domingo. 17.10.2021

ADEMÁS EXIGEN ACABAR CON LA DISCRIMINACIÓN FISCAL

La oposición presenta cambios legislativos para que los autónomos puedan deducirse gastos corrientes

negocio-deducion

Hacienda ha negado a los autónomos confinados la posibilidad de deducirse los gastos de la casa. Ello ha abierto el debate parlamentario sobre la discriminación fiscal que sufren los trabajadores por cuenta propia.

La oposición presenta cambios legislativos para que los autónomos puedan deducirse gastos corrientes

Los autónomos sufren una grave discriminación frente a las empresas al no poder deducirse los gastos asociados a su actividad. La reciente negativa de Hacienda sobre las deducciones de suministros de gastos en el hogar a los profesionales que se vieron obligados a teletrabajar desde sus casas por la pandemia ha avivado una de las asignaturas pendientes dentro del colectivo. Para muchos, de los partidos de la oposición y para los gestores consultados, se hace necesario impulsar una reforma fiscal para que los autónomos puedan desgravarse parte de sus gastos corrientes, algo que ahora supone un calvario.

La Dirección General de Tributos, organismo dependiente del Ministerio de Hacienda, emitió hace unas semanas una consulta vinculante en la que establece que el incrementos de los gastos de luz, agua e internet ocasionados en la vivienda por el desarrollo de la actividad de un autónomo por la emergencia son “ocasionales” e impide la deducción del 30% de gastos comunes que contempla la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo. Para la portavoz del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, Cuca Gamarra, “esta última decisión ha sido la gota que ha colmado el vaso”. Y ésta es la razón por la que el pasado jueves 28, el Grupo Popular presentó una Proposición No de Ley para instar al Gobierno a cambiar su decisión.

“Venimos desde el estallido de la pandemia denunciando la discriminación que sufren los autónomos frente a las grandes empresas. Para nosotros esto es un tema de igualdad y vamos a seguir luchando y reclamando para que los autónomos tengan acceso a las deducciones” apuntó Gamarra. Que explicó que no entiende cómo “si se han llevado modificaciones legislativas o de interpretación a lo largo de toda la crisis sanitaria, el Gobierno no ha corregido aún esta discriminación”.

El problema de las deducciones se va a debatir en el Congreso

Con la presentación de este PNL, que también presentó el Grupo Parlamentario VOX, se busca un cambio en la interpretación y resolución que ha hecho la Tesorería General de Tributos sobre la consulta de una autónoma (normalmente, suelen ser muchas más las mujeres las que se ven obligadas a trabajar desde casa). En ella se niega la deducción solicitada en base a que la norma sólo permite la deducción de la desgravación en un domicilio afecto a la actividad y, puesto que el domicilio de muchos de estos autónomos era una oficina y no su residencia personal, niega la desgravación del 30% de los gastos.

“Hay que entender que el teletrabajo no ha sido una opción del autónomo, sino que ha sido una obligación. Además, si el empresario puede deducirse los gastos del teletrabajo de sus empleados, el autónomo debe también tener ese derecho” apuntó la Portavoz del Grupo Popular. Y continuó diciendo que “se debería permitir la desgravación de esos gastos extraordinarios de suministros por trabajar desde casa, pese a que la vivienda no se encuentre afecta a la actividad”. Máxime cuando muchos de estos autónomos llevan desde marzo trabajando en sus casas.

En este sentido, “instamos al Gobierno a que tome las medidas pertinentes necesarias para que los trabajadores autónomos que se hayan visto obligados a cerrar su negocio o que por recomendaciones sanitarias se hayan visto obligados a ejercer su trabajo desde su domicilio personal puedan deducirse fiscalmente los gastos de suministros del ejercicio de su actividad. Exactamente igual que lo hace una pyme, no estamos proponiendo nada distinto” aseveró Gamarra. Se trata de un tema que se debatirá próximamente en el Congreso y dentro de la Comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Pero la discriminación afecta a todo el marco fiscal

Para la portavoz del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, Cuca Gamarra, el Gobierno no sólo debería corregir este problema de la deducción de los gastos del teletrabajo ocasionados por la emergencia sanitaria, sino que es “necesario mejorar el marco de fiscalidad que tienen los autónomos”.

A su juicio cree que es “urgente impulsar reformas que vayan enfocadas a que gastos que hoy justamente no se consideran deducibles se replanteen y se analice la conveniencia para que sean deducibles”. Explicó que se trata de gastos afectos a la actividad económica y que es "una discriminación que un empresario con personalidad jurídica pueda deducírselos, mientras que un empresario que es persona física no pueda hacerlo. Hay que buscar el camino para que puedan hacerlo”. (Pincha aquí para ver una guía de todos los gastos que puede y no puede deducirse un autónomo). 

Hay que recordar que mientras que una empresa puede deducirse vehículos, combustible, comidas, peajes, viajes, gastos de representación, ropa de trabajo,...con relativa facilidad, para un autónomo, que también es una empresa, es casi imposible porque Hacienda no entiende que estén afectos a la actividad ya que "podría" darse el caso de que intentara justificar gastos personales. En numerosas ocasiones los asesores fiscales han puesto el acento en la ausencia de gastos que los autónomos pueden justificar ante Hacienda como afectos a la actividad y desaconsejan que intenten deducírselos. Ahí radica la discriminación de la que habla la diputada y muchos gestores.  

Un simple interpretación Hacienda podría cambiarlo todo

Los gestores administrativos también creen que uno de los mayores problemas a los que tienen que hacer los autónomos frente es el hecho de que la política fiscal de España vaya “más dirigida al IBEX35 que a la realidad de los pequeños negocios del país" aseguró el presidente del Ilustre Colegio de Gestores Administrativos, Fernando Santiago.

A este experto no le sorprende que  para los autónomos les sea prácticamente imposible deducirse a los gastos corrientes de suministros del hogar. “Es fruto del problema de improvisación que ha habido en la técnica de redacción jurídica, dónde se ha establecido este impedimento, y la falta de empatía por parte de la Administración pública hacia los autónomos” apuntó Santiago.

Los problemas de deducción de suministros en el hogar comparten ahora espacio en la lista, cada vez más larga, de los gastos asociados a la actividad de un autónomo y que no tienen derecho a deducirse.Es raro y vergonzoso que llevemos tanto tiempo luchando y todavía los autónomos no puedan deducirse los gastos de la gasolina o el teléfono móvil” dijo.

En este sentido, Santiago propuso dos formas de cambiar esta situación. La primera, un simple cambio en la forma de actuar de Hacienda y que podría solucionar el problema de raíz: “ahora mismo la legislación no permite la deducción de determinados gastos que generan confusión en cuanto a discernir si el uso puede ser profesional o personal. En este sentido, la norma presume que son de carácter particular y, por tanto, salvo prueba en contrario, no se permite su deducción. Esto debería ser al revés en determinados gastos, como por ejemplo, en la telefonía móvil. Es un asunto que está clarísimo que el porcentaje de deducción va a ser siempre más de uso profesional, que de personal”.

En ese sentido, una solución que apuntan algunos expertos es permitir la deducción de un porcentaje de todos los gastos del autónomo que tengan relación directa con su trabajo. Dependiendo de su actividad podrían ser el vehículo, el combustible, la telefonía móvil, la conexión de internet, los parking, peajes, alojamientos, billetes de tren o avión, la ropa de trabajo, las comidas... La desgravación podría ir, apuntan, desde el 50% al 15% en función de la mayor o menor afección a la actividad que desarrolla el profesional por cuenta propia.

Hay que “matizar” la legislación

El otro cambio que propone Fernando Santiago es hacer una “matización” de la legislación fiscal de la pequeñas y medianas empresas, para adecuarla a la realidad de los negocios. Según explicó, cuando hay un gasto que genera confusión a la hora de interpretar fiscalmente su deducción, la Administración pública interpreta que es un gasto particular y no lo admite. Para Santiago la solución de este problema está en “determinar su porcentaje de deducción y, muy importante, establecer claramente cómo se justifica. De esta forma, un autónomo que quiera deducirse, por ejemplo, los gastos del transporte, sabría lo que tendría que presentar y no dependería de la interpretación que hiciese un inspector de turno”. Unido a ello, aseguró que es cuando no se esclarecen las cosas cuando aparece el "fraude" y la "trampa".

Ejemplificó que este problema ocurre mucho con los gastos de aparcamiento: “son gastos asociados a la actividad, pero resultan que para deducirlos tienes que presentar tantas justificaciones que casi no merece la pena". Se trata de un problema que tienen los autónomos con las comidas, con los billetes del bus, con la compra de ropa para el desempeño de la actividad o con los suministros.

De hecho, el abogado laboralista, Alberto Ara, coincidió con Santiago en que los trabajadores por cuenta propia tienen problemas para deducirse los gastos “en general”. Este experto contó como uno de sus clientes está teniendo problemas ahora mismo por la compra de un ordenador: “adquirió un nuevo portátil para la empresa y está teniendo problemas a la hora de justificar el gasto”. Asimismo, contó que él mismo, como autónomo y abogado, en el desempeño de su profesión ha tenido problemas para acceder a deducciones. “Tuve que viajar a Madrid por un juicio y me desgravé los billetes del AVE. El problema es que éstos no son nominativos, es decir, tu puedes comprar un billete y lo puede utilizar cualquier otra persona. Esto se ha convertido en un problema, porque aunque presente los papeles del juicio, que justifican mi desplazamiento, Hacienda responde que lo único que he acreditado es mi presencia en Madrid y no el uso del billete”, denunció Ara

Los autónomos no recurren a la Agencia Tributaria por el coste

Otra de las dificultades que presenta no poder acreditar a la primera los gastos de una deducción a la que se tiene derecho es incurrir en un proceso contencioso-administrativo con la Agencia Tributaria. Según expone el sindicato de técnicos de Hacienda (Gestha), en un comunicado, “sólo el 7,3% de los actos de la Agencia Tributaria fueron reclamados por los contribuyentes, principalmente, porque algunas liquidaciones de importes menores o denegaciones de aplazamientos o recursos se consienten y no son reclamados".

Esto es porque a los autónomos "no les sale casi nunca a cuenta reclamar. En primer lugar porque, hacerlo, ya supone un mínimo de unos 3.000 euros en gastos jurídicos. Eso ya disuade a la mayoría, porque muchas veces lo que puede obtener el autónomo si gana la reclamación económico administrativa, es menos de lo que está gastando. Eso sin contar la incertidumbre de que, en muchos casos, puede perder el recurso", explicó Domingo Gallego, asesor fiscal.

La oposición presenta cambios legislativos para que los autónomos puedan deducirse gastos corrientes