sábado. 06.06.2020
Opinión

Decálogo para volver reseteados a nuestra nueva vida

Son auto instrucciones que te ayudarán a centrar tu percepción en lo que realmente te importa durate esta crisis. En eso precisamente consiste la capacidad de ser resiliente: en superar la adversidad saliendo reforzado de ella.
Decálogo para volver reseteados a nuestra nueva vida

Estamos viviendo una pandemia en la que tenemos que lidiar a diario con las cifras de contagiados y, por desgracia, de fallecidos; lo que incrementa todavía más el miedo que tenemos a infectarnos. Si a esto le añadimos la incertidumbre económica, que está generando el tener un país casi parado durante una temporada tan larga, nos encontramos con una combinación explosiva para que nuestra salud psicológica se resienta.

En estos momentos, poner el foco en lo negativo es normal e incluso lógico, por la cantidad ingente de información que recibes sobre el virus y que genera una expectativa de peligro constante. Además, hay que añadir que hay una parte del cerebro, que es más básica, y que tiene la función principal de identificar amenazas que te acechan. Así que o gestionas bien esa parte, o te dejas llevar por el miedo presente y por lo que vendrá después.

Por estas razones, tenemos que comenzar a resetearnos, puesto que resetearse implica volver a reconectar circuitos neuronales, que tuvimos conectados cuando éramos niños. Cuando éramos solidarios, nos apasionábamos con todo lo que hacíamos, teníamos confianza en nosotros mismos y en los demás, cometíamos errores y aprendíamos rápidamente de ellos. Éramos creativos y no teníamos miedo a asumir riesgos, porque no nos hablábamos con un lenguaje victimista. Pero lo mejor de todo es que celebrábamos todo lo que nos ocurría, por pequeño que fuera.

A continuación, comparto mi decálogo para volver a la rutina, pero reseteado:

  1. Relativizar. Entender que este entorno no va a durar para siempre, sino que estarás un tiempo así, para más adelante volver, sabiendo que esto también lo habrás superado.
  2. Vivir el presente y aceptarlo tal y como es. No has elegido esta situación y además no te gusta. Sin embargo, sabes que puedes superarla y que si lo haces, saldrás más fuerte de lo que entraste a la misma.
  3. Huir de la sobre información relativa a la crisis. No hace falta seguir a diario la evolución de la enfermedad. Aislarte y evitar la sobre exposición te hará bien y te permitirá estar centrado en lo que quieres hacer cuando todo pase.
  4. Mantener la comunicación y apoyarte en tus seres queridos, en los que están contigo en casa y en los que no están físicamente, pero han estado cerca de ti durante esta pandemia, porque son los que te ayudarán a conseguir tus objetivos tras la misma.
  5. Mantener la actitud positiva. No se trata de que lo veas todo bien, sino de que saques lo mejor de cualquier momento que hayas vivido durante el confinamiento, porque esta cuarentena te invita a ser creativo y a sacar una versión mejorada sobre la que tenías.
  6. Acostumbrarte a vivir en el cambio. Ya no se trata sólo de adaptarte a él, sino de verlo como algo continuo en tu vida.
  7. Comenzar a mirar hacia dentro y aprovechar todo lo que has aprendido de ti durante esta etapa. Utilízalo como palanca para conseguir mayores objetivos de vida.
  8. Mirar al futuro con una visión renovada, que te hará más fuerte. Por ejemplo, ten una frase o mantra que te repitas a diario para generar pensamientos y estados de ánimo, que te dirijan hacia emociones que eleven tu rendimiento en todo aquello que pongas en marcha, durante este confinamiento y después.
  9. Sigue cuidándote, tanto psicológica como físicamente. Los hábitos saludables que hayas adquirido durante esta cuarentena, mantenlos el resto de tu vida.
  10. Aprende a valorar todas las cosas pequeñas que te hacen humano y que ahora puedes disfrutar; un abrazo o un beso de tu pareja o de tus hijos. Un “te quiero”, un "te echo de menos” a los que no tienes cerca de ti. Un “gracias" a las personas que te ayudan y, por supuesto, un aplauso genuino como forma de agradecimiento a todas aquellas personas que te hacen la vida mejor.

Sacar partido a la vida está más relacionado contigo mismo que con los demás, con la forma en que tú experimentas las diferentes posibilidades que te ofrece. En definitiva, con cómo afrontas lo que te viene, por duro que pueda ser. Para ello, sigue dándote auto instrucciones que te ayuden a centrar tu percepción en lo que realmente te importa, porque no tengo ninguna duda de que, como todo ser humano, tienes la capacidad de ser resiliente, es decir, de superar la adversidad saliendo reforzado de ella.

Decálogo para volver reseteados a nuestra nueva vida