.

Se está generando más incertidumbre

El portavoz de la patronal de los concesionarios sí admitió que el “el Gobierno nos dijo que estaba buscando formas para paliar la subida del impuesto. No obstante, a día de hoy, no tenemos ninguna confirmación de que se vaya a hacer, ni siquiera sabemos los planes del Gobierno”.

Y, el anuncio de la ministra de Hacienda de buscar la fórmula para paliar su aplicación, lejos de generar un   alivio en el sector, está incrementando la sensación de incertidumbre que se vive. “Esto va a hacer que el primer trimestre del año sea aún más complicado de lo esperado” apuntó Morales.

Según explicó, por un lado, los concesionarios van a tener que hacer frente a una crisis económica  generada por la pandemia. “La falta de recursos económicos y las futuras restricciones de movilidad acentúan que los consumidores no compren coches”, señaló. Y, por otro lado, “la subida del impuesto va a perjudicar que esas personas que tenían pensado cambiar de coche, lógicamente, no lo hagan”.

No obstante, e independientemente de lo que decida el Gobierno hacer próximamente con el WLITP, lo cierto es que “no podemos taparnos los ojos sobre una directiva que está ahí. Debemos llevar al ánimo de los consumidores que aquellos coches o vehículos que tienen un mayor grado de contaminación, tienen que contribuir en mayor medida que aquellos que utilizan energías más limpias” advirtió la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la entrevista.

Las matriculaciones cayeron más de un 30% en 2020

Desde hace meses, las principales organizaciones del sector de la automoción venían denunciando lo perjudicial que sería la aplicación del nuevo sistema de medición WLTP en 2021. Y pidiendo el Ejecutivo ampliar la prórroga del impuesto o aplicarlo de forma menos perjudicial para el sector, que sufre una caída histórica en el número de matriculaciones.

De hecho, según las cifras publicadas por Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM) y Faconauto, las matriculaciones de turismos y todoterrenos cayeron el 2020 un 32,2% con respecto al año anterior. Y el número de vehículos matriculados pasó a 851.211 unidades. Se trata de la primera cifra por debajo del millón desde el año 2014.

El portavoz de la patronal de los concesionarios expresó que “las restricciones de movilidad han impactado de forma muy negativa sobre la confianza del consumidor: a menos movilidad, menos gente que cambia de coche. Y puesto que aún no hemos superado la situación de incertidumbre, las matriculaciones se van a ir retrayendo el próximo año”.

Piden aplicar los 200 millones que faltan del Plan Renove

En este sentido, Morales confesó que las caídas hubiesen sido “mucho más fuertes”, sino llega a ser por el Plan Renove. Se trata de una iniciativa puesta en marcha por el Ejecutivo en junio de 2020, dotada con 250 millones de euros, que tenía el objetivo de ayudar a los ciudadanos en la adquisición de vehículos.

Sin embargo, ya no se puede acceder a él porque el plazo de solicitud terminó el pasado 31 de diciembre. “El Plan Renove tenía un presupuesto de 250 millones euros, de los cuales sólo se han utilizado 50 millones. Eso significa que quedan aún 200 millones sin utilizar. El Gobierno debería reutilizar ese importe que falta aún por gastar y que iba a dirigido al sector de la automoción, y poner en marcha un nuevo y retocado Plan Renove en 2021”.

Ésta sería una forma de ayudar al sector, si bien el Ejecutivo debería suplir antes algunas carencias del Plan. “El Renove se ha visto gravemente afectado por el contexto general, por eso no se ha cubierto el cupo. Además de que las tecnologías más usadas por los españoles, que son gasolina y diésel, son las que recibían una cuantía menor de ayuda” dijo Morales.

Precisamente, el bajo descuento que suponía el Plan para los consumidores, hizo que éstos optasen antes por los descuentos de los concesionarios, que por solicitar el Plan: “este año los concesionarios hicieron unos descuentos muy agresivos, con lo cual el consumidor no ha tenido percepción de que el Plan fuera relevante para acogerse. Directamente han cogido el descuento del concesionario y no se han acogido al Renove”.

Éste sólo ha sido interesante si el comprador adquiría un vehículo eléctrico: “ha funcionado muy bien en la compra de eléctricos. Éste estaba vinculado a la tecnología y si querías un vehículo de combustión tenías menos ayudas", finalizó Morales. 

El Gobierno admite el error y promete compensar a los concesionarios por el nuevo impuesto de matriculación