Miércoles. 17.10.2018

VALERIO ACEPTA LAS PROPUESTAS DE ATA Y UPTA

El Gobierno abre el diálogo para mejorar las cotizaciones de los autónomos

El Gobierno abre el diálogo para mejorar las cotizaciones de los autónomos

Hoy se ha iniciado el diálogo entre el Gobierno y las organizaciones de autónomos con el fin de acometer un plan integral que mejore la protección social y otros aspectos que preocupan al colectivo. Tras la reunión mantenida esta mañana con los líderes de ATA y UPTA, la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, se ha comprometido a desarrollar este plan en base al documento de propuestas que le han presentado ambas organizaciones. Para ello el ministerio creará dos mesas técnicas en donde, entre otras cosas, se planteará modificar de forma “racional” el modelo de cotizaciones al RETA, realizar una profunda reforma de la prestación por cese de actividad, lanzar una campaña informativa para que los autónomos conzcan lo que cotizan, eximir de abonar la cuota a los autónomos cuando están de baja o acometer la formación.

El Gobierno abre el diálogo para mejorar las cotizaciones de los autónomos

Modernizar de forma “racional” el RETA (Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia de la Seguridad Social (RETA) a partir de un sistema que, por un lado, rebaje la cuota a los autónomos con menores ingresos y, por otro, anime a mejorar la cotización de aquellos con rentas más altas. Esta es la columna vertebral del documento que ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos) y UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos) han presentado esta mañana a la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio. El encuentro, que ha sido calificado de "fructífero" por Valerio, ha dado como resultado inmediato la puesta en marcha de dos mesas de técnicas que comenzarán a trabajar en agosto en base las propuestas consensuadas por ambas organizaciones. Una dependerá del área de Trabajo y otra de Seguridad Social. En ambas se van a "estudiar en profundidad" medidas de calado para el colectivo y que supondrán el punto de partida del Plan Integral que mejorará la protección social de los autónomos.

Entre las cuestiones que se tratarán desde el departamento que dirige Octavio Granado, secretario de Estado de Seguridad Social, la principal será la reforma del sistema de cotizaciones al RETA con el objetivo de "aproximarlas a sus ingresos netos y con un tratamiento especial para aquellos que no lleguen al SMI", ha explicado Valerio a los periodistas. Otra de las tareas será la de analizar cómo favorecer el acceso a la prestación por cese de actividad, llamado "paro de los autónomos", mediante una "reforma en profundidad" de esta cotización. La ministra se quejó de que, actualmente, las mutuas recaudan 135 millones de euros anuales de los 500.000 autónomos dados de alta en cese de actividad  y sólo se destinan 18 millones a abonar las prestaciones porque la ley pone demasiadas trabas para su cobro. Esta mesa técnica también analizará la propuesta de ATA y UPTA para que los autónomos societarios no tengan que pagar ellos su cotización sino que sea la empresa quién lo haga.

Además, la Seguridad Social ha acogido la idea de las organizaciones de autónomos dirigida a lanzar una campaña informativa que detalle los derechos y prestaciones que los profesionales por cuenta propia han generado según su nivel de cotización y cómo se pueden ampliar si lo hacen por una cuantía superior.

Por su parte, la mesa que dependerá de la secretaria de Estado de Trabajo, Yolanda Valdeolivas, se centrará en las cuestiones relacionadas con el acceso a la formación y el diseño de un modelo adecuado a las particularidades el colectivo. La representatividad de las asociaciones y la creación del Consejo del Trabajo Autónomo será una materia urgente ya que debería estar resuelto en octubre. A este respecto  Valerio ha avanzado que se pondrá en marcha "cuanto antes". Uno de los temas con más calado se centrará en poner coto al uso fraudulento de la figura del autónomo, especialmente en las cooperativas, al igual que definir y regular la figura del TRADE (Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente) o establecer un sistema eficiente de prevención de riesgos laborales. 

Valerio se ha comprometido a "mantener una línea directa de comunicación" con los representantes de un colectivo que aglutina a cerca de 3,3 millones de personas y que se encuentran el epicentro de la generación de empleo en España. Diálogo que se extenderá a las carteras de Hacienda y Economía, a las que ya se ha dado traslado del documento. "El Gobierno tiene como objetivo hablar con los autónomos", ha dicho y ha aplaudido que ATA y UPTA hayan alcanzado un acuerdo en materias de especial relevancia para el colectivo, como las cotizaciones sociales. "Es un buen punto de partida", ha destacado. 

El documento de ATA y UPTA

Más allá del nuevo modelo de cotización, el documento consensuado por las dos asociaciones que representan al 87% de los trabajadores por cuenta propia de España y que hoy se ha presentado a la ministra propone más medidas, entre ellas bonificar el 100% de la cuota de Seguridad Social para autónomos que estén en situación de incapacidad temporal. Una “reivindicación histórica que supone una magnífica medida social para nuestro colectivo, y que tenemos que situar en la agenda de medidas urgentes”, ha explicado Amor.

Asimismo, proponen incentivar fiscalmente a los autónomos que quieran elevar su base de cotización a la Seguridad Social, por encima de la mínima establecida en el tramo en el que estén situados, en la línea de las aportaciones a los planes de pensiones privados, todo ello en el marco de una potencial reforma del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

ATA y UPTA han propuesto a Valerio “ir cerrando la brecha de prestaciones con el Régimen General”. También se ha solicitado incrementar las pensiones que están por debajo del SMI anual por encima del IPC hasta que confluyan con el Salario Mínimo para que en el futuro las pensiones de jubilación de los autónomos sean suficientemente dignas. A este respecto y para avanzar en cuestiones como la jubilación parcial, accidentes de trabajo, cese de actividad o formación se hace necesario recuperar el diálogo institucional entre las asociaciones con más representación y los ministerios competentes, especialmente el de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, es “requisito imprescindible”, ha afirmado Amor. Tanto ATA como UPTA han insistido en que la situación de vacío institucional que padece el colectivo que continúa a la espera de que se constituya el Consejo del Trabajo Autónomo que refleje la representatividad e implantación de cada una de las asociaciones en las distintas comunidades autónomas. 

Definir la figura del Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente (TRADE) a través del cruce de datos entre las Administraciones de Hacienda y Seguridad Social es otra de las peticiones que se recogen en el documento que los autónomos han puesto encima de la mesa de Valerio. Asimismo, han propuesto crear un registro obligatorio de TRADES por el que el autónomo esté obligado a comunicar la empresa o grupo de empresas para la que mayoritariamente presta sus servicios, así como incluir el Registro Administrativo de los Acuerdos de Interés Profesional (AIP). En este punto también se pide aumentar las competencias de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social así como el desarrollo de un régimen sancionador por incumplimientos en materia de regulación y contrato de los TRADES. También en el caso de este colectivo se ha planteado hacer obligatoria la cotización por cese de actividad.

También, se han solicitado establecer criterios transparentes para que los autónomos accedan a los programas de formación programada o bonificada y diseñar un plan de incorporación del colectivo a los programas de formación dual. E instar a la Fundación de Prevención de Riesgos Laborales a que desarrolle acciones específicas para el colectivo de autónomos. 

Por otra parte, la ministra ha incidido en que desde el Ministerio de Trabajo se está procediendo a analizar el resultado de políticas como las tarifas planas de cara a mejorar su eficiencia desde el punto de vista del afloramiento de muchas actividades que se ejercen en la economía informal. 

Cotizar en cinco tramos

Tras la reunión el presidente de ATA, Lorenzo Amor, y el secretario general de UPTA, Eduardo Abad, han coincidido en que “ningún autónomo debe pagar por encima de sus ingresos reales y se debe proporcionar el esfuerzo de aquellos que se encuentran sobrepasando el límite de una presión contributiva razonable”. La propuesta de nuevo modelo de cotización -surgida a partir del diálogo y el consenso entre ATAy UPTA- que se ha presentado a Trabajo apuesta por un sistema que tiene en cuenta los ingresos netos reales. La idea es establecer unas bases mínimas por tramos “que permitan equilibrar el esfuerzo contributivo”.

Si Trabajo da el visto bueno los autónomos podrán elegir entre cinco tramos de cotización según sus rendimientos netos anuales:

  • Tramo 1.- Autónomos con ingresos totales netos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), actualmente 10.302,60 euros anuales. Estarían obligados a darse de alta en el RETA -actualmente no existe tal obligación- y abonarán una cuota a la Seguridad Social de 50 euros mensuales durante un periodo máximo de dos años, con posibilidad de acogerse a dos prórrogas sucesivas. Cada anualidad deberán acreditar (con su declaración fiscal) que sus ingresos se encuentran dentro de límite establecido.
  • Tramo 2.- Autónomos con rendimientos netos totales superiores al SMI e inferiores a 30.000 euros anuales. Mantendrían su cotización actual y podrán elegir de forma voluntaria entre la base mínima y la máxima acordada cada año entre Trabajo y las asociaciones de autónomos. Todo ello con las excepciones, bonificaciones o reducciones actualmente existentes.
  • Tramo 3.- Autónomos que tengan rendimientos netos anuales entre 30.000 y 40.000 euros. Podrían elegir libremente su base pero cotizarían en términos actuales sobre una base equivalente a la base del Grupo 1 del Régimen General, que en 2018 se encuentra entre 1.199,10 y 3.803,70 euros.
  • Tramo 4.- Autónomos con ingresos netos anuales entre 40.000 y 60.000 euros. La base de cotización sería 1,5 veces la base mínima establecida cada año en el RETA. Al igual que en el caso anterior elegirían cada año entra la base mínima y la máxima,
  • Tramo 5.- Autónomos con rentas netas anuales superiores a 60.000 euros.  Aunque puedan elegir la base por la que cotizarán cada año, tendrán obligación de regularizar su base al equivalente a dos veces la base mínima que se acuerde para el RETA.

Las regularizaciones para los tramos tres, cuatro y cinco se efectuarán antes del 30 de junio de cada año. Es decir, una vez finalice del ejercicio fiscal del año previo, por tanto una vez conocido el rendimiento neto obtenido por los autónomos en dicho ejercicio (el del año anterior).

Con respecto a los 700.000 autónomos societarios, ATA y UPTA defienden que sea la sociedad quien abone las cotizaciones que se calcularán en base a la retribución que perciba. Algo, que ya planteó Lorenzo Amor durante su comparecencia en el Pacto de Toledo en diciembre de 2016 y con lo que se estima se podría incrementar la recaudación del reta entre 1.500 y 2.000 millones de euros.

En cuanto al cálculo de la pensión, este se realizará según la base de cotización por la que le correspondería cotizar el siguiente año fiscal, aunque hubiera elegido una base inferior durante dicho periodo.  

El Gobierno abre el diálogo para mejorar las cotizaciones de los autónomos