miércoles. 28.10.2020

AUNQUE SÓLO SERÁ OBLIGATORIO PARA LOS AUTÓNOMOS EN 2022

La Hacienda vasca ha puesto en marcha el nuevo sistema de control de facturas

La Hacienda vasca ha puesto en marcha el nuevo sistema de control de facturas

Desde este mes de octubre, los autónomos del País Vasco podrán acogerse de forma voluntaria al nuevo sistema de control fiscal, "Ticket Bai", que ha puesto en marcha la Hacienda vasca y que les dará acceso a deducciones. A partir de 2022, ya será obligatorio.

 

La Hacienda vasca ha puesto en marcha el nuevo sistema de control de facturas

Desde hace cinco días, el nuevo sistema de control fiscal de la Hacienda vasca, conocido como 'Ticket Bai', es ya una realidad para los autónomos y empresas de la Comunidad Autónoma. Aunque, por el momento, su uso es todavía voluntario, el Gobierno autonómico tiene previsto que sea obligatorio para el próximo mes de enero de 2022, y da 15 meses de adaptación a los negocios. Según señalan desde la Administración, la implantación de este sistema será beneficiosa tanto para los autónomos, que tendrán acceso a borradores de sus declaraciones trimestrales, como para la Hacienda foral, que controlará aún más el fraude fiscal. 

Las tres Haciendas del País Vasco estarían a día de hoy a dos meses de implantar de forma obligatoria su nuevo sistema de lucha contra el fraude fiscal. El software ‘Ticket Bai’, a través del cual la Administración foral podrá controlar telemáticamente cualquier cambio que los negocios hagan en sus facturas, tenía previsto implantarse a partir de enero del próximo año. Sin embargo, la Covid-19 frenó los planes del Gobierno autonómico, que ha pospuesto la obligatoriedad de acogerse a este nuevo sistema al 1 de enero de 2022.

En los planes iniciales que manejaba la Hacienda foral vasca, el control digital de las facturas se iniciaría de forma voluntaria para los autónomos que quisiesen a partir del 1 de julio, para proceder a la implantación obligatoria del mismo al inicio del año 2021. Finalmente, “dada la situación que está dejando la pandemia en el colectivo de trabajadores autónomos, hemos visto oportuno empezar el periodo voluntario de adaptación el 1 de octubre y retrasar un año su condición obligatoria. No es momento de presionar con nuevas obligaciones al colectivo”, aseguraron a este digital fuentes de la Administración autonómica.

La finalidad de este nuevo sistema de control fiscal, que ya está implantado en la mayoría de los países pertenecientes a la OCDE -Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos-, "es intentar que el comercio minorista tenga obligación de declarar por todas las ventas o servicios que ofrece. Los autónomos que venden al consumidor final y además cobran en metálico, pueden tener la tentación de no declarar", explicó Miguel Ángel Calle, asesor, consultor fiscal y director de MAC Asesores. Y eso es precisamente lo que trata de perseguir la Hacienda vasca. 

El planteamiento del sistema de control de emisión de facturas se ha desarrollado conjuntamente desde las tres provincias -Guipúzcoa, Álava y Vizcaya- “aunque, luego, el uso que haga cada Hacienda foral será distinto. Ejemplo de ello es que sólo Vizcaya creó el proyecto ‘Batuz’, una iniciativa de mayor envergadura contra el fraude fiscal que también incluye el sistema ‘Ticket Bai’”, explicaron fuentes de la Administración.

Aunque de momento este mecanismo sólo está presente como prueba piloto en el País Vasco, según las previsiones de Calle, "es muy probable que, más pronto que tarde, el resto de las comunidades autónomas acaben instaurándolo, ya que se trata de una medida crucial en la lucha contra el fraude fiscal". 

Mayor control sobre los pagos en efectivo

La iniciativa 'Ticket Bai' obligará a los autónomos, dentro de un año, a realizar un control más exhaustivo de su actividad e ingresos económicos. Éstos se verán obligados a implantar un software de gestión y facturación que les supeditará a un mayor control fiscal. En especial, se intensificará la regulación de los ingresos en negocios cuyos cobros se realizan mayoritariamente en efectivo, pero las medidas serán de obligado cumplimiento para todas las actividades.

Como explicaron fuentes de la Administración, esto haría que, "cuando el dueño de un negocio emita una factura a través de este software homologado, se imprima en ella un código encriptado que encadena todas sus facturas, de manera que no pueda saltarse ninguna". Se trata de una medida que es muy similar al SII (Suministro Inmediato de Información), la diferencia es que ésta sólo es obligatoria para empresas con facturación superior a seis millones de euros anuales. Por lo que, de esta manera, se extiende el control fiscal también a autónomos y pymes. "

¿Qué ventajas, según la Administración, tienen 'Ticket Bai' y 'Batuz'?

Según la Administración foral, este nuevo mecanismo de control fiscal traerá ventajas al colectivo de trabajadores por cuenta propia. "Con la implantación de 'Batuz' y el 'Ticket Bai', la relación de los autónomos con Hacienda será mucho más sencilla", incidieron fuentes oficiales. El proyecto Batuz funcionará de modo similar al proyecto del borrador de IVA y al sistema SII. De esta forma, "los autónomos van a recibir de su Administración los borradores de las declaraciones de IVA y de IRPF o del Impuesto sobre Sociedades ya confeccionadas. Si están conformes, únicamente tendrán que aceptarlas, o rectificarlas si consideran que son incorrectas. Así, también esperan hacer más fáciles los trámites que deben realizar para liquidar sus impuestos.

De cara a ese objetivo, al Administración vasca reconoció que ya había dado algunos pasos, dirigidos principalmente a autónomos, a los que ya ofrecen borradores de las declaraciones de IVA y de Renta, "queremos ofrecer a los autónomos el mismo nivel de asistencia que se ofrece al trabajador por cuenta ajena"

De igual forma, "otra de las ventajas de este sistema es de cara a las gestiones con Hacienda. Se trata de reducir el fraude eliminando la ocultación de ventas, que es uno de los problemas más frecuentes detectados por los inspectores de Hacienda", explicaron desde la Administración. Así, el Gobierno autonómico se erigirá como pionero a nivel nacional en implementar este tipo de sistema de control digital de facturas. Con ello, se pretende también combatir la economía sumergida que tanto preocupa (alrededor del 17% del PIB autonómico) y, consecuentemente, ampliar la financiación de la Administración Pública.

Deducciones por la implantación del Ticket Bai

En relación a los posibles costes de implantación del sistema por parte del autónomo, la Hacienda foral adelantó a este diario digital que "en caso de requerir un gasto, éste debe ser mínimo. Implantar Batuz es tan sencillo como instalar un programa informático en la caja registradora o en el ordenador, o una App en un smartphone. Ese programa o aplicación será el que generará las facturas, que llevarán un código encriptado que remitirá la información tributaria a Hacienda periódicamente”.

En este sentido, la Diputación vizcaína confirmó que habrá deducciones por la implantación de Batuz. Como supondrá un desembolso extra para empresas y trabajadores autónomos, Hacienda prevé una deducción en la cuota del IRPF o el Impuesto sobre Sociedades del 30% del gasto asumido en la implantación del sistema en 2020 o 2021. En principio, sería sólo para aquellos que adapten su facturación a Batuz en el periodo voluntario -entre octubre de 2020 y diciembre de 2021-. "Por el momento no están contempladas en la normativa las deducciones mas allá de diciembre de 2021. Cuando la implantación de este sistema sea obligatoria, los autónomos no tendrían derecho a deducciones", explicaron desde la Administración. 

Desde 20.000 euros de sanción por no implantar o manipular el Ticket Bai

El proyecto Batuz prevé elevadas sanciones para aquellos negocios que incumplan las obligaciones arriba expuestas. No llevar al día el Ticket Bai implicará, desde 2022, sanciones del 20% de la facturación del negocio, con un mínimo de 20.000 euros. Si el contribuyente reincidiera en la infracción, la multa ascendería hasta el 30% de sus cuentas, suponiendo, como mínimo, 40.000 euros. Se prevén sanciones incluso mayores en caso de destrucción, borrado o manipulación del software. 

Este software se podrá adquirir fácilmente en el mercado, al igual que cualquier otro programa de facturación o contabilidad. Además, la Hacienda de Vizcaya ofrecerá de forma gratuita una aplicación adaptada a Batuz para aquellos contribuyentes que emiten un número reducido de facturas. 

 

La Hacienda vasca ha puesto en marcha el nuevo sistema de control de facturas