martes. 26.10.2021

DÍA DE LA EDUCACIÓN FINANCIERA

Las cinco preguntas que deberían hacerse los autónomos para ahorrar más y proteger su negocio ante imprevistos

Dinero_Ahorro_Casa
Cinco preguntas para ahorrar más
Este lunes 4 de octubre, la CNMV y el Banco de España organizan, junto a entidades colaboradoras como Fundación MAPFRE, el Día de la Educación Financiera. Con esta iniciativa, los autónomos podrán descubrir algunas claves para ahorrar más y proteger su negocio ante imprevistos.
Autónomos y Emprendedores
Las cinco preguntas que deberían hacerse los autónomos para ahorrar más y proteger su negocio ante imprevistos

Este lunes 4 de octubre se celebra el Día de la Educación Financiera, una iniciativa de Finanzasparatodos (Plan de Educación Financiera), que desarrollan conjuntamente el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), con la colaboración de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones y la Secretaría General del Tesoro y Financiación Internacional. El objetivo es concienciar a los ciudadanos de la importancia de adquirir un adecuado nivel de cultura financiera en las diferentes etapas de la vida

En esta edición, el Día de la Educación Financiera quiere reflejar su compromiso con los objetivos y metas del desarrollo sostenible bajo el lema “Tus finanzas, también sostenibles” y se llevará a cabo un año más con la colaboración de diferentes entidades procedentes de varios ámbitos como el educativo, en el que participa el Ministerio de Educación, o el asegurador, representado por Fundación MAPFRE, bajo el proyecto "seguros y pensiones para todos".  

Actividades para descubrir cuánto sabes de finanzas y optar a recompensas

Precisamente, Fundación MAPFRE desarrollará distintas actividades en el marco de esta iniciativa con el fin de inculcar la importancia de la educación financiera en todas las etapas de la vida y mejorar la cultura financiera en nuestra sociedad. Para ello, pondrá en marcha un  Quiz sobre 'cuánto sabes de finanzas', con preguntas para que cada uno descubra su nivel de conocimiento sobre ahorro y finanzas, y con en el que los participantes entrarán en un sorteo de tres tarjetas regalo Amazon valoradas en 300€ cada una. La actividad estará abierta entre el 1 y el 15 de octubre.

Así mismo, la entidad también aportará en este día de la educación financiera una actividad, bajo el nombre 'conscious spending', que consistirá en enseñar a través de animaciones y contenido "una forma diferente de enfocar tu ahorro y, sobre todo, tu gasto. Supone poner el foco en lo que de verdad te importa, en lo que te hace feliz." 

Además, Fundación MAPFRE también ofrece en su web todo tipo de recursos para aprender más sobre finanzas: desde Finexit, un escape room financiero, donde los jugadores tienen que utilizar todos sus recursos para desenmascarar una trama internacional que se ha infiltrado en una de las mayores empresas del país con la intención de descapitalizarla, hasta Playpension, un juego online de simulación que enseñará a los jóvenes a manejar pequeños presupuestos de ingresos y gastos. 

Cinco preguntas y respuestas para que los autónomos empiecen a ahorrar más 

Precisamente, el objetivo de la entidad y, en general, de este día de la educación financiera es enseñar la importancia de cuidar las finanzas, para ahorrar más y estar más protegidos ante imprevistos. Con esta iniciativa, los autónomos podrán descubrir cómo elaborar un presupuesto, que herramientas existen para ahorrar o cómo gestionar sus deudas. Éstas son algunas de las dudas y respuestas que más pueden ayudar a los autónomos a ahorrar más.

  • ¿Cómo está mi salud financiera? 

Antes de nada, para empezar a ahorrar, cualquier autónomo -o  asalariado- debe analizar en qué situación financiera se encuentra. La salud financiera es algo que varía según nuestras necesidades y nuestra etapa de la vida. De hecho, ganar más no tiene por qué significar tener mejor salud financiera. 

Para que cada uno descubra su salud financiera, la iniciativa ' finanzas para todos'  ofrece una herramienta en la que cada uno debe indicar varios detalles sobre la situación en la que se encuentra: su edad, si está en pareja, si tiene hijos u otros familiares a cargo, si tiene deudas, si le cuesta o no llegar a final de mes, si él y los suyos tendrían un colchón suficiente ante cualquier imprevisto...

Dependiendo de cada una de estas respuestas, habría que fijarse unos objetivos de ahorro e identificar, entre ellos, los prioritarios. En función de la edad y la situación laboral, éstos podrían ser reformar el negocio, comprarse un coche, una casa, o ahorrar para la jubilación.

Una vez se tengan claros estos objetivos genéricos, hay que convertirlos en concretos. Por ejemplo, "Algún día me quiero comprar una casa", se podría transformar en la meta concreta de: "quiero tener ahorrados 18.000 euros para la entrada de un piso que me quiero comprar en cuatro años".

  • ¿Cómo puedo elaborar un presupuesto? 

El presupuesto es la herramienta más eficaz para sacar partido a nuestro dinero. Tener un presupuesto nos permite identificar en qué gastamos nuestros ingresos y hacer los ajustes necesarios para lograr nuestros objetivos a corto, medio y largo plazo.

Antes de nada, hay que tener cuidado con la organización de ingresos y gastos, ya que los autónomos, normalmente, suelen utilizar una misma cuenta para su negocio y para sus gastos personales. Los expertos advierten que  lo más recomendable sería separar una de otra. Esto es muy importante para identificar cuánto dinero se tiene y cuánto se puede gastar.  

Una vez separadas las cuentas, llega el momento de establecer y controlar con la mayor exactitud posible cuánto se ingresa y cuánto se gasta.

Por otro lado, casi más importante que los ingresos pueden llegar a ser los gastos. Si bien es cierto que lo que se puede ahorrar depende de lo que se ingresa, también es cierto que la clave del ahorro está siempre en lo que se gasta.  

Una vez identificados y separados los ingresos y gastos, éstos se pueden dividir entre los principales o fijos, aquellos que no se pueden eludir y difícilmente se pueden recortar -como el pago del alquiler de local, el alquiler de casa, o la cuota de devolución de un préstamo, de una hipoteca- y los secundarios, que son prescindibles y que sí se pueden recortar. Éstos últimos se pueden dividir en dos grupos: los recurrentes - comer fuera de casa todos los días, utilizar taxi para ir al negocio o tener contratada una plataforma de películas y series, el gimnasio, el carburante del vehículo,...- y los puntuales -como puede ser un viaje, comprar ropa, cenar fuera con los amigos de vez en cuando, un regalo para una boda...-. 

  • ¿Cuánto y qué endeudamiento tengo?  

Para empezar a ahorrar, es necesario identificar la cantidad de deuda que tenemos, pero también su calidad. En primer lugar, hay que descubrir si estamos endeudados en exceso. Muchos expertos dicen que el total de los pagos mensuales destinados a pagar deudas, es decir, las cuotas e intereses de la hipoteca y de los demás préstamos, incluyendo las tarjetas de crédito, no debe exceder el 40% de los ingresos mensuales. Otros establecen este límite en un 35%.

Por otro lado, hay que identificar la calidad de la deuda, ya que hay algunas que lastran las finanzas y hacen inviable cualquier tipo de ahorro.  Pedir un préstamo, a veces, es inevitable. Sin embargo, es recomendable que ese préstamo siempre se utilice para adquirir un bien o un servicio que aumente su valor con el paso del tiempo y, a poder ser, que se utilice para generar ingresos (por ejemplo, los gastos en formación o el lanzamiento de un negocio) o reducir gastos durante la vida del préstamo (comprar el local del negocio para no tener que pagar alquiler). 

Por el contrario, hay que evitar a toda costa aquellos préstamos cuyos plazos de amortización sean superiores a la vida del producto financiado. Para los expertos todavía peor serían aquellos que tienen una TAE muy elevada; los descubiertos en cuenta, créditos de los cajeros automáticos, pagos aplazados de las tarjetas de crédito y los créditos rápidos.  

  • ¿Qué soluciones existen para ahorrar?

El autónomo, como cualquier trabajador, está expuesto a accidentes, enfermedades y otras circunstancias en su vida familiar y profesional. Sin embargo, al estar al frente de un negocio tiene que asumir un riesgo mayor porque, ausentarse, en muchos casos, puede significar o bien tener que cerrar la persiana, o bien buscar un empleado que le sustituya.

Para su protección, además de poder subir su base de cotización y tomar las medidas para prevenir al máximo cualquier accidente, el autónomo dispone de instrumentos aseguradores con los que puede paliar esta situación. Así, es aconsejable disponer de un seguro de indemnización en caso de incapacidad temporal, ya que garantiza una cantidad diaria al autónomo que interrumpe su actividad laboral por baja u hospitalización, por ejemplo.

Además, también hay planes que aseguran el futuro y que pueden ser también una herramienta de ahorro en sí misma. Se puede complementar la futura pensión pública con diferentes instrumentos de previsión social privada, como los planes de previsión asegurados (PPA), o los planes individuales de ahorro sistemático (PIAS), las primas únicas o los planes de ahorro inversión

  • ¿Cómo crear un fondo de emergencia?

Al final, el ahorro depende de tener un fondo de emergencia, y también es la vía para llegar a tenerlo. Hay muchas cosas que no se pueden controlar: el coche que se avería, la caldera que no funciona o la lavadora que se estropea. Los imprevistos son la razón por la que un 36% de los españoles no consigue ahorrar de forma regular todos los meses, según Fundación MAPFRE. 

La forma de arreglarlo es crear un fondo de emergencia, que sirve para paliar la situación e impedir un posible descarrilamiento de la economía familiar y de la actividad.

Para hacerlo, son necesarias todas las claves anteriores: desde conocer la salud financiera de cada uno, hasta elaborar un presupuesto. Los expertos aconsejan acumular un fondo de emergencia equivalente a entre tres y seis meses de gastos normales, es decir, lo suficiente para pagar la hipoteca o el alquiler y la cuota de los demás préstamos, comida, luz, seguros, colegios, etc. durante ese periodo. La clave está en preguntarse qué cantidad ahorrada te daría seguridad y fijarla como objetivo.

Las cinco preguntas que deberían hacerse los autónomos para ahorrar más y proteger su negocio ante imprevistos