Domingo. 24.03.2019

LAS ASOCIACIONES RECHAZAN LA MEDIDA

Registrar la jornada de los empleados será una nueva traba para los autónomos

Registrar la jornada de los empleados será una nueva traba para los autónomos

El registro obligatorio de jornada que pretende aprobar el Gobierno el próximo viernes, en el último Consejo de Ministros de la legislatura, supondrá una nueva traba para los pequeños negocios que se verán obligados a informar mensualmente a los sindicatos de las horas ordinarias y extraordinarias que realizan a diario sus empleados.

Registrar la jornada de los empleados será una nueva traba para los autónomos

Este viernes está previsto que se apruebe el Real Decreto Ley que contiene diversas medidas con las que el Gobierno dará marcha atrás con parte de la Reforma Laboral de 2012, que ha permitido crear cerca de dos millones de empleo y se ha reducido 8,4 puntos la tasa de paro (del 22,85% al 14,45%). Una de estas es el registro obligatorio de jornada.

A instancias de los sindicatos y de la Inspección de Trabajo y con el rechazo de la patronal, la nueva norma a la que previsiblemente se dará luz verde en el último Consejo de Ministros de la legislatura obligará a las empresas, a las pymes y a los autónomos -tanto personas físicas como societarios- con trabajadores a su cargo llevar al día una hoja de registro en la que quede constancia expresa tanto de la jornada como de la hora de entrada y salida de cada  uno de sus empleados. En definitiva, una traba más para los autónomos.

El objetivo es, “controlar el abuso ilegal que presuntamente se comete con las horas extraordinarias”, explica Toni Ferrer, secretario de Empleo de la Ejecutiva Federal del PSOE.

Ahora bien, "aunque la intención es correcta, el derecho es sosiego estudio y meditación y analizar cuáles son las consecuencias. Especialmente en un país como España en que el tejido empresarial está compuesto principalmente por pequeñas empresas y autónomos”, responde el abogado laboralista Alberto Ara. O dicho de otra manera, según los expertos esta medida tiene su lógica en la gran empresa pero dificulta enormemente el día a día de los autónomos con empleados y el de las microempresas. Máxime cuando muchas de ellas están muy digitalizadas y ya no se aplican las viejas rigideces de jornadas. Muchos trabajadores cumplen por objetivos y se distribuyen ellos mismos el horario.

Lo cierto es que en el caso de los trabajadores por cuenta propia el efecto inmediato del registro horario será que se multiplicará el papeleo. Si la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados da finalmente el visto bueno a la medida, los empleadores tendrán que entregar cada mes una relación de las horas “ordinarias” trabajadas a sus empleados e informar igualmente a los sindicatos. Asimismo, ésta deberá estar a disposición de la Inspección de Trabajo en el Libro de Visitas.

Esto último se antoja especialmente complejo en las microempresas y pequeños negocios. Según el Estatuto de los Trabajadores, no es obligatorio contar con un representante de los empleados si la sociedad no supera los 10 trabajadores y es voluntario a partir de seis. Así, “a día de hoy no habría posibilidad de entregar la copia del registro horario a los sindicatos, a menos que la redacción requiera que se constituya una comisión al efecto”, explica Ara. Es necesario recordar que el 90% de las empresas españolas tienen menos de 10 trabajadores y no existe representación sindical.

Además de esta laguna -que debería aclararse en la redacción del Real Decreto-, queda pendiente por determinar qué va a ocurrir con aquellos profesionales cuyos horarios son flexibles. Es el caso, entre otros de abogados, periodistas, médicos… Así como la de quienes no desarrollan su actividad en las sedes de las empresas, como comerciales, visitadores médicos, teletrabajadores… A este respecto, el Gobierno estaría barajando que estas especificidades “se regulen a través de la negociación colectiva”, aclara Ferrer. Esto conllevaría de facto, la modificación de los convenios colectivos, algo “muy improbable” para el jurista laboral que incide en que “la negociación colectiva no puede descender a estas cuestiones”.

Modelo y registro de horas extraordinarias sin aclarar

El desarrollo reglamentario del Real Decreto deberá aclarar cómo deberá procederse con el registro. Si se empleará un modelo único, si éste deberá ser telemático o si es suficiente con una hoja en papel firmada por el trabajador tal y como ya ocurre en el caso del tiempo parcial, donde sí es obligatorio que las empresas lleven un registro de jornada.

En este punto, fuentes de la Inspección de Trabajo añaden que, a nivel técnico “se hace necesario articular un plazo de variaciones en función de la demanda de servicios y las modificaciones de jornada se podrán tramitar de forma telemática a través del sistema RED”.

Asimismo, y para que la normativa surja efecto “se debe tipificar el incumplimiento”, comenta el secretario de Empleo de la Ejecutiva socialista. Es decir, desarrollar un régimen de sanciones al efecto. Algo que, según el criterio de Ara, “requiere modificar la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social”.

Por otra parte, si no se producen modificaciones a lo largo de esta semana, el Real Decreto Ley también obligará a llevar un registro de las horas extraordinarias realizadas por los trabajadores que también deberá ser entregado a los sindicatos y quedar a disposición de la Inspección de Trabajo.

Repercutirá en el empleo y los salarios

Hasta 2017 y según lo establecido en el artículo 12 y 35 del Estatuto de los Trabajadores las empresas debían llevar un registro de jornada. Sin embargo, dos sentencias del Tribunal Supremo de los meses de marzo y de abril del citado año tiraban por tierra esta premisa siempre y cuando se tratase de contratos a tiempo completo. Ahora el Gobierno da un paso atrás e involuciona la normativa laboral con medidas que podrían repercutir en la creación de empleo.

A este respecto, durante un desayuno organizado por Europa Press Andalucía el presidente de ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos), Lorenzo Amor, lanzaba ayer un mensaje al Gobierno “en el mundo de la conciliación y el teletrabajo hablar de registros horarios es dar un paso atrás”. Todo ello y dentro una coyuntura de desaceleración en la que el presidente de la Federación ve “realmente difícil” que se creen los 300.000 empleos previstos por algunos organismos e instituciones.

Además, hay que tener en cuenta que “muchos trabajadores especialmente los que cobran comisiones, por ejemplo del sector de la automoción, optan libremente por trabajar horas extraordinarias los sábados o festivos, y esta medida les pone un corsé”, comenta Alberto Ara. Llevado a la práctica esto es “ganarán menos dinero porque se les impedirá trabajar más horas”.

La patronal de los empresarios, CEOE, también se ha pronunciado en contra de una medida que “supone un cambio hacia lo antiguo” y duplicaría los mecanismos de control ya existentes.  

En relación a si la medida -respaldada recientemente por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, a partir de una demanda de Comisiones Obreras contra el Deutsche Bank- contará con el visto bueno de la Diputación Permanente, fuentes del partido socialista se remiten al mensaje que viene facilitándose por el Gobierno en sus últimas intervenciones "si no contasen con apoyos suficientes para salir adelante no se presentarían".  

Registrar la jornada de los empleados será una nueva traba para los autónomos