lunes. 19.08.2019

TRES DE CADA CUATRO NO EXPERIMENTARÁN CAMBIOS EN SU CUOTA

ATA y UPTA alcanzan un acuerdo para mejorar las cotizaciones de los autónomos

Lorenzo Amor (ATA) y Eduardo Abad (UPTA) durante una reunión con Pedro Sánchez
Lorenzo Amor (ATA) y Eduardo Abad (UPTA) durante una reunión con Pedro Sánchez

Las dos asociaciones que representan al 87% del colectivo han llegado a un acuerdo sobre la cotización en función de los ingresos reales del autónomo que mantendrá su voluntariedad. El modelo tendrá en cuenta los rendimientos netos del ejercicio anterior y prestará especial atención a los emprendedores con ingresos inferiores al SMI. La propuesta se presentará en el Ministerio de Trabajo y a los partidos del arco parlamentario.

ATA y UPTA alcanzan un acuerdo para mejorar las cotizaciones de los autónomos

El debate de cómo mejorar las cotizaciones de los autónomos y, por tanto, ampliar su protección social en cuestiones como las pensiones futuras y sus prestaciones presentes estaba centrado en la fórmula de cotización. ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos) y UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos) han alcanzado un acuerdo por el que se creará una comisión que, entre otras cuestiones, desarrollará una propuesta para el  nuevo modelo de cotización al RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos). Este girará en torno a los rendimientos netos de los autónomos del ejercicio anterior estableciéndose un sistema de cotizaciones por tramos que continuará siendo voluntario. Es decir, los afiliados al RETA podrán seguir eligiendo su base de cotización libremente. Además, se pondrá especial atención en los 450.000 trabajadores por cuenta propia cuyos ingresos estan por debajo de los 10.302,60 euros anuales de Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Según ha explicado el presidente de ATA, Lorenzo Amor, “las cotizaciones de tres de cada cuatro autónomos no se verán afectadas”. E insiste, “no se incrementará su cotización”.

El sistema se desarrollará en base a cinco tramos de cotización según lo que el autónomo haya declarado como rendimiento neto el ejercicio anterior. Esto evita que el autónomo deba cotizar por rendimiento futuros que desconoce:

  • Un primer tramo afectará a los autónomos cuyos rendimientos netos sean inferiores al SMI. Su cuota a la Seguridad Social será de 50 euros. Ésta se mantendrá durante un periodo máximo de dos años siempre que demuestre que sus rendimientos continúan estando por debajo del salario mínimo.
  • El segundo tramo atañe a quienes cuenten con ingresos netos entre el SMI y 30.000 euros anuales. En este caso el autónomo seguirá cotizando sobre la base que haya elegido.
  • Para aquellos que declaren rendimientos netos anuales de entre 30.001 y 40.000 euros por año se establecerá una base mínima equivalente al grupo 1 del Régimen General, que en la actualidad está fijada en 1.199 euros mensuales (14.388 euros al año). Si el autónomo hubiera cotizado durante el año anterior a su declaración por una base inferior a la que marca este nivel de rendimientos tendría que regularizar con la Seguridad Social la diferencia, aunque de manera progresiva. Pero ello no supondría que esté obligado a elevar su cuota mensual. Podría seguir con la que pagaba o elegir cualquier otra.
  • El cuatro tramo engloba a los trabajadores por cuenta propia con ingresos netos a partir de 40.001 y hasta 60.000 euros anuales, que cotizarán por una base mínima de 18.000 euros al año y se les aplicaría el mismo sistema anterior de regularización si hubieran estado cotizando por una base inferior. De igual manera podrían continuar con la cuota que pagaban o elegir otra diferente. 
  • Por último, el quinto tramo establece una base mínima de cotización de 24.000 euros para todos aquellos que declaren haber obtenido unos rendimientos netos anuales que superen los 60.000 euros. Y, como los dos anteriores, regularizaría con la Seguridad Social la diferencia en el caso de que hubiera estado pagando una cuota inferior el año anterior. También podrían mantener la base por la que pagaban su cuota en el ejercicio presente. 

La clave de este sistema es que, en los tres últimos tramos, si el autónomo hubiera cotizado por rentas netas inferiores a las declaradas en junio de cada año deberá proceder a regularizar la diferencia mediante un sistema de aportaciones progresivas a la Seguridad Social que, por el momento, está por concretar. Siempre eligiendo a futuro la cuota que quiere pagar.

Con respecto a los autónomos societarios, ATA y UPTA proponen que sea la sociedad quien abone las cotizaciones de trabajador por cuenta propia, y éstas se calculen en base a la retribución que perciba. Algo, que ya puso Lorenzo Amor encima de la mesa del Congreso durante su comparecencia en el Pacto de Toledo en diciembre de 2016

Respecto a los autónomos colaboradores, quedarían en la base actual. En el caso de los que tributan por módulos dependerá de su rendimiento neto. En este último caso, cabe destacar que hay 22.000 autónomos que declaran más de 60.000 euros de rendimiento neto. 

"Este acuerdo mantiene las líneas rojas de ATA, voluntariedad de cotización anual, ajustar sobre los ingresos netos producidos y no sobre posibles ingresos y progresividad en la cotización con varios tramos para los que superen los 30.000 euros", ha aclarado el presidente de ATA. 

Para Eduardo Abad, secretario general de UPTA, el objetivo es conseguir “ un sistema más justo, contributivo y solidario”. A partir de la recuperación “del Diálogo Institucional entre las organizaciones más representativas de los autónomos y el Ministerio de Trabajo”.

Así, tanto ATA como UPTA esperan que los partidos políticos y el Gobierno acepten la propuesta y den un paso adelante en la mejora del sistema de cotización de los autónomos y también aumente la recaudación al RETA.

Bonificaciones, TRADE e incentivos fiscales

La Comisión de Expertos que plantean ambas organizaciones desarrollarán sus trabajos de forma paralela a los de la subcomisión del RETA.

En ella se tratarán otras cuestiones como la bonificación del 100% de la cuota de Seguridad Social para autónomos que estén en situación de incapacidad temporal. Algo que según un comunicado conjunto de ATA y UPTA remitido a los medios “es, sin duda, una magnifica medida social para nuestro colectivo, que tenemos que situar en la agenda de medidas urgentes y que constituye una de las históricas reivindicaciones”.

Otro de los temas que se tratarán será la detección de los TRADE (Trabajadores Autónomos Económicamente Dependientes) mediante el refuerzo de las inspecciones, la creación del Registro Administrativo de los Acuerdos de Interés Profesional (AIP) y el establecimiento de un régimen sancionador para quienes incumplan los contratos de los autónomos cuyos ingresos dependen en más de un 80% de un mismo proveedor, que en su mayoría suelen ser medianas y grandes corporaciones.

Por otra parte, y según detalla el comunicado, se propondrá al Gobierno que desarrolle “un sistema de incentivos fiscales para aquellos autónomos que quieran elevar su base de cotización a la Seguridad Social, por encima de la mínima, en las mismas condiciones que tienen las aportaciones a los planes de pensiones privados, todo ello en el marco de una potencial reforma del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF)”.

ATA y UPTA alcanzan un acuerdo para mejorar las cotizaciones de los autónomos