lunes. 06.12.2021

PREVISIONES DEL PLAN DE ESTABILIDAD 2021-2024

El Gobierno avisa de que en 2022 desaparecerán las ayudas para autónomos por motivo del COVID

Pedro-sanchez-consejo-ministros
La última actualización del Programa de Estabilidad 2021-2024 que el Gobierno envió a Bruselas prevé, entre otras cosas, la "total desaparición" del cese de actividad y los ERTEs extraordinarios "a partir de 2022".
El Gobierno avisa de que en 2022 desaparecerán las ayudas para autónomos por motivo del COVID

El Gobierno quiere poner punto y final a partir del año que viene a todas las ayudas y prestaciones para autónomos y empresas que se pusieron en marcha a raíz del coronavirus. El Ejecutivo ya tiene la vista puesta en disminuir cuanto antes el gasto extraordinario que ha generado la pandemia. Tanto es así que en la última actualización remitida a Bruselas del Programa de Estabilidad 2021-2024 afirma que "a partir de 2022" desaparecerán "todas" las medidas económicas puestas en marcha para combatir la pandemia.

El documento, prevé también un aumento de los sueldos de los funcionarios y un incremento en las pensiones en línea con la evolución del IPC entre este año y 2024.

Uno de los desembolsos más importantes que tuvo que asumir la Administración durante el año pasado y que continuará a lo largo de 2021 ha sido la partida de subvenciones, fundamentalmente por las exoneraciones de los ERTE y la prestación extraordinaria por cese de actividad. En cuestión de meses, ambas medidas pasaron a cubrir a millones de autónomos, empresas y empleados. Sin embargo, el Gobierno es consciente de que los fondos de los que dispone son limitados y que la factura de las ayudas es cada vez más elevada, teniendo en cuenta que en septiembre el desembolso acumulado de recursos públicos para sostener las exoneraciones de los ERTE, las ayudas para autónomos y las bajas ya superaría los 23.000 millones de euros, según las últimas previsiones del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Por ello, a expensas de lo que se acuerde en las próximas mesas de negociación con los agentes sociales y de otras medidas estructurales que se puedan poner en marcha, el Gobierno ya prevé la "total finalización" de las ayudas para autónomos y empresas -los ERTE y el cese de actividad extraordinarios y la Incapacidad Temporal a raíz del COVID-19", en 2022, a pesar de que, en dichas fechas, buena parte del colectivo, posiblemente, siga necesitando estas medidas para salir adelante.

Las tres medidas económicas a las que se refiere el Ejecutivo en el documento enviado a Bruselas consisten en una prestación mensual por cese de actividad para los autónomos y una exoneración de sus cuotas; una exención para los empleadores de una parte del pago de las cotizaciones por sus trabajadores en ERTE a la Seguridad Social y un aumento de la cuantía de la Incapacidad Temporal, hasta el 75%, al asemejarla a enfermedad profesional.

Por el momento, las ayudas durarán hasta septiembre del 2021

Al menos las dos primeras medidas durarán hasta septiembre, en virtud del acuerdo alcanzado el pasado mes de mayo entre los agentes sociales y el Gobierno. No obstante, ya en 2021, el documento avanza que habrá una caída sustancial del gasto en subvenciones respecto al año anterior. Previsiblemente, por la reactivación de una parte de los negocios que dejarán de estar acogidos tanto a las ayudas por cese de actividad como a los expedientes. En 2022, el gasto sería todavía menor debido a "la total desaparición" de estas medidas, según afirma el documento.

Concretamente, el programa apunta que, ya este año, "se observará una leve caída del peso en términos de PIB de prácticamente todas las partidas de gasto, lo que se explica por la caída del gasto en intereses, prestaciones sociales y subvenciones, al ir superando progresivamente la todavía situación de pandemia existente". 

Y esta misma caída del gasto se potenciará para el resto de años, "por la finalización a partir de 2022 de todas las medidas de ámbito laboral adoptadas para combatir la emergencia sanitaria originada por el COVID-19 (Prestaciones por cese de actividad, Exoneración de cuotas de la SS, exoneraciones ERTES, Exoneración Autónomos, e Incapacidad Temporal COVID)", dice el documento. 

Se prevé una caída del 21% del gasto en subvenciones para el año que viene

A pesar de que la extensión de  las medidas en el ámbito laboral "aprobadas para mitigar los efectos de la pandemia sobre el mercado de trabajo y los colectivos más vulnerables seguirán impactando en las partidas de gastos en 2021", el Gobierno reconoce que el desembolso en subvenciones, disminuirá en 2021 un 18,3%, hasta el 1,4% del PIB," nuevamente por el menor impacto en 2021 de las exoneraciones de cuotas a la Seguridad Social tanto de los trabajadores en ERTE como de los autónomos en cese de actividad prorrogados", apunta el Programa de Estabilidad. 

Y a partir de 2022 es cuando "se prevé la total finalización de medidas COVID, lo que supondrá una caída del 21%, estabilizándose el gasto en subvenciones, a partir de 2023, en el 1% del PIB".  Con esto se deduce que, a expensas de lo que se consensue en próximas mesas de negociación con los agentes sociales, es muy probable que esta extensión que se acordó en junio y que durará hasta septiembre, tanto de las ayudas por cese de actividad como de los ERTEs, termine siendo la última -o penúltima- prórroga de las ayudas para autónomos y empresas a raíz del coronavirus.. 

Fin de los ERTEs y cese extraordinario e IT a raíz del COVID

De momento, lo único seguro es que los autónomos todavía disponen hasta septiembre de cuatro modalidades de prestación que cubren las diferentes circunstancias en las que se pueda encontrar el trabajador por cuenta propia : dos para cubrir a los autónomos que esperan en los próximos meses una caída de ingresos y baja facturación, otra para casos en los que la autoridad sanitaria correspondiente les cierre el negocio, y una última para cubrir a los trabajadores por cuenta propia de temporada. Así mismo, y como novedad, se puso en marcha una exoneración en las cuotas hasta septiembre que, como ocurrió el verano pasado, será decreciente mes a mes y cubrirá a todos aquellos autónomos que, habiendo percibido el cese de actividad hasta mayo, no pidan las demás prestaciones. 

Además, los empleadores también pueden acceder a diferentes exoneraciones en sus cuotas a la Seguridad Social por sus trabajadores en ERTE. Si recuperan a un trabajador, estarán exonerados de un 95% de las cotizaciones y, si no, tendrán exenciones decrecientes del 85% al 70%, en los próximos cuatro meses.

Por último, y también como medida extraordinaria, la infección por coronavirus fue calificada como enfermedad común asimilada a accidente de trabajo en el Real Decreto-ley 6/2020, de 10 de marzo, por el que se adoptan determinadas medidas urgentes en el ámbito económico y para la protección de la salud pública. De este modo, los trabajadores por cuenta propia contagiados u obligados a aislarse por el virus, pudieron percibir un 10% más de su base, ya que la enfermedad común da sólo derecho a un 65% de la base de cotización, mientras que el accidente de trabajo permite cobrar un 75%.

Aumento de las pensiones y paga compensatoria

Por otro lado, el Gobierno prevé también en el Programa de Estabilidad 2021-2024 un incremento en la retribución de los empleados públicos y de las pensiones en línea con la evolución del IPC (Índice de Precios de Consumo) para este año, y hasta 2024.

De hecho, el documento no sólo recoge el incremento en las pensiones -de jubilación, viudedad, orfandad...- por la revalorización con arreglo al IPC a la que ya se había comprometido el Gobierno, sino que también prevé para el año que viene "una paga compensatoria por una inflación en 2021 posiblemente más alta del 0,9% al que se han revalorizado las pensiones este año".

El Gobierno avisa de que en 2022 desaparecerán las ayudas para autónomos por motivo del COVID