La incertidumbre política hace mella en el autoempleo

La EPA confirma la desaceleración del crecimiento del colectivo de autónomos.
La incertidumbre política hace mella en el autoempleo

Los resultados de la EPA (Encuesta de Población Activa) constatan la desaceleración en el crecimiento del autoempleo, que se avanzaba en el Informe de afiliación a la Seguridad Social de cierre de 2016. El número de trabajadores por cuenta propia se incrementó, en términos interanuales, en 14.000 nuevos activos, un 40% menos que el pasado año (23.300) y cerca de un 70% inferior a los resultados de 2014 (43.400).

Además de lo anticíclico del régimen, por su condición de refugio de aquellos que perdieron su trabajo durante la crisis, la incertidumbre política y la falta de medidas orientadas a impulsar el autoempleo son las causas que se encuentran detrás de este frenazo.

Ante lo que ha calificado como “sequía normativa” Lorenzo Amor, presidente de ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos) instaba al Gobierno a “convocar cuanto antes a las organizaciones de autónomos con el fin de buscar soluciones”, así como a poner en marcha en el menor tiempo posible la Ley de Medidas Urgentes para el Trabajo Autónomo que se encuentra actualmente en periodo de alegaciones.

Desde CEIM (Confederación Empresarial de Madrid) también se han pronunciado en la misma línea y consideran “imprescindible mantener un modelo fiscal con impuestos bajos que genere un entorno atractivo para vivir e invertir”, afirmaban mediante un comunicado. Asimismo han puesto el acento en la rebaja de los costes salariales, la mejora de la factura energética y la contención salarial como medidas para impulsar la competitividad y la creación de empleo.

En un tono menos crítico se ha pronunciado Antonio Garamendi, presidente de Cepyme (Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa), quien declaraba que “los datos hay que verlos con optimismo. Hay que fijarse en la tendencia y no en el dato puntual, y la tendencia es que se está creando empleo”. Garamendi también ha llamado la atención sobre los datos “muy positivos” con los que ha cerrado el ejercicio el sector industrial, con 115.700 ocupados más. Por su parte, su hermana mayor CEOE, la patronal de los emprensarios, ha insistido en que “es preciso seguir ahondando en reformas estructurales” que favorezcan la flexibilidad, así como evitar el incremento de costes salariales para las empresas ya que “esto afectará a su productividad y lastrará la creación de empleo”.

Misma sintonía que la de la patronal de empresas de trabajo temporal, Asempleo, donde se muestran “sorprendidos” porque la desaceleración “llega antes de lo esperado”. A este respecto abundan en “la necesidad de flexibilizar el mercado laboral” a partir de una “reforma profunda” de las políticas activas de empleo.

Caen los empleadores

 

Otro dato nada halagüeño es el relativo al número de empleadores. Caen en 12.700 mientras que en 2015 sumaban un total de 37.100. Tendencia que podría acentuarse durante este ejercicio si tenemos en cuenta el perjuicio de la subida de las bases mínimas de cotización en un 8% a los autónomos societarios. Incremento que supondrá la cuota número 13 para el colectivo, o lo que en términos económico viene a ser que tendrán que pagar 305 euros más al año a la Seguridad Social. Cuantía a la que hay que añadir el incremento de en torno a 1.000 euros en los costes salariales de cada trabajador.

Pese a la campaña de Navidad, en términos generales cabe destacar la caída del número de ocupados en 19.400 personas entre los meses de septiembre y diciembre de 2016. Dato del que el sector público es el principal causante. Se perdieron 17.800 empleos frente a los 1.600 del sector privado. Con todo durante los últimos 12 meses se crearon 413.900 personas lo que sitúa la tasa anual en un 2,29%.

Otro dato positivo lo arroja la contratación indefinida que crece en 169.900 personas en términos interanuales. Avance pese al cual la temporalidad continúa a la cabeza con un total de 226.700 contratos de duración determinada.

Compromiso del Gobierno

 

Por mucho que la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, durante su comparecencia en el Senado esta mañana, haya dado relevancia a la caída “histórica” del paro en 83.000 personas (hasta los 4.237.800 parados), lo que coloca la tasa al 18,63%, el Gobierno reconoce que queda mucho camino por recorrer y empieza a tomar posiciones frente a los síntomas de clara ralentización.

Refiriéndose en concreto al colectivo de autónomos, al que ha calificado de “prioritario” para la creación y la mejora del empleo en España, Bañez ha venido a decir que no hay que dormirse en los laureles, instando a los grupos políticos al consenso para que la Ley de Medidas Urgentes para el Trabajo Autónomo, vea la luz cuanto antes. Un texto que recogerá entre otras medidas la ampliación de la Tarifa Plana de 50 euros de seis a 12 meses, la modificación del régimen de altas y bajas en el RETA para que éstas sean efectivas el mismo día o la rebaja de quince puntos en los intereses de demora en el pago de cuotas a la Seguridad Social.

La incertidumbre política hace mella en el autoempleo
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad