Domingo. 16.06.2019

Límite de 1.000 euros para pagos en efectivo: evitar cheques y guardar facturas

El Gobierno ha adoptado una serie de medidas dirigidas a luchar contra el fraude fiscal entre las que se encuentra una que afecta de lleno a pymes y trabajadores autónomos: la limitación del pago en efectivo a 1.000 euros. Se amplía así la aprobada hace cuatro años, en noviembre de 2012, por la que se estableció el límite del pago en efectivo en 2.500 euros. La intención continúa siendo evitar que no se declare el IVA en transacciones económicas.
Límite de 1.000 euros para pagos en efectivo: evitar cheques y guardar facturas

El tope afecta sólo a las operaciones comerciales en las que interviene una empresa, un comercio o un trabajador autónomo y quedan excluidas las operaciones entre particulares y las que realicen los extranjeros no residentes en suelo español, con un margen de hasta 15.000 euros. Ahora bien, entre particulares no hay que perder de vista que cuando el pago se realiza a través de una entidad bancaria o cualquier otra empresa, el límite entra también en acción.

Por ejemplo, si un inquilino paga a su casero en metálico en persona no hay problema, pero si lo hace por banco o por medio de una inmobiliaria tendrá que tener en cuenta la limitación y no ingresarlo en efectivo si supera los 1.000 euros. Si no se cumple, la sanción supondrá el 25% de la base de la operación y ésta se podrá aplicar al pagador y al receptor solidariamente. Sólo habrá una excepción: si uno de los dos lo denuncia en el plazo de los tres meses siguientes al pago, el que lo haga quedará perdonado por Hacienda.

Por ello a los trabajadores autónomos y a las micropymes, la medida les alcanza totalmente. Cualquier reforma realizada por profesionales o cualquier compra o venta está afectada por la limitación. Lo contrario es incurrir en un fraude de ley pues, para eludir el tope del pago en efectivo, la alternativa es hacer “desaparecer” la factura y pagar la operación en negro. No son pocos los que auguran que, tanto para no pagar el IVA como para rehuir el trámite de guardar obligatoriamente las pruebas de la operación durante cinco años, aumentarán los pagos opacos al fisco.

Y otro aspecto que hay que tener muy en cuenta es que por efectivo se entienden varios medios de pago, no sólo billetes y monedas. Así, el límite de los 1.000 euros afecta de la misma manera a cheques bancarios al portador y otros medios de pago en los que no se determine con claridad tanto el origen y el destino de los fondos como los titulares.

Límite de 1.000 euros para pagos en efectivo: evitar cheques y guardar facturas