viernes. 15.01.2021

AUNQUE ASEGURA QUE LO HARÁ PRONTO

La Seguridad Social aún no sabe cuándo comenzará a negociar la extensión de las ayudas a los autónomos

Queda menos de un mes para que finalice el cese de actividad y la Seguridad Social aún no ha fijado una fecha para negociar la nueva prórroga con las organizaciones de autónomos.
La Seguridad Social aún no sabe cuándo comenzará a negociar la extensión de las ayudas a los autónomos

Queda menos de un mes para que finalicen las ayudas por cese de actividad de las que dependen alrededor de 350.000 autónomos y el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones todavía no ha fijado una fecha para sentarse con las principales organizaciones representativas del colectivo a negociar la extensión de esta medida. 

En la última renovación de la prestación se puso como fecha límite el próximo 31 de enero, por lo que quedarían apenas tres semanas para que deje de estar en vigor esta ayuda que aún mantiene a flote a miles de trabajadores por cuenta propia y sus familias. Aunque el plan de vacunación del Gobierno ya está en marcha, parece que las restricciones y la difícil situación económica que vive la mayoría del colectivo todavía se mantendrán hasta verano.

De hecho, según el último barómetro de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos-ATA, los trabajadores por cuenta propia siguen lejos de recuperarse y más de la mitad tienen caídas de la actividad superiores al 60%.  A pesar de ello, la federación aseguró que todavía no ha recibido noticias del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, y sigue a la espera de una fecha para sentarse a negociar la extensión de las ayudas.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, instó en varias ocasiones al Gobierno a ampliar cuanto antes, tanto el cese de actividad como los ERTEs, para evitar la incertidumbre de las anteriores prórrogas, cuando se alcanzaron los acuerdos in extremis, a unos días de que terminaran ambas medidas. 

Seguridad Social asegura que las negociaciones empezarán "pronto"

De momento, lo único que es seguro es que el Ministerio de Trabajo se sentará a negociar con patronal y sindicatos el próximo viernes 8 la extensión de los ERTEs, que están protegiendo a más de 700.000 empleados y miles de negocios, y que también terminarán el 31 de enero.

Y teniendo en cuenta que "las negociaciones -del ERTE y el cese de actividad- se suelen retomar en paralelo", es probable que "muy pronto" se empiece también a negociar sobre la prórroga de las ayudas para autónomos, según confirmaron fuentes de la Seguridad Social a este digital. 

En esta negociación se abordarán varias cuestiones importantes para el colectivo, como las condiciones de acceso a las ayudas por cese de actividad a través de la revisión de ciertos aspectos que han impedido que la prestación llegue a todos aquellos que de verdad la necesitan o la exoneración de las cuotas a la Seguridad Social de los autónomos que no accedan ni al ERTE ni a la prestación, pero que aún así soporten restricciones en su negocio.  

ATA pide revisar las condiciones que impiden a los autónomos acceder a la prestación

De hecho, el presidente de ATA, Lorenzo Amor, recordó en una entrevista a Europapress la importancia de revisar cuanto antes "los aspectos que se han mostrado complejos tanto en la prestación del cese de actividad como en los ERTE" y advirtió que el Gobierno "ya va tarde". En el caso de la prestación por cese de actividad, Amor sostuvo que "no parece lógico que se deje fuera a aquellos autónomos que no se beneficiaron entre mayo y junio y que ahora lo necesiten por el hecho de que no fueron beneficiarios. Este requisito hay que eliminarlo". 

Cabe recordar que cientos de autónomos quedaron excluidos de las nuevas ayudas por cese de actividad por la única razón de no haberlas solicitado entre marzo y junio. Muchos no lo hicieron en ese momento por aguantar en su actividad o por estar percibiendo prestaciones como la de maternidad o paternidad.  

Además de ello, es probable que se revisen otras cuestiones que estarían impidiendo a miles de trabajadores por cuenta propia acceder al cese de actividad que se puso en marcha en octubre. A 30 de noviembre, de los 430.000 autónomos que habían solicitado las ayudas, más de 80.000 habían visto su solicitud rechazada o estaban a la espera de que se resolviera. 

La mayoría de estas denegaciones de las ayudas se debían a motivos tan diferentes como "que el autónomo tenga deudas con la Seguridad Social o Hacienda, que no haya percibido la prestación durante el estado de alarma -hasta junio-; que esté cobrando alguna otra prestación incompatible con el cese de actividad o que sea autónomo de temporada y que no cumpla con alguno de los muchos requisitos que hay que cumplir para acceder a la prestación prevista para este colectivo", explicó el director del área jurídica de ATA, José Carlos Piñero. 

Exoneraciones en la cuota para autónomos con la actividad limitada

Además, Amor también reivindicó la exoneración de la cotización a la Seguridad Social de los autónomos que sufren restricciones en el desarrollo de su actividad. El presidente de ATA comentó que, de forma similar a lo que ocurre "con los ERTE, los autónomos con restricción horaria o de actividad tienen que tener exoneración de cotización a la Seguridad Social. Y no como sucede ahora, que tienen que tener un 100% de restricción para estar exonerados. Aunque sea de un 30% la limitación, tienen que tener exoneración de cotización a la Seguridad Social".

En cuanto a los ERTEs es probable que, como ocurrió en las anteriores prórrogas, el debate vuelva a estar centrado en aspectos como la limitación -o no- de los expedientes a determinados sectores especialmente afectados por la crisis; la clausula del mantenimiento del empleo durante seis meses; y el porcentaje de exoneración de las cuotas a la Seguridad Social del que se podrán beneficiar los empresarios. Cuestiones éstas últimas que el presidente de ATA también instó a revisar.

El Gobierno quiere prorrogar los ERTEs antes del día 15

De momento, lo que es seguro es que el Gobierno se muestra decidido en ampliar ambas ayudas, lo que quedaría por ver es hasta cuándo y bajo qué condiciones. De hecho, la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz reclamó recientemente en una entrevista a la Cadena Ser que la negociación para la nueva prórroga de los ERTEs no dure más allá del 15 de enero, para dar a las empresas y trabajadores la "certidumbre" que no hubo en las anteriores prórrogas.  

Concretamente, la ministra recordó que está convocada una reunión del diálogo social para el 8 de enero con el fin de abordar la prórroga y que le "gustaría" que antes de mediados de enero se haya acordado.  Según Díaz, ya "hemos debatido suficiente" sobre los ERTE y, con el modelo actual, a diferencia del anterior, "todo el mundo está cubierto" . Por ello, "pediría más simplicidad si es posible" para dar tranquilidad.

Ambas medidas continuarán pero con algunos "ajustes"

Aunque el Gobierno no quiere dejar caer las medidas económicas, sí quiere adecuarlas a la situación de la pandemia y a los efectos que pueda tener la vacuna en la economía. Eso podría significar circunscribir el cese a lo que el Gobierno entienda como sectores más afectados. 

Según explicó el ministro Escrivá en una de sus últimas intervenciones en la sesión de control al Senado, habrá que esperar al diálogo con los agentes sociales en el que se evaluarán estas medidas, se verá cómo está el colectivo de trabajadores por cuenta propia, y se decidirá si se tienen que reajustar algunas de las ayudas.

A la espera de estas reuniones, aún queda por ver qué tipo de cambios se está planteando el Gobierno para esta posible prórroga del cese de actividad. Lo único que se sabe es que, "como se ha hecho hasta ahora con los ERTE -y las demás medidas-, se van a ir ajustando a la situación epidemiológica. De ahí el hecho de que se estén renovando siempre cada tres o cuatro meses", confirmaron fuentes de la Seguridad Social a este digital. 

Precisamente por eso, una de las posibilidades que barajan los expertos en la materia es que los nuevos ajustes a los que se refirió el ministro vayan encaminados a limitar el cese de actividad tan sólo a algunos sectores que se prevea que van a tardar más en recuperarse, como ya se hizo con los ERTE por fuerza mayor, en los que el Gobierno publicó una lista de epígrafes de actividades especialmente afectadas. 

Otra de las opciones sería que se vuelvan a limitar todas las ayudas por cese de actividad al volumen de facturación, subiendo el límite de caída de ingresos. "Habrá que ver cómo se articulan estos ajustes, porque pedir más de un 75% de caída de facturación a los autónomos para que puedan acogerse significaría pedir directamente que cierren la persiana. Es muy difícil endurecer las condiciones porque ya son de por si muy duras", explicó Jaume Barcons, abogado laboralista de la gestoría Barcons. 

La Seguridad Social aún no sabe cuándo comenzará a negociar la extensión de las ayudas a los autónomos