Lunes. 17.06.2019
Opinión

¿Nos ponemos un sello de calidad?

¿Nos ponemos un sello de calidad?

En España, la demanda de trabajadores tecnológicos aumenta cada año en 150.000 personas. A pesar de ello, en nuestro país tan solo el 7% de los jóvenes estudian una carrera tecnológica. Por todo ello mantenemos, junto a Italia y Polonia, los mayores desajustes entre la oferta y la demanda laboral.

Esto explica por qué para el año 2020 cerca de dos millones de vacantes se quedarán sin cubrir por falta de profesionales cualificados. Si a esto sumamos que España está ya en la cabeza del desempleo en la zona euro, tan solo por detrás de Grecia, queda clara la necesidad de establecer medidas urgentes que ataquen el problema de raíz. La cuestión es: ¿qué medidas?

Todos sabemos que nuestro sistema educativo necesita un cambio radical, algo que debe suceder a todos los niveles. Necesitamos acciones urgentes en los colegios, las universidades y, por supuesto, en todos aquellos organismos dirigidos a la preparación de los más maduros… En pocas palabras, hay mucho trabajo por hacer, pero cada vez más conciencia sobre la necesidad de actuar rápido y con fuerza, por lo que debo reconocer que cada vez me siento más optimista y convencida de que sucederá.

Sin embargo, en esta ocasión me gustaría centrar la atención en las posibles soluciones para el corto plazo, en particular para aquellos profesionales que se quieren incorporar al mercado laboral y/o para aquellos que se quieren asegurar de que no se les pase el tren que les puede cambiar la vida. Voy a hablar, efectivamente, de las acreditaciones profesionales como herramienta para disminuir (e incluso terminar) con el desafortunado desajuste profesional.

Hace unos días recibí la invitación a la apertura de las nuevas oficinas de Media Interactiva en Sevilla, una multinacional andaluza líder en el desarrollo de tecnología educativa y diseño instruccional para la acreditación de competencias digitales. Fundada por Sam Brocal, nació con una base muy clara: “Los profesionales pueden acreditar de forma inequívoca su dominio en determinadas herramientas, lo que lógicamente incidirá de forma positiva en su nivel de empleabilidad, no solo a nivel nacional, sino en todo el mundo”.

En este momento, debo confesar que soy una firme admiradora de todos aquellos que apuestan por e-renovarse siguiendo este camino, algo que mejorará su empleabilidad en el corto plazo y hasta donde puedan llegar en el largo. Las acreditaciones son un sello de calidad para un currículum profesional, ofreciendo, según palabras de Sam: “Una ventaja competitiva frente al resto de candidatos”. Puede parecer algo muy sencillo y de sentido común pero, ¿cuántos se lo están aplicando ya?

Por todo ello, para terminar, quiero desearle mucha suerte a Sam, ahora que, además, está de enhorabuena dado que Media Interactiva ha conseguido convertirse en distribuidor oficial de exámenes de Certiport, todo un gigante de la certificación a nivel mundial. Son proyectos así los que demuestran que es posible emprender y hacer algo bueno por la sociedad a la vez…

¿Nos ponemos un sello de calidad?
Comentarios