miércoles. 18.09.2019

ESTÁN OBLIGADOS A ELLO ANTES DE FINAL DE AÑO

Las gasolineras no consideran rentable instalar puntos de recarga eléctricos

Las gasolineras no consideran rentable instalar puntos de recarga eléctricos
Los gasolineros tienen la obligación de instalar puntos de recarga eléctrica en su negocio antes de final de año. Aunque entienden que se adopten estas medidas por la situación climática, consideran que son inversiones demasiado altas y casi imposibles de amortizar. Además, las ayudas no recaen en el sector.
Las gasolineras no consideran rentable instalar puntos de recarga eléctricos

Los gasolineros no consideran rentables los puntos de recarga para coches eléctricos. Mientras que el Gobierno pretende obligar a todos los negocios de repostaje a contar con la infraestructura necesaria para recargar estos vehículos, los profesionales del sector están preocupados por la fuerte inversión que va a suponer esta modificación. Según el nuevo borrador del anteproyecto de Ley de Cambio Climático, las pequeñas gasolineras tendrán hasta final de año para llevar a cabo la instalación de estos puntos de recarga; que, si bien en un primer momento sólo tenían que contar con una potencia de al menos 22 kw, ahora estarán obligadas a alcanzar los 50 kw. A más potencia, más inversión pero, ¿también más beneficios?

“Un punto de recarga no puede ser rentable en ningún momento”, señaló Víctor García Nebreda, secretario general de la Asociación de Empresarios de Estaciones de Servicio de la Comunidad Autónoma de Madrid (AEESCAM). “Tienes que contratar con las empresas eléctricas un término de potencia, 50 KW mínimo. A esto, hay que sumarle la electricidad que ya gasta de por sí una gasolinera, por lo que el contrato alcanzaría fácilmente los 100 KW. Esto supone alrededor de unos 400 a 500 euros al mes, al margen de lo que luego consumas por cada coche recargado. Es imposible amortizar esa potencia con los pocos coches eléctricos que hay ahora”, explicó.

victorgarcianebreda

Víctor García Nebreda, secretario general de la AEESCAM.

Inversiones de hasta 40.000 euros

En este contexto, las Administraciones están intentando ayudar tanto a particulares como a autónomos y pequeños negocios a poner en marcha este cambio que exige el planeta, por la situación climática que acontece. Un ejemplo, entre varios, es la reactivación del Plan Moves de la Comunidad de Madrid por segundo año que, según informó la  misma comunidad: "de los 6,3 millones de euros con los que se dotarán estas ayudas, casi la mitad (3,14 millones de euros) estarán destinados a la adquisición de vehículos y motocicletas de mecánica alternativa, tanto para particulares como para autónomos, mientras que 2,52 millones de euros se dedicarán a la instalación de infraestructuras de carga eléctrica."

Parece que estas ayudas tampoco contentan al sector. Según García Nebreda, la instalación de un punto de recarga puede suponer una inversión de entre los 30.000 o 40.000 euros, y en el caso del Plan Moves, sólo se dota al autónomo con hasta el 30% del coste subvencionable. Por otro lado, el secretario general de AEESCAM aseguró que “éstas ayudas se las están llevando ayuntamientos, comunidades de vecinos y particulares. Casi nunca recaen sobre los negocios”. A esto añadió que “se tramitan a través de un listado de instaladores, por lo que si tienes buenos contactos con estos es fácil conseguir la ayuda. Se suelen agotar rápidamente, es difícil hacerte con estas subvenciones”.

No obstante, desde AEESCAM entienden la situación de crisis climática y que desde las Administraciones se estén poniendo en marcha medidas., Desde la Comunidad de Madrid sostienen que estas ayudas están destinadas a la sostenibilidad en el sector del transporte; la disminución de las emisiones de co2; la disminución de otros contaminantes; la mitigación del cambio climático; la mejora de calidad del aire; el ahorro energético; la diversificación de las fuentes energéticas en el transporte y la reducción de la dependencia energética del petróleo. Por lo que el problema parece que radica en la forma y no en el contenido. Es decir, estas ayudas son necesarias pero no están teniendo el efecto que se espera. Por esto, desde que el sector  de las gasolineras se muestran claros: "hay que reformularlas".

Las gasolineras no consideran rentable instalar puntos de recarga eléctricos