miércoles. 02.12.2020

PESE A LA DECISIÓN DEL SUPREMO

Hacienda quiere que los inspectores puedan irrumpir en los negocios y en domicilios por sorpresa

La Agencia Tributaria pretende que los inspectores puedan entrar en un negocio o en un domicilio sin previo aviso. Ya en su día el Tribunal Supremo frenó esta práctica pero Hacienda insiste en ello.

Hacienda quiere que los inspectores puedan irrumpir en los negocios y en domicilios por sorpresa

El pasado mes de octubre, el Tribunal Supremo paró los pies de la Agencia Tributaria al considerar que irrumpir en el domicilio o negocio de un contribuyente sin avisar, ni tener un motivo justificado, simplemente con el objeto de hacer una inspección, va en en contra de un derecho constitucional. Sin embargo, se trata de una actuación inspectora que Hacienda se resiste a evitar y que pretende recuperar.

El director general de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), Jesús Gascón, reconoció durante su intervención este jueves en el Congreso de los Diputados para la negociación de los Presupuestos Generales de Estado (PEG) que “hay problemas” con la actuación inspectora como “la entrada en domicilio y sobre el que se ha pronunciado el Tribunal Supremo”.

Según el director general de la AEAT, “lo que ha hecho el Supremo es poner el problema encima de la mesa”. A su modo de ver hay que buscar el mecanismo adecuado para “conciliar el derecho de reserva de entrada al domicilio constitucionalmente protegido de las personas físicas y jurídicas, con el hecho de que un investigador, con autorización judicial, pueda acceder a esos locales sin previo aviso. Porque realizar la inspección con previo aviso no es muy efectivo cuando existe la posibilidad de destrucción de pruebas” explicó.

Se trata de una situación, como dijo Gascón, “de choques de derechos que es complicada de resolver”. No obstante, y a pesar de la complejidad y la postura en contra del Supremo, alentó a que debería hacerse. “Hay que ver la normativa y encontrar la solución más efectiva” apuntó Gascón. Quien se mostró partidario de que la modificación se hiciera por vía legal, para que el mecanismo de ‘inspección sorpresa’ se convirtiera en un procedimiento ordinario de la actuación inspectora y no en un recurso judicial. “Está claro que se puede realizar yendo al juez de lo contencioso-administrativo, pero la vía penal debe ser el último recurso. No creo que por judicalizar más el asunto, se esté haciendo mejor el trabajo. Puede llegar a ser contraproducente” señaló Gascón.

Cambian la ley, antes que su actuación

Fue una inspección por sorpresa realizada en la Taberna La Montillana (Granada) la que abrió el debate sobre si es correcta la actuación de Hacienda. Hasta el punto de que acabó ante el juzgado. Según explicó el abogado José María Salcedo, socio del despacho Ático Jurídico, “la sentencia del Supremo establece que la Agencia Tributaria no puede presentarse en un establecimiento sin avisar, aunque tenga una autorización del juzgado, porque crea que su facturación es sospechosa al no ser similar al resto de establecimientos de la zona”.

Esto quiere decir, que el Alto Tribunal considera que una simple sospecha de la AEAT no es suficiente para incumplir el artículo 18.2 de la Constitución Española y en el que se protege los a particulares y empresas. De esta forma, y según detalló Salcedo, “la inspección sólo puede entrar en el domicilio cuando hay un proceso abierto y se ha notificado al contribuyente, o cuando lo autorice un juez, pero tiene que existir un motivo justificado”.

Para este abogado, que la Agencia Tributaria quiera cambiar la norma, ante la decisión del Supremo no es un hecho aislado. “El problema que hay es que Hacienda está legislando a raíz de las decisiones de los tribunales. Y no lo está realizando para adaptarse, sino para salirse con la suya. Ha pasado ya varias veces, que la justicia señala lo contrario a su actuación y Hacienda cambia la norma para tener razón” denunció Salcedo.

Asimismo, este experto jurista coincidió con el director de la AEAT al considerar muy difícil encontrar “un equilibrio entre la inviabilidad para entrar en el domicilio sin conocimiento previo y la actuación por sorpresa de la inspección. Pero, en cualquier caso, el fin no puede justificar los medios”.

La Inspección de Hacienda tiene segmentados a los negocios

El director general de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), Jesús Gascón, explicó también que la actuación inspectora de la Administración Tributaria está divida en tres segmentos y que en cada uno de ellos se actúa de forma diferente. “No podemos ser reducionistas, pues en cada segmento tenemos una problemática distinta” dijo. Los tres segmentos de actuación de la Inspección de Hacienda que comentó son:

Primer Segmento: facturación por encima de los 100 millones de euros

En él se encuentra entre 2.000 y 3.000 contribuyentes que facturan por encima de los 100 millones de euros. Éstos pueden llegar a ser objeto de 3.000 comprobaciones en oficia al año y unas 500 sobre el terreno (visitas). “Es decir, reciben de media una inspección cada cuatro años” apuntó el director.

Se trata de un segmento sobre el que "existe un sistema de control permanente” y de un alta complejidad, ya que requiere de inspectores muy cualificados.

Segundo Segmento: facturación entre 6 y 100 millones de euros

Según el presidente de la AEAT, aquí se encuentran más de 30.000 contribuyentes, a los que les realizan unos 30.000 controles en la oficina al año y unas 3.000 visitas a modo de inspección. “Es un porcentaje de rotación bastante significativo” apuntó Gascón. Son principalmente empresas, que son evaluadas por los inspectores de cada región.

Tercer Segmento: por debajo de los 6 millones de euros

“Es aquí donde se encuentra la realidad española” dijo Gascón. En este segmento se encuentra los autónomos, los profesionales, las pymes y los agricultores. “Sobre ellos tenemos un porcentaje de rotación muy inferior al resto de segmentos” aseguró. Y aunque no detalló ni el número de contribuyentes, ni el número de controles que realizan al años, sí que contó, a modo de anécdota, que le sorprende que los autónomos o sus asesores digan que la Agencia Tributaria “les tiene rodeados”.

Según Gascón, el problema de este segmento es que habría que potenciar diferentes mecanismos para mejorar la actuación inspectora. Comentó tres:

  • Estrategia compartida con las asociaciones de autónomos y pymes, para encontrar la forma de ser más efectivos en la lucha contra la economía sumergida y competencia desleal que sufren muchos sectores.
  • Utilizar mejor los sistema de selección para “equivocarnos menos en los contribuyentes escogidos. Hay que molestar, al que hay que molestarle” afirmó.
  • “Utilizar todas las vías de investigación que tenemos a nuestro alcance, para no centrarnos en el contribuyente que cumple”. En este sentido, mencionó como las herramientas informáticas implementadas había ayudado a este objetivo.

Los españoles cada vez más cumplidores con Hacienda

Otro de los aspectos que destacó Gascón fue el hecho de que cada año los españoles son más cumplidores con Hacienda. “Desde la Agencia Tributaria llevamos años haciendo un gran esfuerzo por favorecer el cumplimiento voluntario […] Los contribuyentes están cumpliendo cada vez mejor y quiero pensar que, en algunos casos, es por motu proprio y por conciencia fiscal. También por los comportamientos inducidos que genera el la Administración Tributaria”.

Tanto es así, que España lleva “cumpliendo durante los últimos cinco años de forma positiva, incluso en un año tan malo como este. Pensamos que podemos hablar de un cambio estructural” finalizó Gascón.

Hacienda quiere que los inspectores puedan irrumpir en los negocios y en domicilios por sorpresa