Martes. 16.10.2018

Una larga baja laboral suele arruinar al autónomo

Una larga baja laboral suele arruinar al autónomo

395 euros. Esta es la cantidad con la que suelen sobrevivir los trabajadores por cuenta propia que se encuentran en una larga baja. Es la consecuencia de cotizar por la base mínima (el 80% de los autónomos lo hace) a lo que se suma la obligación de seguir pagando la cuota a la Seguridad Social mientras se está enfermo. Un problema que no tienen los asalariados. Algunas mutuas están buscando fórmulas para ayudar en esta situación. 

Una larga baja laboral suele arruinar al autónomo

El cáncer hace que, cada año, 25.000 personas se encuentren en riesgo de exclusión social. De éstos, 11.000 son autónomos y el 80% cotizan por la base mínima por lo que perciben algo más de 680 euros al mes. Si se descuentan los 275 euros mensuales de su cotización a la Seguridad Social porque siguen teniendo obligación de pagar la cada mes, resulta que tienen que vivir apenas con 400 euros al mes durante el transcurso de su enfermedad. Con esta cantidad los dueños de un pequeño negocio tienen no solo que asumir los gastos diarios, sino que tienen que hacer frente a los costes derivados por su propia enfermedad.

Son datos extraídos del último informe elaborado por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC): El impacto económico del cáncer en las familias en España, y que han hecho sonar las alarmas sobre la desprotección que sufren los trabajadores por cuenta propia en situaciones de larga baja temporal, como en el caso que sean diagnosticados con cáncer.

Esto puede llevarles incluso a tener una quiebra financiera porque “en muchos casos los gastos habituales de sus negocios no se paran y corren el riesgo de tener una quiebra financiera”, ha explicado la responsable del Trabajo Social de la AECC, Raquel del Castillo, en el propio informe.

La AECC tiene, por ejemplo, cuantificado que el cáncer de mama requiere un gasto adicional de 150 € de media (para pelucas, analgésicos, cremas para proteger la piel de los tratamientos, etc). En el caso del cáncer gástrico, la cifra aumenta hasta los 300€.

La baja laboral de los autónomos

Los autónomos tienen derecho a baja, aunque es conocida como la prestación por Incapacidad Temporal. Esto es que debido a que una enfermedad o un accidente -derivado o no de su profesión- le impide realizar el ejercicio de su actividad. No obstante, esta ‘baja de autónomos’ es muy distinta a la que tienen los asalariados, ya que los trabajadores por cuenta propia seguirán teniendo que hacer frente al pago de la cuota, mientras que los asalariados perciben su sueldo íntegro durante el periodo de enfermedad.

Además, la baja por Incapacidad Temporal, que tiene una durabilidad 12 meses -que puede ser prorrogable durante otros seis meses- está sujeta a una serie de requisitos.

El primero es que -exceptuando los Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes (TRADE)- todos deben cotizar por incapacidad temporal por contingencias comunes. Y se podrán acoger a ella cuando:

  1. El autónomo tenga un accidente laboral: es aquel que se ha producido como consecuencia directa o indirecta de su actividad.
  2. El autónomo tenga una enfermedad profesional: se entiende como enfermedad profesional aquella que es contraída como consecuencia de su actividad.
  3. El autónomo padezca una enfermedad común: para acogerse a la IT en esta opción el trabajador por cuenta propia deberá haber pagado las cuotas y haber cotizado un mínimo de 180 días en los últimos cinco años

La cuantía que recibirá por la prestación dependerá de la razón por la que se haya cogido y del tiempo. De esta forma la Seguridad Social establece que:

- Si la baja se deriva a de una enfermedad común o un accidente no laboral la prestación será:

  • Del 60 %, que se abonará desde el cuarto al vigésimo día de baja (ambos incluidos
  • Del 75%, que se abonará a partir del vigésimo primer día de baja.

-Si la baja se deriva de un accidente de trabajo o una enfermedad profesional, se abonará el 75% desde el día siguiente al de la baja, siempre que el interesado hubiese optado por la cobertura de las contingencias profesionales.

Situación insostenible

Que un trabajador por cuenta propia esté en riesgo de exclusión social simplemente por estar de baja es una situación que preocupa a las mutuas,  que están trabajando para ayudar a los autónomos que se tiran varios meses de baja.

José Luis Perea, vicepresidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), ha explicado que Mutua Universal, por ejemplo, lleva varios meses trabajando en su comisión de prestaciones especiales -de la que Perea forma parte- analizando diversas situaciones difíciles en las que se puede encontrarse un autónomo como por ejemplo que esté tetrapléjico y necesite reformar su vivienda para mejorar la accesibilidad.

Entre todas las opciones que barajan para ayudar a los trabajadores por cuenta propia, está la de ofrecer una serie de prestaciones para cuando estén de baja:

  • Una ayuda de 30.000 euros al año para contratar a una persona (autónomo o asalariado) para que pueda cubrirle en su negocio
  • Una ayuda para pagar los estudios de los hijos.

Perea aseguró que estas iniciativas que está estudiando la comisión de prestaciones especiales de la Mutua Universal se deberían extender al resto de las mutuas del país. "Encontrar soluciones para las situaciones de extrema dificultad económica en la que quedan los autónomos con largas bajas es una de las grandes asignaturas pendientes que tienen las mutuas". 

Una larga baja laboral suele arruinar al autónomo