Imprimir

El coste del alquiler asfixia a muchos autónomos y les puede llevar al cierre

Ivana Haro | 04 de septiembre de 2020

El Gobierno puso en marcha a raíz de la crisis una moratoria en el pago de los alquileres que, sin embargo, no alcanzó a muchos negocios. Algunos autónomos de sectores como el comercio o la hostelería se sienten asfixiados por la renta de su local y podrían acabar cerrando antes de Navidad.

Tener que pagar el alquiler cuando llevas meses cerrado o sin apenas facturar se ha convertido en una pesadilla para muchos pequeños negocios. Los autónomos que tienen su local alquilado reconocen que ese gasto fijo les está asfixiando económicamente y piden al Ejecutivo que tome cartas en el asunto para poder continuar con su actividad.

Son varios y muy distintos los sectores que advierten de la desaparición de muchos negocios por no poder hacer frente al pago mensual de sus alquileres. Desde los bares y restaurantes, pasando por las empresas de transporte, las tiendas de ropa o de electrodomésticos. Todos ellos comparten el mismo dilema: tener que hacer frente a las mensualidades del alquiler que tenían antes de la crisis, pero con una caída muy importante de sus ingresos.

Muchos de los autónomos y pequeños negocios no han podido acogerse a la moratoria del alquiler aprobada por el Ejecutivo durante la pandemia. Si bien esta medida ayudó a algunos de ellos durante el confinamiento, lo cierto es que muy pocos pudieron acogerse a ella, porque la norma exigía, entre otros aspectos, que el local perteneciese a un gran tenedor. Además de que, como advierten desde diferentes sectores, ésta tiene un efecto boomerang que lo único que hace es dilatar el momento del pago.

También existe otra solución para hacer frente al pago del alquiler, la doctrina 'rebus sic stantibus’, que ampara normalmente a aquellos autónomos cuyo propietario del local no es un gran tenedor. A través de ésta se pueden relajar las condiciones de un contrato debido a una circunstancia excepcional. Sin embargo, su aplicación no es obligatoria y, por lo tanto, el arrendador no tiene por que acceder a la negociación de un precio distinto al establecido en el contrato inicial.

Ninguna de las dos medidas, como aseguran a este medio digital los principales sectores afectados, ha conseguido aliviar el problema de raíz por el que atraviesan los autónomos con el pago del alquiler y piden una implicación más directa del Gobierno, que logre poner fin a su asfixia económica.

¿Va a hacer algo el Gobierno con el alquiler?

El portavoz y tesorero de la Confederación Española de Comercio (CEC), Carlos Moreno, dijo que habían estado negociando con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, y con el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital para encontrar una solución al problema del alquiler que sufren los establecimientos comerciales. “Y la conclusión a la que hemos llegado, es que si el Gobierno se mete en este problema no se va a quedar nadie satisfecho. Si no regulan el tema del alquiler, los pequeños negocios se le echan encima; pero si lo hacen están interfiriendo en la relación privada entre particulares, por no hablar de que los centros comerciales denunciarían la intermediación del Ejecutivo en la empresa privada". 

Moreno afirmó que desde la patronal le pidieron que, aunque no tomase una decisión directa sobre el asunto, instase de forma más rotunda a las partes a negociar, para frenar la obligatoriedad del cumplimiento del contrato. Además, se urgió al Ejecutivo a tomar una decisión lo antes posible, porque el alquiler está asfixiando a los pequeños negocios y muchos no saben cuánto tiempo más van a poder seguir adelante

En cuanto a la aplicación por vía juidicial de la doctrina 'rebus sic stantibus’, comentó que es algo“inviable que suceda ahora mismo. Por un lado, hay disparidad de opiniones entre los abogados. Unos dicen que sí te puedes acoger y otros señalan todo lo contrario. Eso sin contar que para que llegase al Tribunal Supremo un caso favorable de la aplicación de la doctrina en pequeños negocios y se pudiese crear jurisprudencia pasarían cinco años o más. Y nosotros lo que necesitamos es una medida para ya. O de lo contrario, muchos locales no llegarán a la Navidad”.

Comerciantes y hosteleros "asfixiados" por el alquiler

El comercio es uno de lo sectores que lleva, casi desde el principio, reclamando una bajada en el alquiler. Fueron sobre todo aquellos situados en los centros comerciales los que empezaron, incluso durante el confinamiento, a alertar del problema que estaba -y sigue- ocurriendo en estas grandes superficies. Según contó el portavoz de la CEC, “mientras que los comercios que están a pie de calle lo han tenido más fácil para llegar a un acuerdo con su arrendador para bajar el precio del alquiler, para los que están en centros comerciales la situación es más complicada”.

Carlos Moreno explicó que éstos pidieron la moratoria, “que les había permitido no pagar en abril y mayo. Sin embargo, tuvieron que devolver esas cuotas mensuales en un periodo muy corto, por lo que no tuvieron tiempo para recuperarse de la caída y remontar el  negocio. Hay que tener en cuenta que los centros comerciales, aparte de que fueron los últimos en abrir durante la desescalada, han perdido un gran volumen de clientes”.

Diferencias entre locales a pie de calle y en centros comerciales

Esta división entre los comercios a pie de calle y entre los que están situados en los centros comerciales, se hace patente en la forma que tienen sus autónomos de afrontar la situación. Así pues,  muchos de los negocios que están a pie de calle, en el momento en el que han visto que no podían hacer frente a los pagos, han liquidado los avales, han iniciado un concurso de acreedores y han cerrado el local. “Han echado la persiana muchas tiendas, pero van a cerrar todavía más. Sobre todo en zonas turísticas, como Baleares, Madrid o Barcelona, que dependen de un turismo internacional que este año, prácticamente, no ha venido a España”.

Esto no quita que muchos locales situados en centros comerciales también hayan optado por cerrar. No obstante, se han unido para hacer fuerza juntos y crearon la Plataforma de Afectados por el Covid-19 en centros comerciales de España (PAC).  Al frente de esta organización está el abogado Jordi Ruíz de Villa, que explicó que cuando comenzaron las dificultades en el pago de los alquileres, estos negocios idearon lo que denominaron el pago de la renta justa, que consiste en pagar el alquiler mientras dure la crisis, en función de las ventas que se hagan. Es decir, si las ventas de un comercio caen un 30%, se paga un 30% menos de alquiler.

Según comentó el abogado y socio del despacho Fieldfisher Jausas – el bufete que representa a la plataforma -, la mayoría de los negocios de centros comerciales están utilizando esta técnica.

Según el secretario general de la Confederación de Empresarial de Hostelería de España (CEHE), Emilio Gallego, “si esta forma de hacer frente al pago del alquiler ha funcionado en los centros comerciales también debería funcionar en los restaurantes y bares que hay a pie de calle”. De hecho, sería muy necesario para los hosteleros que, “independientemente de dónde estén situados, en una calle de una gran ciudad o en un polígono industrial, siempre pagan el metro cuadrado más caro, porque lo que buscan es estar en sitios visibles y que llamen la atención”.

Gallego aseguró que los restaurantes y bares están haciendo frente en estos momentos al pago de unas cuotas de alquiler “desproporcionadas. Las rentas que se les exigen son muy altas y no se ha implementado ninguna medida para que se puedan reducir”. Además, denunció la poca efectividad que ha tenido la moratoria de los alquileres que aprobó el Gobierno: “estos aplazamientos tienen un efecto boomerang. Puede que dejes de afrontar ese pago durante unos meses, pero luego tendrás que hacerle frente igualmente. Nosotros lo que buscamos es que se pueda reducir la renta”, aseguró el secretario general de CEHE.

Además, comentó el hecho de que muchos arrendadores no están dispuestos a negociar en esta situación: “nos parece inconcebible que no se quiera bajar el precio del alquiler y que los arrendadores prefieran ver antes cómo ese bar tiene que cerrar la persiana. No tiene sentido, teniendo en cuenta que va a perder un dinero que tenía asegurado, porque tendrá que esperar un tiempo hasta volver a alquilar ese local”.

El alquiler también es un problema para los negocios de transporte

Por su lado, las empresas de transporte lo han tenido algo más fácil para negociar una bajada del alquiler de su nave. Aún así, el presidente de la Confederación Española de Transporte en Autobús (Confebus), Rafael Barbadillo, señaló que estos negocios  están pasando por un momento de mucha “dificultad. La mayoría están paradas desde el inicio de la crisis y no han facturado nada en meses”.

Según contó, los autónomos y pequeños negocios de este sector han buscado todas las formas de reducir sus ingresos variables. Contó que habían dado de baja, incluso, los seguros de los coches que no están utilizando, pero que hay costes fijos como el alquiler de la nave o el IBI de los vehículos que les están causando muchos problemas económicos. “

Sin embargo, admitió Barbadillo, a ellos no les asfixia el pago del alquiler, "lo que realmente nos asfixia es estar parados. Pero es cierto que con los gastos fijos la situación se complica mucho más”.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/tu-negocio/coste-alquiler-asfixia-muchos-autonomos-puede-llevar-cierre/20200903171308022947.html


© 2020 Autónomos y Emprendedores

Noticias de interés para autónomos, emprendedores, pymes y profesionales que quieren montar su propio negocio​