miércoles. 23.09.2020
Opinión

Plan B para la multinacional para España

Entiendo que los eslóganes tipo plan B tengan una gran repercusión, pero mi consejo sería que no anuncien un plan B y que en su lugar comuniquen un Plan y no con una serie de ocurrencias.
Plan B para la multinacional para España

No paran de hablarnos del Plan B que hay que poner en marcha en la multinacional España. Pero que yo sepa un plan B significa que existe otro que se está ejecutando y por mucho que lo me digan, no creo que se esté llevando a cabo ninguna estrategia a la cual se pueda denominar plan A; sino que se están realizando una serie de ocurrencias sobre la marcha, pero sin ningún plan. Y me temo que a lo mejor el también desconocido Plan B es también otra sarta de ocurrencias.

Recientemente en un curso que he impartido en una Escuela de Negocios a alumnos con cierta experiencia, en general mandos intermedios, identifiqué claramente el problema que encontramos en los actuales directivos de nuestras empresas.

Cuando leía los trabajos que hacían, tanto por equipos como individuales, después de hacer en muchos casos análisis correctos, utilizando las herramientas que habíamos comentado durante el curso, llegaban a describir razonablemente bien o al menos de forma aceptable la situación actual, que deberían tomar como situación de partida. Pero, y aquí venía el problema, es que hacían el análisis porque entendían que tenían que hacerlo para demostrar que conocían las herramientas. ¡Qué pena!

Una vez más me demostraban que las empresas eran trituradoras de conocimiento, pues en los cursos de juniors lo tenían mucho más claro. Ya que estaban receptivos, no como en los seniors que se aferraban a lo que hacían a diario. Jamás entenderé para qué matricularse en un Máster o en cualquier otro curso si no estás preparado para aprender.

Volviendo al curso de seniors, cuando realicé su evaluación, me di cuenta que sólo unos pocos partía de una situación de partida. Y prácticamente ninguno establecía un objetivo, a partir del cual establecer un plan. Es decir, el recorrido que seguir desde la situación de partida hasta la final deseada. ¿Qué decir de planes de contingencia? Ninguno. Obligando a adaptar el plan en base a las nuevas circunstancias.

Es ahí donde veo reflejado a los dirigentes de negocios. No sé si tienen clara la situación de partida o la van descubriendo cada día o en cada momento. Y luego la aceptan o la niegan según les conviene.

No sé si tienen claro a donde quieren llegar, si es así, desde luego no lo transmiten cómo llegar para desarrollar un plan donde incorporar todas las acciones de forma coherente, diferenciando entre acciones urgentes e importantes, contemplando los recursos (tiempo, inversión y talento) necesarios para implantarlos.

Por otro lado, cuando hablan unos de un plan supuestamente A y otros de un plan B, ninguno de ellos sabe que siempre que se establece un plan tienen que incorporar los famosos “KPI´s” (Key Performance Indicators) que serán los que permiten controlar la implantación del plan y de las diferentes acciones incluidas. De tal forma, que si los resultados no son los esperados, automáticamente se dispara, no un plan B, sino lo que se conoce como un plan de contingencia.

Es decir que un plan estratégico se compone de un plan troncal y una serie de planes de contingencia que deben ayudar a superar las situaciones en las que no se están cumpliendo, ya sea porque no se han ejecutado las acciones adecuadamente; o porque el plan troncal es erróneo; o porque las circunstancias del entorno han cambiado y el plan troncal establecido ya no es el adecuado.

Entonces no se trata de hablar de un plan ni A, ni B, ni C, pues probablemente contemplando el plan troncal y los planes de contingencia, no tendríamos suficientes con el alfabeto y tendríamos que acudir al sistema en el que hemos configurado las matrículas de los coches.

Un muy buen amigo actual Dirigente, aquí lo escribo con mayúsculas, pero si me permitís no voy a decir de que Institución, cuando le dije que me preocupaba mucho la permeabilización de la forma de hacer de los dirigentes en el resto de la Sociedad, él me contestó que si no había considerado que los dirigentes actuales son realmente el reflejo de la Sociedad.

Cada vez creo más aquella reflexión de mi amigo, visto lo que los futuros directivos y dirigentes plantean, entiendo que los eslóganes tipo plan B tengan una gran repercusión, pero mi consejo sería que no anuncien un plan B, sino que anuncien que van con un Plan y no con una serie de ocurrencias.

Plan B para la multinacional para España