lunes. 10.05.2021

AUNQUE LA VACUNA ESTUVIERA A PRINCIPIOS DEL AÑO QUE VIENE

Los autónomos no experimentarán una recuperación económica hasta el 2022

Comercio_Mercado_Tendero
Los expertos coinciden en que la recuperación económica llegará más tarde que la vacuna. Según el FMI y los economistas, los autónomos no empezarán a recuperarse hasta finales de 2022. 
Los autónomos no experimentarán una recuperación económica hasta el 2022

La pandemia sigue pasando factura a miles de autónomos y pequeños negocios, que están sufriendo los efectos de la crisis sanitaria y de la económica. A pesar de que los epidemiólogos prevén que España ya cuente con una vacuna en los primeros meses de 2021, numerosos organismos internacionales y expertos coinciden en que la recuperación para las empresas, y especialmente para los autónomos, tardará más en llegar.

Es cierto que desde hace siete meses la economía depende de la salud y "hasta que no se asegure un mínimo de salud para la sociedad, la normalidad no volverá a los negocios. También es verdad que la normalidad social depende de la vacuna, de cuándo esté disponible y, sobre todo, de cuándo se pueda acceder a ella y España pueda comprar las unidades suficientes para vacunar a los grupos más vulnerables", explicó Covadonga Alonso, Vicesecretaria de la Sociedad Española de Virología (SEV). 

Pero también hay que tener en cuenta, como recordó Alonso, que la disponibilidad de la vacuna e incluso la vacunación a una parte importante de la población no significará inmediatamente que los negocios vuelvan a la normalidad. Tardarán un tiempo en eliminarse las restricciones y mucho más tiempo en remontar las actividades. 

Por eso, "hay que saber diferenciar entre lo urgente y lo importante. Lo urgente es que se solucione cuanto antes el problema sanitario para poder destinar toda nuestra energía a solventar el problema económico, que es muy importante. Pero esto no quiere decir que con la vacuna vaya a llegar inmediatamente la recuperación económica", explicó Antonio Pedraza,  Antonio Pedraza, presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas (CGE).

Los autónomos no empezarán a notar la recuperación hasta 2022

Según las últimas proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía española no recuperará hasta pasado el 2023 el nivel anterior a la crisis de la Covid-19, tras desplomarse un 12,8% en 2020. En sus previsiones, el FMI apunta que nuestro país, después de haber experimentado la mayor caída de la zona euro arrastrará durante un tiempo mucha deuda. En 2021 el PIB empezaría a crecer un 7,2%, un 4,5% en 2022 y un 3,4% en 2023.

Quizás sería  a partir de este año cuando se terminaría de corregir el déficit del 14,1% del PIB y la deuda pública del 123% previstos para el 2020. Si las proyecciones del organismo internacional fueran ciertas, la recuperación en V a la que se refería el Gobierno al principios de la pandemia, terminaría siendo en realidad una recuperación en V muy asimétrica, es decir, con una caída rápida y con una recuperación mucho más lenta. 

Y esto especialmente para los autónomos, "que son siempre los primeros en sufrir la peor parte de la crisis y los últimos en recuperarse de ella. Para que los pequeños negocios resurjan primero tienen que hacerlo las grandes compañías que, en muchos casos, son sus clientes o pagan los salarios a los trabajadores que luego compran en estas pequeñas empresas", explicó el presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas (CGE).

La vacuna "sólo es el inicio de la salida" 

Según las estimaciones del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, entre diciembre y enero, la vacuna ya podría estar disponible. Desde ese momento, se empezaría a vacunar a los grupos de riesgo y, según los virólogos, se tardaría unos meses, quizás hasta junio, para que comenzaran a levantarse las restricciones impuestas a los negocios.

Sin embargo, para el presidente de la Comisión Financiera de CGE, Antonio Pedraza, éste sólo sería "el principio de la salida". Según Pedraza, se están depositando demasiadas esperanzas en la vacuna, cuando en realidad la economía y la sanidad son dependientes pero van a ritmos diferentes. "Cuando acabe el problema sanitario resurgirá la bolsa y los mercados, que siempre se adelantan entre seis meses y un año al resto de la población. También se levantará el ánimo de inversores y de los consumidores. Pero de ahí a la recuperación hay un trecho amplio y duro, porque hay 3,3 millones de autónomos y 2,8 millones de pymes, que llevan mucho tiempo sin funcionar con normalidad. Miles de ellos habrán desaparecido y los demás necesitarán un tiempo para recuperar la normalidad".  

Para el presidente de la Comisión Financiera de CGE, la recuperación económica en 2023 a la que se refiere el FMI podría ser incluso demasiado optimista. "Este escenario empezará en todo caso al final del segundo semestre de 2022, y no será una recuperación propiamente dicha para los autónomos, sino tan sólo una mejoría. En el mejor de los casos, en el que haya acabado a tiempo la crisis sanitaria y la economía retome un curso aceptable entre 2021 y 2022, la verdadera normalidad llegará en 2024". 

Tres motivos que atrasan la recuperación de los autónomos

Ayudas europeas "mal enfocadas"

La falta de optimismo de expertos y organismos internacionales atiende a tres claves fundamentales. La primera de ellas, es que "no tenemos ninguna confianza en que las ayudas europeas, sobre las que también se ha depositado mucha esperanza vayan a solucionar el problema actual. Nuestro problema ahora son las pymes y los autónomos y la mayoría de estos 140.000 millones de euros van destinados a asuntos como la energía limpia, el medioambiente o la digitalización, que no niego que sean importantes pero que sin duda no son lo que ahora mismo nos ayudará a salir de esta crisis", explicó Antonio Pedraza.

Despidos y caída de la demanda

Por otro lado, a finales de año, los economistas prevén una oleada de despidos. Muchas empresas que se acogieron al ERTE en marzo dejarán de estar obligadas en poco tiempo a seguir manteniendo el empleo por estas clausulas que estaban incluidas en los expedientes por fuerza mayor. "Da igual que suceda en diciembre que en marzo. Tarde o temprano, si no se ponen medios, los negocios tendrán que despedir", apuntó el presidente de la Comisión financiera de CGE. 

Y el problema afectará directa o indirectamente a los autónomos. "Los profesionales por cuenta propia son un elemento extremadamente sensible a cualquier cambio económico. Si a una gran empresa le va mal, por un lado, recorta compras a sus proveedores autónomos y, por tanto, a estos pequeños negocios les caen las ventas. Pero es que, además, si le va mal a esta gran empresa también va a despedir y, si despide, el trabajador que está en paro también comprará menos a estos pequeños negocios. Por eso mismo el autónomo necesita que toda la economía, a pequeña y a gran escala, vaya bien para que su negocio funcione", comentó Pedraza. Los autónomos dependen de la demanda interna y ésta se ve afectada siempre que aumenta el paro porque baja el nivel de compra del consumidor.

Desde el Consejo General de Economistas prevén que de aquí a finales de año o, como mucho, a principios del que viene, el paro pase del 16% actual a cerca de un 21%. Y esto, para los expertos consultados, será un bucle difícil de sortear, porque el paro y la bajada de la demanda incrementa todavía más el desempleo, por los despidos que se verán obligados a hacer muchos pequeños negocios que no puedan soportar esas caídas de facturación.

Dependencia del turismo

Por último, "no hay que olvidar que la recuperación económica en nuestro país va a ser posiblemente más lenta que la de la mayoría de Estados de la zona euro. Hemos perdido a muchos miles de empresas que ya no van a poder volver a abrir. Y, además, nuestra dependencia del turismo nos va a seguir jugando malas pasadas durante mucho tiempo. Los autónomos podrían entrar en una cierta normalidad en 2024. El problema es que algunos no pueden esperar tanto tiempo", concluyó el presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas. 

Los virólogos adelantan que el turismo tardará aún más en recuperarse

Si bien, para los expertos, el principio de la salida será cuando haya una vacuna y se empiece a vacunar a la población de mayor riesgo para crear un inmunidad colectiva, según la Vicesecretaria de la Sociedad Española de Virología, habría una excepción: las actividades relacionadas con cualquier viaje al extranjero. "Cuando hablamos de normalidad tras la vacunación estamos hablando de nuestro país , pero no sabemos cómo estarán los países de nuestro entorno .Probablemente, se limitarán los viajes a cualquier país o zona con menores tasas de vacunación, como podría ser Sudamérica o al Suroeste asiático".

Por eso, anticipó la viróloga, "con mucha probabilidad habrá negocios como las agencias de viajes que deberán tener disponible la información sobre el porcentaje de la población vacunada en cada país para que sus clientes sepan dónde es seguro viajar y qué destinos se tienen que dejar de ofrecer durante un tiempo". 

En los próximos meses e incluso años, la clave, "y esto es extrapolable a todos los sectores, va estar en la imaginaciónTodas las empresas, pero especialmente los autónomos y pequeños negocios, van a verse obligados a reinventarse y a inventar constantemente nuevas fórmulas. Ahora ya no se trata de cerrar sino de convivir. Es difícil, pero los negocios van a tener que aprender a salir adelante con todas y cada una de las restricciones sanitarias que se han establecido, porque aún falta un tiempo para que se levanten", explicó Covadonga Alonso

Los autónomos no experimentarán una recuperación económica hasta el 2022