jueves. 01.10.2020

Y SE PUEDEN PERDER CLIENTES

Ya no tendría sentido exigir un mínimo de compra para el pago con tarjeta

Ya no tendría sentido exigir un mínimo de compra para el pago con tarjeta

Los negocios pagan apenas un 0,4% de comisión por cada venta que cobran con tarjeta. Sin embargo, algunos establecimientos siguen exigiendo un mínimo de compra para el uso del dinero de plástico. Una praxis a la que los expertos no ven sentido

Ya no tendría sentido exigir un mínimo de compra para el pago con tarjeta

Hoy casi todo el mundo utiliza su tarjeta para hacer sus compras en cualquier establecimiento, y más aún desde que se desató la pandemia. Panaderías, restaurantes, cafeterías, taxis o peluquerías. Ya son pocos los que no cuentan con un datáfono para cobrar a sus clientes. Sin embargo, algunos aún siguen limitando el pago con tarjeta a un gasto mínimo y esto puede ir en contra de la rentabilidad del negocio. Además, parece que sólo responde a tiempos, afortunadamente, casi ya olvidados, cuando las comisiones de los bancos eran desorbitadas.

A día de hoy, estas comisiones que las entidades bancarias cobran a los autónomos cada vez que sus clientes efectúan un pago con tarjeta de crédito o débito son tan pequeñas que, para la mayoría de expertos, no tiene sentido condicionar el uso de este medio a un gasto mínimo. Al no aceptar el pago con tarjeta, el autónomo ahorra unos pocos céntimos que pagaría a la entidad financiera pero, a cambio, puede perder a muchos clientes que no llevan en ese momento efectivo para una pequeña compra. Cada vez son más los que usan exclusivamente la tarjeta de crédito y, ahora con mayor motivo, por los riesgos de contagio.

La comisión media por cobrar con tarjeta es de un 0,4%

Según los últimos datos del Banco de España, ya desde finales de 2018, la tasa media de intercambio -comisión que pagan los negocios por realizar un cobro con tarjeta- descendió al 0,41%. Es decir, que por una venta de un producto o servicio cuyo precio sea de cinco euros, la comisión que el autónomo tendría que pagar al banco sería de dos céntimos. Esto llevado a la venta de una barra de pan de un euro, la comisión no llega a suponer ni siquiera medio céntimo de euro. Por este motivo, la gran mayoría de los autónomos que tienen un establecimiento de venta al público admitan el pago con tarjeta sin importar la cantidad, no sólo por que las comisiones son asumibles sino por que, además, hay clientes que demandan esta opción de pago.

Además, los autónomos también tienen la opción de negociar con su banco el porcentaje de comisión que pagarán cada vez que utilizan el Terminal Punto de Venta (TPV). "El porcentaje a descontar se decide en función del volumen de facturación del negocio y el sector en el que se encuentra", explicó Mari Carmen Dueso, dueña del bar La feria, restaurante de Zaragoza que cuenta con esta opción de cobro al cliente. “Las tarifas dependen de cada entidad pero suelen ser de 15 euros al mes si facturas menos de 20.000 euros; 20 euros mensuales si tu facturación sobrepasa esta cantidad y, así, sucesivamente”, comentó la dueña del bar.

Tal y como reveló el último estudio de Mastercard, los pagos con tarjeta en los comercios físicos tienen un peso cada vez mayor en España. Tanto es así, que "el 49% de los españoles, siempre que puede, utiliza este método de pago". Para Ignacio González-Posada, director de Adquirencia y Aceptación en Mastercard, “si ya en 2018 era una de las principales reclamaciones del usuario, en 2020 hemos podido ver cómo la petición de poder realizar pagos vía tarjeta financiera o móvil es cada vez más una necesidad a la cual los negocios deben dar respuesta", explicó.

Para el experto ha habido una gran evolución en estos dos años aunque reconoció que todavía "queda camino por recorrer en lo que a alternativas de pago se refiere. Un camino que, como demuestran los datos, repercutirá directamente en una mayor rentabilidad del negocio", concluyó González-Posada. 

Costumbre o falta de asesoramiento

Los intereses en el cobro con tarjeta para los autónomos son cada vez más pequeños. Es por ello que, para los expertos, cuesta entender que algunos establecimientos sigan demandando una compra mínima para que el cliente pueda hacer uso de su tarjeta para pagar.

Según Rubén Sánchez, Portavoz de la Federación de Asociaciones de Consumidores y Usuarios en Acción de Andalucía (FACUA), esto se debe, en muchos casos "al desconocimiento y falta de información sobre la normativa de tasas", explicó el portavoz. "Creen que, como pasaba hace años, no les sale rentable efectuar una compra de bajo importe a través de la TPV porque el banco les exigirá un alto porcentaje. Pero, a día de hoy, ese interés es muy bajo", añadió.

También algunos abogados expertos en la materia, apuntan a que muchos de estos autónomos que siguen exigiendo un mínimo para el pago con tarjeta es por costumbre o falta de asesoramiento. Algo con lo que también coincide Carlos Sánchez, autónomo propietario de un estanco de tabacos en León, que cuenta con un datáfono para cobrar a sus clientes con tarjeta sin exigir ningún mínimo.

"No entiendo que muchos de mis compañeros de oficio obliguen a sus clientes a consumir en su establecimiento hasta una cuantía determinada para poder pagar con tarjeta, cuando nuestra comisión es ínfima. Creo que se debe a que muchos de estos dueños son mayores y, o bien no cuentan con un gestor que les haya informado de las nuevas tasas, o no lo cambian por costumbre", explicó Sánchez.

Además, este autónomo afirmó que "cuando se ven obligados a consumir hasta un mínimo, los clientes se molestan y suelen desconfiar del establecimiento".

Muchos hosteleros y comerciantes ya han quitado los límites

A pesar de que los límites persisten, cada vez son más los autónomos de sectores como el comercio y la hostelería que entienden la importancia de adaptarse a los tiempos. "A día de hoy, muy pocos establecimientos de comercio exigen un mínimo de dinero para poder cobrarte con tarjeta", aseguró el portavoz y tesorero de la Confederación Española de Comercio (CEC), Carlos Moreno. De hecho, comentó que "cada vez son más las tiendas que anuncian en sus puertas su preferencia por el pago con tarjeta".

Además, el portavoz de la CEC apuntó que "el pago con tarjeta, independientemente de la cuantía, es muy beneficioso para los comercios. No sólo te permite llevar un control más exhaustivo de tus cuentas, sino que previene de los robos al no tener tanto dinero en efectivo".

Por su parte, los bares y restaurantes también están deshaciéndose de estos límites. Según el portavoz de hostelería Madrid, José Luis Armengol, "cada vez nos estamos europeizando más, y esto también afecta a las formas de cobro en los establecimientos hosteleros. En el resto de Europa prácticamente rechazan el dinero en efectivo y te obligan a pagar todo con la tarjeta, y en España cada vez tendemos más a eso. En hostelería, el pago con tarjeta, sin tener en cuenta la cantidad, es cada vez más habitual porque evitas riesgos de cambios mal dados y te ayuda a cuadrar la caja", explicó Armengol. 

No obstante, el portavoz de la asociación incidió también en la necesidad de aunar los criterios en cuanto a la utilización del pago con tarjeta en todos los países europeos para evitar, por ejemplo, las altas comisiones en caso de que la tarjeta sea extranjera.

El Gobierno y la OMS recomiendan el pago con tarjeta

A raíz de la pandemia del Covid-19, tanto el Gobierno de España, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), dieron una serie de recomendaciones para la reapertura de los comercios. Entre otras cosas, recomendaron el pago con tarjeta para evitar y disminuir al máximo posible el riesgo de contagio del virus, cuando se supo que uno de sus vectores principales eran las manos. 

Los ciudadanos siguieron a rajatabla esta recomendación. Según los resultados del Barómetro de necesidades financieras de las familias ante la crisis del Covid-19 de Mastercard, los hábitos a la hora de pagar y de gestionar las finanzas han experimentado un cambio importante como resultado de la crisis sanitaria. Siete de cada diez compras -67%- se realizaron con tarjeta de débito o de crédito durante el Estado de Alarma, mientras que tan sólo un 33% se hicieron con dinero en efectivo. Además, tanto los servicios de banca online como los de la banca móvil han crecido en los últimos dos meses, lo cual se traduce en que ahora un 72% de los españoles usa la banca online y un 71% la móvil.

El pago sin contacto va en cabeza

Según los resultados del último estudio de Mastercard, los pagos 'sin contacto', o también llamados contacless, se han convertido en el método preferido de los españoles. Un 66% prefiere no introducir su tarjeta en el datáfono, para así evitar el contacto, o bien pagar con cualquier otro dispositivo en el que tenga introducidos los datos de su tarjeta -desde el móvil o la tablet, hasta un reloj de muñeca-. Además, desde la entidad apuntan a que la adopción de este método de pago ha llegado para quedarse, ya que tres cuartas partes -el 75%- de los encuestados, dice que continuará utilizando este método de pago cuando pase la pandemia.

Entre los diferentes métodos de 'pago sin contacto', el más popular en España es el pago con tarjeta (sin introducirla en la TPV), seguido por el pago con el móvil y, por último, con dispositivos inteligentes, como relojes de muñeca. Asimismo, un 22% afirma que ha dejado de usar dinero en efectivo, mientras que un 40% dice haber cambiado su tarjeta por una que permita los pagos 'sin contacto'.

Ya no tendría sentido exigir un mínimo de compra para el pago con tarjeta