Martes. 25.06.2019

A LA ESPERA DE LA LEY DE PRESUPUESTOS

IVA, intrusismo o precariedad, temas pendientes de los veterinarios en 2019

IVA, intrusismo o precariedad, temas pendientes de los veterinarios en 2019

Varios asuntos pendientes de calado esperan a los veterinarios en el año que acaba de empezar. A los problemas de saturación de la profesión y su consiguiente precarización se añade la sombra del intrusismo. Además, 2019 comienza sin que se haya concretado aún la prometida bajada del IVA para su actividad.

IVA, intrusismo o precariedad, temas pendientes de los veterinarios en 2019

El sector de los veterinarios en España, en el que casi 7.000 profesionales ejercen por cuenta propia, se enfrenta en este recién estrenado 2019 a varios asuntos pendientes. Uno de ellos acaba de ser denunciado por el Consejo General de Colegios Veterinarios de España (Covet): el intrusismo. Diciembre ha acabado con una guerra abierta entre los profesionales veterinarios y los fisioterapeutas. La controversia sobre el papel de los fisioterapeutas en los cuidados y la rehabilitación de animales viene de atrás pero estos últimos días se ha recrudecido ante un comunicado de la Asociación Española de Fisioterapia aplicada en Animales en el que defienden su implicación en la salud animal y piden una “cooperación interprofesional”. Estos profesionales se quejan de que los veterinarios “se arrogan competencias exclusivas en materia de Fisioterapia Veterinaria cuando la realidad es que esta disciplina no existe como tal”, sino sólo la Fisioterapia como tal ejercida por fisioterapeutas.

El Consejo General de Colegios Veterinarios de España (Covet) no ha tardado en responder. Según esta institución, “la función de prevención y lucha contra las enfermedades animales y, por tanto, cualquier tipo de actuación destinada a la prevención, diagnóstico, curación, rehabilitación o recuperación de los animales es específica y exclusiva del colectivo de profesionales veterinarios", de acuerdo con la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias. Esta norma, añade el Covet, regula que los fisioterapeutas sólo pueden atender a personas. La rehabilitación de animales, siguen argumentando, forma parte de la función de los veterinarios, con lo que si la llevan a cabo otros profesionales puede dar lugar a “penas por intrusismo profesional”.

Bajada del IVA

El segundo asunto pendiente con que comienza 2019 es el de la bajada del IVA para el sector. En el acuerdo presupuestario alcanzado el pasado octubre entre el Gobierno y Unidos Podemos se incluyó expresamente la bajada del tipo general del 21% del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) al reducido del 10% para las actividades veterinarias en animales de compañía. El año ha empezado con la prórroga automática de los Presupuestos de 2018 porque el proyecto de los de este año está pendiente de su tramitación ante la incertidumbre de los apoyos parlamentarios. La bajada del tributo sigue, pues, en el aire. O no, porque existe un plan B, afirman en el Covet. Los responsables del Consejo General se han reunido con representantes de todos los grupos políticos y hasta el Grupo Popular, el más reacio a la bajada del IVA hace meses, parece dispuesto ahora a apoyarla. Si no se aprueban los Presupuestos del Estado para 2019, lo más probable es que se concrete la medida mediante un Real Decreto que sería apoyado en el Congreso por gran parte de los grupos parlamentarios.

Saturación de profesionales

Otro problema al que se enfrentan los veterinarios españoles este año, como en anteriores, es el de la saturación de profesionales. El origen se encuentra, según el Covet, en el exceso de facultades universitarias en las que se imparten los estudios de Veterinaria. En la actualidad, hay 13 facultades donde se pueden cursar estos estudios y obtener el Grado de Veterinaria, entre centros públicos y privados. La consecuencia es, a juicio del Covet, la precarización del oficio y el hundimiento de las tarifas del sector, pues aprovechando que en España cada vez más hogares poseen un animal de compañía -uno de cada cuatro- ha aumentado la tendencia de montar clínicas veterinarias entre los recién titulados, los cuales, para competir, tiran los precios.

Venta de medicamentos

En 2019 aún queda un cuarto punto muy importante para el sector que necesita una solución: la autorización para que los veterinarios puedan suministrar directamente medicamentos a los animales. Hoy en día, y a causa de la Ley del Medicamento, los veterinarios sólo pueden recetar medicamentos pero no venderlos ellos mismos.

El Consejo General ha mantenido ya reuniones con los ministros de Sanidad, María Luisa Carcedo, y de Agricultura, Luis Planas, para desbloquear esta situación que afecta a los ingresos del sector.

IVA, intrusismo o precariedad, temas pendientes de los veterinarios en 2019