lunes. 17.01.2022

PRESENTARÁ ALEGACIONES

¿Por qué ATA afirma que el sistema de cotización por ingresos reales es injusto y que los autónomos pagarán más cuota?

amor-escriva (1)
El ministro, José Luis Escrivá, y el presidente de ATA, Lorenzo Amor. | Foto de archivo.

Miles de autónomos se verán obligados a pagar más cuota con el nuevo sistema de cotización que quiere el Gobierno, al contario de lo que muchos creen. ATA explica por qué es injusto y critica que no se haya tenido en cuenta a la hora de hablar de rendimientos netos que muchos autónomos tienen gastos que no pueden deducirse.

¿Por qué ATA afirma que el sistema de cotización por ingresos reales es injusto y que los autónomos pagarán más cuota?

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones presentó a las organizaciones de autónomos una primera propuesta para que los trabajadores por cuenta propia adapten a partir del 2023 sus cuotas a sus ingresos. Un nuevo sistema de cotización progresiva hasta 2031, que ha sido criticado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) porque, en general, obligará a miles autónomos a pagar una cuota más elevada que la actual. El presidente de la Federación, Lorenzo Amor, ha asegurado que el sistema "es más injusto que el actual" y no puede crearse en base a los rendimientos netos que plantea el Gobierno, ya que ello generaría grandes desigualdades entre los profesionales que pueden deducirse ciertos gastos y aquellos que no. El próximo lunes presentarán alegaciones. Aquí explicamos algunos de los problemas que ya ha detectado ATA en la reforma de Seguridad Social.

El sistema de cotización que propone el Gobierno plantea una cotización mínima que va desde los 183,60 euros mensuales, a una máxima de 1.266,66 euros mensuales. Para llegar a esos niveles de cuota, se aplicaría un régimen transitorio de 9 años que entraría en vigor en 2023 y se extendería hasta el 2031.

Una evolución de la cuota que ha quedado registrada en una tabla a la que ha tenido acceso este diario digital. En ella, se observa cómo el Ejecutivo ha distinguido entre, por un lado, los autónomos que tienen rendimientos netos por debajo del SMI (Salario Mínimo Interprofesional). Éstos profesionales tienen tres tramos de cotización, que van entre 600 y 1.125,90 euros/mes, e irán pagando menos cuota en los próximos nueve años. Y, por otro lado, para los profesionales que tienen ingresos por encima del SMI, cuyos rendimientos netos varían entre 1.125,90 y 4.050 euros/mes, para los que son el resto de diez tramos y que irán cada año pagando más cuota a la Seguridad Social.

Para la vicepresidenta de la Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos (ATA), Celia Ferrero, esta tabla de ingresos y cuotas que recoge la primera propuesta del Gobierno presenta varios problemas, tanto para los autónomos que cotizan por debajo del SMI, como para los que están por encima.

  • Los contras para los autónomos que están por debajo del SMI:

Ferrero explicó que en la tabla se fija una cotización de progresión descendente hasta 2031 para los autónomos que no llegan al SMI. Es decir para aquellos que ganen entre 600 euros y 1.125,90 euros mes.

“Si se observa la tabla, estos autónomos van a estar sobrecotizando. Porque hasta que pasen realmente nueve años y empiecen a cotizar por sus rendimientos netos, van verse obligados a pagar más cuota. De hecho, la cuota en 2023 sólo baja un 4% para los autónomos en este tramo” expresó la vicepresidenta de ATA.

De hecho, la cuota mínima que actualmente se encuentra en 294 euros/mes pasaría a ser en el 2023 de 281,52 euros/mes para los autónomos que ganasen menos de 900 euros. Y de 293,94 euros para los que tengan ingresos de hasta 1.125,90 euros mensuales.

  • Los contras para los autónomos que están por encima del SMI:

En la otra parte de tramos de la tabla se encuentran los autónomos que estarían por encima del SMI, “para estos el Gobierno planea una progresión ascendente de la cuota. Hasta tal punto de que en 2023 les aumentaría un 20% la cuota mínima” dijo Ferrero. Esto es, se pasaría de los actuales 294 a 351,90 euros/mes.

Para Ferrero esta progresión de la cuota es peligrosa especialmente cuando el Gobierno calcula que el grueso de los autónomos estaría entre el tamo de 900 a 1.125,90 euros/mes, y en el de 1.125,90 a 1.300 euros/mes. Con la propuesta, “el peso de la cotización durante los primeros años estaría sobre autónomos que tienen unos rendimientos netos muy justos” advirtió.

Si bien, como se observa en la tabla, los primeros años de ejecución del sistema pueden llegar a ser beneficiosos para los trabajadores por cuenta propia que tengan rendimientos muy altos. Conforme vaya pasando el tiempo, cada vez menos autónomos van a poder disfrutar de esta reducción de la cotización.

Así, por ejemplo, “los que en estos momentos ingresan 1.300 euros acabarán pagando tres veces más de cuota de lo que pagan ahora”. Pasando de una cuota mínima y voluntaria de 294 euros/mes, a una mínima y obligatoria de 413,10 euros/mes.

Ingresos reales vs rendimientos netos

Como ya advirtió este diario, uno de los principales escollos de la negociación, para la reforma del sistema de cotización de los autónomos por uno que permita adaptar las aportaciones a la Seguridad Social a sus ingresos reales, es justamente lo que entiende el Gobierno que son los ingresos reales. Y que para ATA no es otra cosa que los rendimientos netos.

“Principalmente no nos gusta la primera propuesta porque los ingresos reales que ha cogido el Gobierno como referencia para establecer los trece tramos son los rendimientos netos. Se trata de un factor que generaría muchísima desigualdad dentro del propio sistema porque obligaría a los autónomos a pagar más o menos cuota en función de la capacidad de deducción de gasto que tenga” aseguró la vicepresidenta de la Federación, Celia Ferrero.

Ferrero puso el siguiente ejemplo para exponer la desigualdad. “Imaginemos un periodista por cuenta propia que trabaja desde casa y sólo tiene los gastos de los suministros. Prácticamente todo lo que factura es rendimiento neto, pues se puede deducir muy pocos gastos. Sin embargo, un fotógrafo por cuenta propia que trabaja desde un estudio alquilado. Este autónomo, aunque gane lo mismo que el periodista, al tener más capacidad de gasto y por tanto más capacidad de deducción, va a estar en un tramo menor y pagará menos cuota”.

Se trata de una capacidad de gastos y deducción que se puede extrapolar a múltiples sectores. Véase en el transporte. “Los vehículos son fiscalmente imputables y por tanto deducibles como gastos para los agentes comerciales. Sin embargo, no lo son para un abogado o un jefe de obra que se está moviendo con su coche y que no puede deducirse ese gasto (sólo un 30%). Por lo tanto, ese agente comercial tendrá un rendimiento menor que el abogado, pues a diferencia del otro profesional no puede deducirse el gasto del vehículo y, por tanto, tendrá un rendimiento neto mayor y se verá obligado a pagar más cuota”

Por estas futuras desigualdades, el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, considera que el sistema planteado no es bueno y lo catalogó de “injusto. Cotizar por ingresos reales no son los rendimientos netos, porque eso significaría dejar la cotización en función de la capacidad de deducción que tengan los autónomos. Y hay muchísimos trabajadores por cuenta propia que no tienen gastos afectos a la actividad”.

Otros problemas importantes del sistema planteado

El jueves se produjo la primera de las muchas reuniones en materia de cotización ingresos reales. La vicepresidenta de ATA, Celia Ferrero, contó que son aún muchos los aspectos que hay sobre la mesa y enumeró los siguientes problemas del sistema planteado por el Ministerio:

  • Son rendimientos netos a futuro. Para que el sistema funcione los autónomos van a tener que prever cuáles van a ser sus rendimientos netos a futuro. Es decir, deberán prever cuáles serán los ingresos y los gastos que van a tener en los próximos meses. “Se trata de una previsión muy complicada especialmente por la elevada tasa de morosidad que hay en España” apuntó Ferrero. Por esta razón, el Gobierno da hasta seis oportunidades al año para cambiarse de tramo (actualmente son cuatro). No obstante Ferrero se preguntó quién lo va a hacer: si el autónomo o el gestor.
  • A final de año se va a producir una regularización para que el autónomo pague más cuota o se le devuelva. “¿Qué va entonces con aquellos profesionales que obtengan un rendimiento neto negativo” se cuestionó la vicepresidenta de ATA, Celia Ferrero.
  • No se saben los ingresos de muchos autónomos. Ferrero contó que aún falta por determinar qué cuota iban a tener que pagar los autónomos colaboradores, los que están en pluriactividad o los societarios.
  • ¿Qué va a pasar con el tope de cotización?. En estos momentos los autónomos que tienen más de 48 años tienen topadas sus bases de cotización. Eso quiere decir que por ley no pueden cotizar por bases superiores. “¿Con el nuevo sistema los autónomos de más de 48 años van a seguir teniendo esta limitación o van a poder pagar a la Seguridad Social en función de sus rendimientos netos al igual que el resto de autónomos?” dijo Ferrero.

Estas son sólo algunas de las cuestiones que aún hay sobre la mesa negociación entre el Gobierno y las principales asociaciones de autónomos, que se volverán a reunir el próximo lunes 17 de enero.

¿Por qué ATA afirma que el sistema de cotización por ingresos reales es injusto y que los autónomos pagarán más cuota?