Opinión

Los nuevos formatos de trabajo se dirigen hacia la flexibilidad de los espacios

Estamos ante un cambio de paradigma donde la oficina dejará de ser un activo fijo y estático para pasar a uno mucho más dinámico y flexible, dependiendo de las necesidades de la organización en cada momento
Los nuevos formatos de trabajo se dirigen hacia la flexibilidad de los espacios

Nos encontramos en un momento de grandes cambios en la manera que vivimos, compramos, nos movemos, nos entretenemos y, como no, en la manera en que trabajamos.

Ya sabíamos que podríamos trabajar desde cualquier lugar, pero ahora lo sabe mucha más gente, y eso provoca que nos replanteemos muchas cosas relacionadas con el trabajo y la fundamental es que éste gire alrededor de nuestra vida y no al revés.

Las empresas necesitarán ir más allá de diseñar, implementar y monitorear nuevos formatos. Deben anticiparse comprender y abordar las transformaciones sociales más amplias que están influyendo en todos sus stakeholders claves: empleados, colaboradores, proveedores y clientes.

La evolución de los nuevos formatos de trabajo irá en paralelo, no solo al avance de las tecnologías de la información y la comunicación, sino también a los nuevos hábitos de consumo y los cambios sociales y culturales impulsados por los valores de las nuevas generaciones entre los que se encuentra ser ágiles y flexibles.

Hay megatendencias que están remodelando la sociedad, innovaciones disruptivas que mejoran nuestras vidas y elevan la productividad y nos permite tener lo que más deseamos: tiempo. No perdamos tiempo en ir a la oficina cuando no es necesario ir todos los días si no es para invertir tiempo de calidad y para ser productivos.

Las nuevas generaciones del conocimiento son las que van a acelerar el cambio ya que tienen otras maneras de consumir, colaborar, y compartir. Y la flexibilidad es una pieza fundamental de intercambio en el contrato de trabajo. Según infojobs, 7 de cada 10 trabajadores escogerían un trabajo que le permita teletrabajar.

La no propiedad será clave en el futuro y veremos cómo habrá profesionales trabajando para varias empresas a la vez, por ello el lugar de trabajo no es un destino si no una opción.

Estamos ante un cambio de paradigma donde la oficina dejará de ser un activo fijo y estático para pasar a uno mucho más dinámico y flexible, dependiendo de las necesidades de la organización en cada momento.

La oficina tiene que encontrar su nuevo objetivo y propósito. La sede corporativa debe ser un centro vibrante de colaboración y el lugar para fomentar la colaboración, la creatividad, la innovación y la socialización y eso no lo facilita las grandes filas de mesas con puestos de trabajo enfrentados.

Si es posible trabajar de manera remota, ¿por qué no hacer de la oficina una red de opciones de espacios y lugares por toda la ciudad convirtiendo el ir a trabajar en una experiencia enriquecedora más allá de la localización geográfica fomentando la creatividad y la inspiración de trabajar de manera individual y en equipo en diferentes escenarios?

Hablemos de la oficina líquida que se compone del hub corporativo y una red conectada de opciones por toda la ciudad.

El hub para conectar con la cultura, el pensamiento, lo valores y la marca. Y la red conectada para trabajar de manera individual y colectiva: una red de “terceros lugares.”

En la nueva oficina, en el hub corporativo, el 80% serán espacios de socialización, encuentro y colaboración, girando todo entorno al equipo. El diseño de esa oficina será un diseño híbrido entre residencial y comercial, con salas de reuniones de estilo residencial y áreas de encuentro al estilo retail.

En esa hibridación estamos viendo cómo están apareciendo en edificios residenciales la incorporación en las áreas comunes de salas de reuniones y espacios de trabajo. Y la red conectada para trabajos individuales y de equipo en diferentes espacios buscando la proximidad y entornos diversos para fomentar la creatividad, la inspiración y el bienestar de los equipos.

Busquemos un formato que dinamice la productividad y la creatividad y provoque salud y bienestar. Vamos a empezar a escuchar hablar del talento híbrido, en lugares de trabajo híbrido, con culturas híbridas y carreras híbridas.

Vamos a pasar del aquí y del ahora, a trabajar cuándo y dónde se trabaje mejor en función de la actividad a realizar. ¿Office First? ¿Remote first? ¿Y por qué no “the best first”?

Los nuevos formatos de trabajo se dirigen hacia la flexibilidad de los espacios
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad