Han perdido el 90% de sus ingresos

Algunas gasolineras dejarán de prestar servicio durante el Estado de Alarma

Las gasolineras son consideradas actividades esenciales y, hasta el pasado domingo, estaban obligadas por ley a mantener sus horarios, a pesar de que algunas habían perdido hasta el 90% de sus ingresos. Sin embargo, la última orden ministerial permite a algunas estaciones de servicio cerrar.

covid-aevecar-gasolinera
Una empleada en una gasolinera. |Foto: AEVECAR.
Algunas gasolineras dejarán de prestar servicio durante el Estado de Alarma

Desde el pasado domingo 11 de abril, muchas de las estaciones de servicio tienen la posibilidad de modificar sus horarios de atención al cliente e, incluso cerrar.  El Gobierno publicó ese día una Orden en el Boletín Oficial de Estado, en la que establece unos servicios mínimos para la actividad o, dicho de otra forma, obliga a una serie de gasolineras a continuar abiertas y a otras les da libertad para modificar sus horarios.

Una decisión que ha supuesto un pequeño balón de oxigeno para algunas estaciones de servicio que se veían obligadas a mantener las puertas abiertas aún cuando el Estado de Alarma había provocado una caída de hasta el 90% en su facturación. Hasta hace cinco días, toda la red de gasolineras en España -que está compuesta en su mayoría por autónomos y pequeños negocios- estaba obligada a continuar abierta y sin alterar su horario durante el Estado de Alarma.

“Desde el principio tuvimos la obligación de que el 100% de la red estuviera abierta. Por eso, el día 20 tuvimos que enviar un escrito al Gobierno explicándole que la demanda de nuestro servicio había bajado considerablemente y que deberían establecerse unos servicios mínimos” afirmó Víctor García Nebreda, secretario general de la Agrupación española de vendedores al por menor de Carburante y Combustibles (AEVECAR).

Según Nebreda “ hasta hace unos días, había gasolineras que apenas llegaban a hacer cajas de 50 euros al día. Sus dueños sacaban de una jornada de trabajo un beneficio neto de unos cinco euros, haciendo que fuera imposible mantener sueldos, pagar impuestos y, en definitiva, cubrir los gastos del negocio. Es inviable mantener abierta así una gasolinera”.

La situación era tan complicada, que muchas de ellas cambiaron el horario y “en vez de estar abiertas 24 horas pasaron a 16”, pero nunca llegaron a poder echar el cierre del todo. Las estaciones de servicio tienen, en una situación normal, libertad para establecer y modificar sus horarios de atención a clientes las veces que quieran o necesiten, siempre y cuando se lo notifiquen antes al Ministerio y a los clientes, a través de los letreros y monolito (el póster que tienen las gasolineras en el que informan del precio del combustible y de su horario). Sin embargo, durante el Estado de Alarma se les impuso muchas más restricciones a la hora de modificar los horarios y  se "les prohibió echar el cierre", según aseguró el secretario general de AEVECAR.

¿Qué gasolineras deben permanecer abiertas?

Durante semanas, las gasolineras estuvieron funcionando internamente como cualquier otro día, pero sin tener apenas clientes. Desde AEVECAR aseguran que el volumen de pérdidas es muy alto en el sector: “hay gasolineras que venden más que otras, pero la bajada media de ingresos, con respecto a una situación normal, llega hasta el 70% en las estaciones de carretera, hasta el 80% en las de ciudad, e incluso hasta el 90% en las de pueblos”. Por eso, valoran positivamente la decisión del Gobierno de establecer unos servicios mínimos para estos negocios. No obstante, también reconocen que la norma genera una situación de desigualdad en el sector. 

Fue el pasado 11 de abril, cuando el Gobierno publicó en el BOE la Orden SND/337/2020, por la que se establecen las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de los servicios esenciales para la distribución al por menor de carburantes y combustibles en estaciones de servicio y postes marítimos, como consecuencia de la declaración del Estado de Alarma por el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, para la gestión de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, en la que se regula nuevamente la actividad de las gasolineras y se fijan unos servicios mínimos.

Según establece la norma, los titulares de las gasolineras deberán garantizar la prestación del servicio de suministros y combustibles mientras se mantenga esta situación excepcional, al mismo tiempo que deben garantizar las medidas de protección sanitaria.

La Orden también recoge qué tipo de gasolineras son las que están obligadas a permanecer con su servicio y horario habitual, en función de una serie de requisitos:

  • Las estaciones de servicio localizadas junto a supermercados.
  • Las estaciones de servicio localizadas en autovías y autopistas.
  • Las estaciones de servicio que presten su actividad de suministro de carburantes y combustibles en régimen desatendido.
  • Las estaciones de servicio cuyo volumen anual agregado de ventas de gasolina y gasóleo en 2019 igualara o superara los 5 millones de litros. También tienen obligación de seguir abiertas cuando no exista, en el ámbito provincial o insular, ninguna gasolinera que igualara o superara esa cifra en 2019; y  las estaciones de servicio que, ordenadas de mayor a menor volumen de ventas anuales agregadas de gasolina y gasóleo A, de manera conjunta o individual, alcancen, al menos, el 10 % de las ventas anuales totales en las citadas áreas geográficas en el año 2019.
  • Las estaciones de servicio que dispongan de, al menos, un surtidor y/o cuenten con lectores específicos de tarjetas destinadas a la venta de carburantes y combustibles a clientes profesionales (transportistas)
  • Las estaciones de servicio que suministren, para su uso como combustible de automoción, al menos uno de los siguientes: gases licuados de petróleo (GLP), gas natural comprimido (GNC) o gas natural licuado (GNL)
  • Aquellas estaciones de servicio no incluidas en las categorías anteriores que se consideren de especial interés por su localización geográfica cercana a centros sanitarios, parques logísticos, localizaciones de la red vial con alta demanda de carburantes o por su carácter esencial en áreas de baja densidad demográfica o territorios insulares.

Asimismo, la norma también recoge que la Secretaría de Estado de Energía “podrá disponer la flexibilidad de horarios para las estaciones de servicio que cumplan alguno de los criterios del apartado anterior”. Es decir, y en función de la demanda de carburante, podrá obligar a una estación a continuar abierta.

Todos los cambios que sufran las estaciones, tanto de cierre como de horario, estarán presentes en un listado que se publicará en www.geoportalgasolineras.es.

Las gasolineras tendrán un horario reducido durante el Estado de Alarma

La norma no sólo permite el cierre de unas gasolineras, ya que establece las que están obligadas a permanecer abiertas, sino que también recoge qué estaciones deben mantener un horario mínimo de apertura de 30 horas semanales de lunes a sábado, con un mínimo de 5 horas diarias.

Según la norma, las estaciones de servicio que podrán ofrecer este horario  flexible son aquellas situadas en  municipios en los que exista una única estación de servicio y que, como resultado de aplicar los criterios anteriormente definidos, no deban mantener su calendario y horario de apertura habitual.

Cuando en el mismo municipio existan varias estaciones de servicio y ninguna de ellas deba mantener su calendario y horario de apertura habitual, deberá continuar prestando el servicio, con la posibilidad de flexibilizar sus horarios manteniendo un horario mínimo de apertura, aquella estación de servicio con el mayor volumen de venta agregado de gasolina y gasóleo A en 2019.

Asimismo, tienen la posibilidad de flexibilizar sus horarios, siempre que mantengan los horarios mínimos de apertura, las estaciones de servicio que se consideren de especial interés, por su localización geográfica cercana a centros sanitarios, parques logísticos, localizaciones de la red vial con alta demanda de carburantes o por su carácter esencial en zonas de baja densidad demográfica, no siendo necesario que mantengan su horario habitual para abastecer la demanda durante el estado de alarma, en función de lo que sea dispuesto por la Secretaría de Estado de Energía.

Por su parte, el resto de estaciones de servicio que no entren en ninguno de los apartados anteriores tendrán libertad para determinar su horario y calendario. En caso de que, por aplicación de estas disposiciones, modifiquen su calendario y horario habitual, deberán publicarlo en un lugar visible para los usuarios.

Una discriminación para la gasolineras que solicitaron un ERTE

A pesar de que la Orden ha liberado ligeramente la presión de muchas gasolineras, la situación continúa siendo difícil. En un comunicado,  la asociación AEVECAR explica que la Orden, que afecta al 38% de las estaciones que tienen que cumplir unos servicios mínimos, “provoca una situación muy complicada en aquellas estaciones que se han visto obligadas a realizar un ERTE para afrontar la gran disminución de actividad y que, ahora, según los criterios establecidos deberían volver a una situación anterior sin los recursos correspondientes para hacer frente a los gastos que se generan por esa disposición”.

Por ello, piden al Gobierno "mantener la buena comunicación y colaboración" que había mantenido hasta ahora para "ir solventando algunas dificultades relevantes que surgen con la nueva Orden de servicios mínimos."

Algunas gasolineras dejarán de prestar servicio durante el Estado de Alarma