Viernes. 22.06.2018

TOMA DE POSESIÓN COMO MINISTRA DE TRABAJO

Valerio apuesta por el diálogo y promete un gran pacto de pensiones

Magdalena Valerio recibe la cartera ministerial de su antecesora Fátima Báñez
Magdalena Valerio recibe la cartera ministerial de su antecesora Fátima Báñez

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ha apelado en varias ocasiones al diálogo en su toma de posesión este jueves, tanto que ha afirmado estar convencida de que “con diálogo habrá un gran pacto de pensiones”. La titular de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, que así se denomina ya oficialmente el Ministerio, también ha querido enviar un mensaje a los pensionistas: “quiero transmitirles la seguridad y la confianza del sistema público de pensiones”.

Valerio apuesta por el diálogo y promete un gran pacto de pensiones

Magdalena Valerio ya ha tomado posesión de su cargo y ha recibido la cartera de ministra de manos de su antecesora Fátima Báñez. Su primer discurso público como titular del departamento ha estado dirigido a “los desempleados, los pensionistas, los emigrantes y los inmigrantes” porque, ha recordado, “millones de personas viven su día a día con las políticas que se hacen en este Ministerio”, si bien ha empezado su intervención afirmando que “por encima de los cargos está España”. La palabra diálogo ha salido varias veces a relucir en su discurso y lo ha ofrecido a las organizaciones y agentes sociales presentes en el acto. Enseguida ha abordado el asunto que más le preocupa, ahora como miembro del Gobierno, y hasta ayer como política del PSOE: las pensiones públicas. Valerio ha alabado la existencia del Pacto de Toledo y ha señalado que está convencida de que “con diálogo habrá un gran pacto de pensiones”. ´También ha querido transmitir a los pensionistas “la seguridad y la confianza en el sistema público de pensiones".

Ha finalizado su intervención con esperanza en el futuro. “La búsqueda de soluciones a los problemas se tiene que hacer con el diálogo político y social para llegar a un acuerdo político y social”, ha declarado. La nueva ministra de Trabajo no ha querido despedir a su antecesora Fátima Báñez sin resaltar “su humanidad, su camaradería y su bondad”.

Organigrama y tareas pendientes

Magdalena Valerio tendrá dos números dos, que ocuparán la Secretaría de Estado de Migraciones y la Secretaría de Estado de la Seguridad Social. Se da así un vuelco al organigrama del departamento que dirigía Báñez, pues desaparece la Secretaría de Estado de Empleo que estaba en manos de Juan Pablo Riesgo. La nueva ministra quiere abordar de inmediato uno de los grandes problemas de su área: la sostenibilidad del sistema público de pensiones. Es partidaria de crear nuevos impuestos para sufragar el sistema, aunque éste deje de ser de reparto e imponer un tributo al sistema financiero español. La intención del anterior ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de gravar a las grandes multinacionales digitales podría entrar también en sus planes. 

Respecto al colectivo de autónomos, el PSOE defiende que las cotizaciones de los autónomos a la Seguridad Social se ajusten a los ingresos reales de éstos. Algunas voces del PSOE quieren llevar adelante esta medida, aunque no hay consenso ni tampoco con las principales organizaciones de autónomos ya que hay graves dudas sobre si es viable. Lo que sí es seguro es que se mantendrá la tarifa plana, incluso ampliada a los que vuelven a la actividad tras un cierre anterior, aunque la intención es que la bonificación de la cuota no corra a cargo de la Seguridad Social sino que se financie a través de los Presupuestos Generales del Estado. Otro tema importante al que deberá dar salida el nuevo equipo es la representatividad de las organizaciones de autónomos. Está pendiente fijar antes de octubre los criterios y crear el Consejo Estatal del Trabajo Autónomo, de lo que dependerá también la nueva composición del Consejo Económico y Social, donde por primera vez se sentarán los autónomos, según establece a nueva Ley de Medidas Urgentes aprobada el pasado otoño.

Valerio apuesta por el diálogo y promete un gran pacto de pensiones