Sábado. 23.02.2019
Opinión
Pablo Recuenco

Pablo Recuenco

18:43
11/02/19

Crowdfunding o cómo montar tu empresa sin tener un duro

Hoy en día, en un momento donde la economía colaborativa está en auge y el acceso a financiación es bastante restringido, fórmulas como el Crowdfunding están ganando espacio en el contexto emprendedor.

Crowdfunding o cómo montar tu empresa sin tener un duro

En España vivimos una época en la que está de moda emprender. Probablemente más por necesidad que por oportunidades, pero la realidad es que cada vez hay más jóvenes interesados en montar un proyecto propio. Hasta hace muy poco tiempo, si alguien quería sacar un proyecto empresarial adelante y necesitaba financiación, tenía una serie de opciones genéricas: pedir un préstamo, una subvención o acudir a familiares o amigos. Hoy en día, en un momento donde la economía colaborativa está en auge y el acceso a financiación es bastante restringido, fórmulas como el Crowdfunding están ganando espacio en el contexto emprendedor.

En Morrison apostamos por el Crowdfunding en su modalidad de recompensa. Esto consiste, básicamente, en que tienes una idea de negocio que publicas en una plataforma de internet para que la gente haga aportaciones económicas y puedas ponerla en marcha.  A cambio de su aportación, tú ofreces una recompensa, en este caso, tu producto/servicio, con unas ventajas (precio, exclusividad, antelación...) que no se volverán a repetir.

Un Crowdfunding debe entenderse no solo como una vía para conseguir financiación para lanzar tu proyecto, sino como una excelente oportunidad para testar tu producto y validar tu idea de negocio.

En Morrison, para lanzar la primera campaña de Crowdfunding, sólo nos hizo falta “fabricar” siete pares de zapatillas (un par por cada modelo que lanzamos), para poder fotografiarlas, hacer un vídeo y publicarlo en la plataforma. Antes de acabar la campaña ya teníamos una muestra representativa de cuáles eran los modelos de zapatillas que mejor funcionaban y, de este modo, reorientar nuestras comunicaciones y planificar la futura producción en base a estos indicadores.  Sabíamos lo que le gustaba a la gente antes de fabricar y de lanzar la marca al mercado. ¿Has oído hablar del Producto Mínimo Viable? Aquí lo tienes.

Ésto, dado la vuelta, también te puede hacer darte cuenta si tu modelo de negocio no funciona, si tu servicio es ineficaz o si tu producto no funciona. Sólo habrás gastado unos pocos euros en dar forma a tu idea y promocionarla. Y lo mejor de todo es que no se compromete a nadie, porque si no alcanzas el objetivo de recaudación marcado en tu campaña, no se cobra el dinero a tus donantes.

No hay que olvidar el poder marketiniano del Crowdfunding. Una iniciativa así, con una clara vocación colectiva, genera un poder de colaboración y de fidelización por parte de tu comunidad difícilmente inigualable. La gente percibe que tienes una necesidad y te da su apoyo, ya sea participando o difundiendo tu propósito, para que consigas un sueño: montar tu negocio. Lanzar tu empresa al mercado habiendo tenido éxito en una campaña de mecenazgo supone haber derribado una barrera. Esto transmite solidez y es un efecto llamada para tus futuros compradores.

Ahora, no todo el monte es orégano. Hacer una campaña de Crowdfunding con éxito es realmente complicado. A nivel mundial, sólo el 30% de la campañas consiguen alcanzar su objetivo y, la mayoría de estas, consiguen recaudar 10.000 euros o menos. Eso significa que la mayoría de la gente fracasa y no siempre se debe a que el producto no sea bueno o el modelo de negocio no sea viable. Muchas veces, simplemente, no se hace una buena campaña.

En Morrison estamos acostumbrados a recibir muchos emails y mensajes de nuevos emprendedores que nos piden consejos para hacer su campaña y casi siempre vemos los mismos errores repetidos, aunque podría resumirlos todos en una sola palabra: precampaña.

Lo más importante en una campaña de Crowdfunding es todo lo que hay que hacer antes de que comience. Una vez empieza la campaña tienes que preocuparte de analizar resultados e ir puliendo el mensaje, pero porque antes has sabido poner en marcha un plan para dar a conocer tu proyecto. Sin esa hoja de ruta previa, verás cómo los días de campaña se van esfumando sin saber porqué no convences a la gente de participar. Estos son, a mi juicio, los aspectos fundamentales que tienes que cuidar antes de lanzar tu campaña:

  1. Crea una comunidad. Antes de lanzar tu campaña, date a conocer. Utiliza las redes sociales, un blog… cuenta a la gente quién eres, qué quieres hacer y por qué. La gente patrocina personas. No emplees sólo una semana, necesitas más tiempo para estrechar lazos. No vale de nada que lances tu campaña si no hay gente que quiera escucharte. Asimismo, informa de tus progresos, tus seguidores te ayudarán a difundirlo y podrás llegar a gente nueva que pueda estar interesada en participar.
  2. La gente no sabe cómo funciona un Crowdfunding. Aunque parezca mentira, se trata de una herramienta mayoritariamente desconocida en nuestro país en cualquier segmento de edad. Antes de que comience tu campaña, tus seguidores tienen que saber perfectamente qué es un Crowdfunding y cómo se participa. No es una tienda online, muchos no lo entenderán.
  3. Crea recompensas realmente atractivas. Es importante que la gente entienda los beneficios de participar en tu campaña. Deben saber que son unos privilegiados porque tendrán unas condiciones que no se repetirán jamás y que es ahora o nunca. Deben participar ahora, no cuando lances el producto al mercado.
  4. Crea expectación antes de lanzar la campaña. No vale con publicar “Mañana empieza la campaña”. Habla de tu campaña y sus beneficios desde mucho antes de empezarla.  Que ninguno de tus seguidores se quede sin saber que tu campaña empieza y que será irrepetible. ¡Persíguelos!
  5. Las primeras 48 horas son vitales. Es fundamental que la gente vea que tu campaña funciona desde el principio y que hay otra gente que participa. Será mucho más fácil que participen si ven que puedes tener éxito. Las campañas que alcanzan el 30% de su objetivo de recaudación en la primera semana, tienen un 90% de probabilidad de llegar al 100% de su objetivo de recaudación.

Si lo piensas, los beneficios de realizar una campaña de Crowdfunding son infinitamente superiores a no llevarla a cabo y, en último caso, puede ayudarte a evitar un futuro fracaso en tu aventura empresarial, que conllevaría un coste económico muy superior. Además, prácticamente cualquier proyecto es válido para aprovechar esta herramienta, lo único que debes conseguir es ser lo suficientemente diferente en tu estrategia empresarial, ya sea por tu producto, tu manera de comunicar, de vender…

Crowdfunding o cómo montar tu empresa sin tener un duro