jueves. 01.10.2020

LOS ICO SÓLO CUBRIRÁN EL 71% DE LAS NECESIDADES DE FINANCIACIÓN

El Banco de España alerta de que los negocios se van a quedar sin liquidez

El Banco de España alerta de que los negocios se van a quedar sin liquidez

El Banco de España ha simulado las necesidades de financiación que tendrán los negocios de aquí a final de año, en función del avance de la pandemia. Hay tres posibles escenarios y en todos ellos se prevé falta de liquidez para autónomos y pymes. Las actuales líneas ICO no cubrirán las necesidades de circulante.

El Banco de España alerta de que los negocios se van a quedar sin liquidez

De aquí a final de año, los negocios españoles – especialmente los de menor tamaño – van a necesitar más liquidez para poder salir de esta crisis. Ésta es la principal conclusión que se obtiene del último informe del Banco de España, en el que el organismo simula el comportamiento financiero de las actividades empresariales en tres posibles escenarios de recuperación económica. En todos ellos, la entidad supervisora llega a una misma conclusión: con las actuales medidas económicas y financieras, los negocios se van a encontrar con falta de liquidez .

En concreto, en en el informe ‘Las necesidades de liquidez y la solvencia de las empresas no financieras españolas tras la perturbación del Covid-19’, el BdE cifra que las necesidades de efectivo podrían llegar a superar los 230.000 millones de euros entre abril y diciembre de 2020. 

Es más, la entidad anima a los autónomos y empresarios en el informe a “utilizar sus colchones de liquidez o recurrir a nueva deuda sin avalar”. Sin embargo y a pesar de la caída sin precedentes de la facturación empresarial, el organismo supervisor reconoce que "un porcentaje no desdeñable de empresas (en torno a un 40%) habrían podido hacer frente a esta situación sin registrar déficit de liquidez ni experimentar un deterioro de su situación patrimonial”.

No obstante, también incide en que ésta no es una situación generalizada, pues hay muchos negocios que han sufrido una mayor “vulnerabilidad financiera”. En este sentido, señala a las pequeñas y medianas empresas y a los negocios más afectados por la crisis del COVID, que no son otros que los asociados al sector del turismo y ocio, de vehículos de motor, transporte, y almacenamiento.  Algunas de estas actividades, según las estimaciones del BdE, se encontrarán con dificultades para acceder a financiación, a pesar de las actuales líneas de avales públicos disponibles.

De hecho, la entidad apunta a que, si el escenario actual se prolongara, estas líneas cubrirían como mucho el acceso a financiación de tres cuartas partes de los negocios que la solicitan.

Tres posibles escenarios en los que se verán los negocios

Los negocios buscan ahora “nuevos recursos financieros para hacer frente tanto a los pagos corrientes por su actividad de explotación (suministros, alquileres, gastos financieros o costes de personal) como a los derivados de sus decisiones de inversión en activos fijos y a las amortizaciones de deuda”. Es precisamente ésta la razón por la que el organismo decide analizar y simular las necesidades financieras que tendrán los negocios en función del posible escenario de recuperación económica que se pueda alcanzar. Para ello, el Banco plantea tres posibilidades.

Liquidez-bde

  • Primer escenario: recuperación temprana. El Banco de España plantea que en este escenario, la economía se activó en el segundo trimestre y que lo continuará haciendo en los siguientes meses. Además, en este contexto es posible evitar el surgimiento de nuevos focos de la enfermedad y las medidas económicas implementadas son “eficaces a la hora de evitar la destrucción de empresas y, por tanto, del stock de capital”.
  • Segundo escenario: recuperación gradual. Aquí el BdE estudia la evolución financiera de los negocios en un escenario en el que todavía en el segundo trimestre persisten los cierres sectoriales. E introducen la posibilidad de que ocurra un nuevo brote epidémico, aunque de menor virulencia que el original. Asimismo, plantean que los daños estarán concentrados en los sectores afectados y la recuperación plena se alcanzará a largo plazo
  • Tercer Escenario: escenario de riesgo, con una recuperación muy lenta. La aparición de nuevos e importantes rebrotes de coronavirus, unido a la implantación de un nuevo y estricto confinamiento, es la posibilidad que destaca en este tercer escenario que plantea el organismo regulador.

¿Cómo se van comportar los negocios?

Así, y siguiendo las conclusiones del estudio, entre abril y diciembre de 2020 entre un 67% y un 69% de las empresas (en el escenario de recuperación temprana o del de riesgo, respectivamente) presentarán necesidades de liquidez.  Calculan que las necesidades de efectivo superarán los 224.000 millones de euros en el mejor de los escenarios y los 238.000 millones de euros, en el peor de ellos.

Por sectores, el turismo y ocio, vehículos de motor, y transporte y almacenamiento serían los peores parados. De hecho, en un supuesto escenario de riesgo, entre el 80% y el 87% de las actividades dedicadas a este sector presentarían problemas de liquidez.

Por último, el documento expone que la falta de liquidez incrementa el riesgo de impago de la deuda que tiene un negocio, hasta el punto de que cuanto peor sea el escenario de recuperación mayor será la probabilidad de no pagar. O, como recoge el informe, "el riesgo de liquidez no sólo depende de la cuantía del déficit, sino también de la facilidad de cubrirlo. En este sentido, la crisis del Covid-19, al aumentar la incertidumbre macroeconómica, ha contribuido a elevar las dificultades que puedan encontrar las empresas para acceder a la financiación externa con la que cubrir sus necesidades de liquidez”.

Para hacer frente a las necesidades de efectivo, la entidad reguladora señala que los negocios, especialmente las pymes, podrían hacer uso tanto de los activos líquidos con los que cuentan como del importe no dispuesto de sus líneas de crédito. Asegura que ambas son "vías que no suponen un riesgo, ya que su acceso está garantizado, al no depender de la decisión de un tercero. En este sentido, hay que tener en cuenta que las compañías, en especial las de menor dimensión, han venido acumulando un volumen creciente de activos líquidos desde la crisis iniciada en 2008, de modo que afrontan la crisis actual con una ratio de liquidez históricamente elevada”. A pesar de ello, reconoce que muchas actividades no lo harán y preferirán mantenerlos guardados por “precaución”; sólo harán uso de él “como último recurso”.

En cuanto a los avales y ayudas públicas – los 100.000 millones de euros de avales ICO repartidos a junio de 2020 y los nuevos 40.000 millones de euros que recoge Real Decreto-ley 25/2020 -, el BdE recomienda "mantener la proporción destinada a las empresas y el porcentaje medio avalado de cada préstamo en los mismos niveles que los de la línea ICO Covid-19, se podría generar un volumen máximo de fondos para las empresas de 51.000 millones de euros". En total, el organismo expone que las iniciativas públicas permitirán cubrir cerca de las tres cuartas partes (entre el 71% el 75%, dependiendo del escenario) de las necesidades de liquidez estimadas de las empresas para los tres últimos trimestres del año.

El Banco de España alerta de que los negocios se van a quedar sin liquidez