jueves. 28.10.2021

EN BREVE SE HARÁ PÚBLICO LA NUEVA HOJA DE RUTA

La Inspección va a ser reforzada para vigilar aún más los centros de trabajo de autónomos y empresas

negocio-cese-actividad-

El Ministerio de Trabajo última un nuevo plan de acción 2021-2023 para la Inspección de Trabajo y Seguridad Social. Con él se pretende intensificar las actuaciones en los negocios incrementando el número inspectores.

La Inspección va a ser reforzada para vigilar aún más los centros de trabajo de autónomos y empresas

La Inspección de Trabajo y Seguridad Social contarán con una plantilla aún mayor y más capacidades para vigilar el posible fraude laboral en los centros de trabajo de autónomos y empresas. La intención de la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social es “redimensionar” y “remozar” este organismo para cumplir con la Agencia 2030 del Gobierno y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Para ello, está ultimando la que será la nueva hoja de ruta de la Inspección durante 2021 y 2023, que afectará indudablemente a los trabajadores por cuenta propia. Se va a actuar en cinco ejes y se va a utilizar más la inteligencia artificial.

Durante la comparecencia de este lunes ante la Comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en el Senado, Díaz aseguró que se están “culminando las tareas” de lo que ha denominado como Plan Estratégico 2021-2023, que es la continuidad del Plan Director por un Trabajo Digno y en el que se establece las nuevas directrices para la Inspección de Trabajo, en su objetivo de atajar con el fraude laboral.

“Con este nuevo Plan lo que queremos es redimensionar la Inspección de Trabajo al Siglo XXI. Queremos remozar y dar altura a este organismo para atender las necesidades de nuestro país y las nuevas demandas del mercado de trabajo” dijo la ministra de Trabajo. Y comentó que por ello, la nueva hoja de ruta tiene como referencia la Agenda 2030 del Gobierno y los Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Se quiere reforzar la plantilla de la Inspección de Trabajo

Para cumplir con ese objetivo, el Ministerio de Trabajo y Economía Social quiere, entre otros aspectos, reforzar la plantilla de la Inspección del Ministerio. “Hemos hecho un esfuerzo de personal que se ha materializado en la ampliación de 165 nuevas personas para la convocatoria de 2019 y 204 para 2020” comentó Díaz. Que continuó diciendo que el objetivo es seguir incrementado el número de inspectores, porque “el resultado de la intensificación inspectora tiene mucha relevancia para el mercado laboral”.

En este sentido, expuso algunos de los resultados de este organismo durante los últimos años. Así, por ejemplo, la Inspección de Trabajo ha conseguido convertir, sólo en 2020, 155.905 contratos temporales irregulares en indefinidos, también ha recaudado más de 18 millones de euros por sanciones en las 10.000 inspecciones agrarias que se han acometido. Y se han aflorado entre 2020 y hasta 30 de mayo de 2021 más de 13.349 falsos autónomo y se ha recuperado un importe por expedientes liquidatorio por 93,3 millones de euros. “El trabajo de la Inspección habla por si mismo pero aún queda mucho por hacer” finalizó la ministra de Trabajo.

Sin embargo, para la presidenta del Sindicado de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social (SITS), Ana Ercoreca, “si se quiere ejecutar el Plan que quiere poner en marcha el Ministerio se deben reforzar la Inspección en todos los sentidos: incrementar la plantilla, mejorar las condiciones tanto de los inspectores como de los administrativos”. A su modo de ver, “diseñar un Plan de actuación no sirve de nada sino se compaña de un refuerzo de la Inspección. De lo contrario, va a ser papel mojado”. Y denunció que frente a otros países europeos, como Italia, que tienen una plantilla de 4.000 inspectores de trabajo, en España ronda sólo los 1.000.

¿Cómo va a afectar el nuevo Plan de Inspección para los autónomos?

Ercoreca comentó que si bien es cierto que le sometieron hace unos meses el Plan Estratégico 2021-2023 a consulta, que éste fue incluso aprobado por el Consejo Rector, “aún no hemos visto el borrador final. Es verdad que se están terminando los trabajos y se está a la espera de salir aprobado. No obstante aún no se conocen cuáles serán las novedades del Plan de actuación de la Inspección”.

Aunque aún el Gobierno no ha hecho público el Plan, la presidenta de SITS sí que reconoció que el Plan volvía a incluir “algunas de las líneas principales de la actuación de los inspectores de trabajo”. Algunas de ellas son:

  • Los falsos autónomos.
  • El registro de igualdad salarial.
  • El abuso del contrato temporal.
  • Los becarios.
  • El registro horario.

Por último, Ercoreca comentó la importancia que tenía para los trabajadores por cuenta propia las actuaciones que cometían los inspectores de trabajo. "Las malas prácticas en el mercado laboral acaban afectando y perjudicando  a los negocios. Por ejemplo, una actividad que contrate un falso autónomo, podrá establecer precios más bajos que la competencia a raíz de realizar ese fraude. Estamos hablando ya de un tema de competencia desleal”.

Una Inspección que tiende a la robotización

A falta de conocer el texto final del Plan, hay que tener presente el proyecto en el que estaba trabajando a principios de año el Ministerio de Trabajo y Economía Social  y con el que se pretendía utilizar no sólo el Big Data y la inteligencia artificial para atajar el fraude a la Tesorería, sino que también se pretendía usar esos robots para "automatizar" el proceso sancionador.

Así lo planteaba el proyecto de Real Decreto por el que se modifica el Reglamento de Organización y Funcionamiento de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, al que tuvo acceso este digital y que está todavía sujeto a cambios. En el texto se explica que se aplicarán las nuevas tecnologías en el ámbito de actuación de la Administración para, por un lado, permitir el análisis masivo de datos para "la detección del incumplimiento" y, por otro, para que pueda "iniciarse el procedimiento sancionador mediante la extensión de actas de infracción automatizadas, es decir, sin la intervención directa de un funcionario".

La robotización de la detección de fraudes en la Tesorería es una meta que no compartía el Sindicato de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social (SISTS), que advirtió que los autónomos pueden verse dañados por la futura implantación de este sistema “Los pequeños negocios pueden verse perjudicados por la utilización de bots - mecanismos robotizados que se basan en la Inteligencia Artificial- para la detección de fraudes” aseguró Ana Ercoreca, presidenta del Sindicado de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social (SITS). Según explicó, las grandes empresas suelen tener una infraestructura y capacidad económica para hacer frente a sus procedimientos administrativos, mientras que los pequeños negocios no cuentan con esta ventaja. “Asumen muchas veces sus obligaciones de manera personal, lo que implica que cometan fallos. Estamos hablando, por ejemplo, de autónomos que tienen un empleado y cuya relación con la Tesorería, no se puede comparar al control que hace una gran empresa” apuntaba Ercoreca el pasado enero.

La Inspección va a ser reforzada para vigilar aún más los centros de trabajo de autónomos y empresas