lunes. 01.06.2020
Opinión

¿Cómo asegurar la gestión fiscal del negocio?

Aspectos en los que poner el foco para gestionar el pago de impuestos y los motivos que conducen a autónomos y pymes a confiar la tarea a un tercero.
¿Cómo asegurar la gestión fiscal del negocio?

En Infoautónomos asistimos día a día a los numerosos problemas, comunes por otra parte, de quienes buscan en nuestra asesoría fiscal apoyo y solución: presentaciones de impuestos fuera de tiempo, requerimientos de Hacienda, desconocimiento en el tratamiento del IVA de las facturas, dudas sobre el sistema tributación de IRPF… 

La gestión fiscal es una pata indispensable en el amplio contexto de la gestión empresarial; por ello buena parte de los autónomos y las pymes deciden externalizarla y asegurarse con ello un correcto cumplimiento de las obligaciones fiscales derivadas de la actividad económica. Y aunque un asesor fiscal aporta confianza en la gestión, supone ahorro de tiempo y trata de reducir al máximo la factura fiscal del negocio, su figura no exime al trabajador autónomo de conocer, grosso modo, los impuestos derivados de la actividad económica y entender el porqué de su cuantía. 

La combinación del trabajo de la asesoría fiscal y el conocimiento del autónomo de su actividad económica optimiza la gestión fiscal del negocio. 

El abecé para enfrentarse de forma exitosa a la gestión de fiscal de autónomos y pymes es: 

  • Seguir el reglamento de facturación a rajatabla. Facturar de forma correcta, con la numeración y el resto de contenido obligatorio y cumpliendo la obligación de conservación durante cuatro años contribuye al proceso de contabilización y este a su vez, a la gestión fiscal.  
  • Controlar tu contabilidad. Este consejo está estrechamente relacionado con el inmediatamente anterior. Y es que llevar al día los ingresos y gastos también figura entre las obligaciones contables del trabajador autónomo. Esta información es la que se vuelca en los libros contables que recoge la información recogida en las facturas emitidas y recibidas. 
  • Uso de soluciones tecnológicas. La facturación y contabilización manual están obsoletas. La irrupción de los softwares de facturación y contabilidad online facilitan la automatización de procesos y evitan errores humanos que se pueden dar en la numeración de facturas o en la contabilización de ingresos y gastos. 
  • Presentación de impuestos: cuáles y cuándo. Ya lo decíamos al inicio de estas líneas. Es fundamental saber cuáles son las obligaciones fiscales de cada autónomo y los plazos para el cumplimiento de las mismas, plazos que vienen marcados por el calendario fiscal establecido por Hacienda.  Las obligaciones fiscales de autónomos y pymes, que consisten en buena medida en el pago de impuestos, están determinadas por el tipo de actividad económica, el sistema de tributación de IRPF y el régimen de IVA. 
  • Conocer no solo las obligaciones, también los derechos. La gestión fiscal del autónomo no se reduce al pago de impuestos. Conocer de primera mano los incentivos con los que el contribuyente cuenta para reducir el pago de estos impuestos también es parte indispensable de la gestión fiscal.  Hablamos de deducciones, exenciones, tasas reducidas y otros incentivos que conviene conocer. 
  • Atención a las novedades. Lo vemos con cada inicio de año. Hay que estar pendiente de los cambios a nivel contable y fiscal ya que van a variar la forma de proceder en la gestión. 
  • Externalización del servicio. Una buena forma de llevar a cabo todos los consejos anteriores es dejando la gestión contable y fiscal de la actividad económica en manos de una asesoría online. 

En cuanto a las ventajas de contar con una asesoría online, caben mencionar las siguientes:

  • Ahorro de tiempo. La burocracia derivada de la gestión fiscal pasa a manos de la asesoría fiscal y el autónomo se olvida los trámites. Esto redunda en el ahorro de tiempo que el autónomo emplea para dedicárselo al resto de áreas de su negocio. 
  • Ahorro de dinero. Otro de los beneficios de contar con una asesoría fiscal es la minimización de sanciones, ya que de la mano de un asesor o una asesora dejas de estar tan expuesto a errores que acaben en un expediente sancionador. El ahorro económico también es la consecuencia directa de que confiarlo todo a una asesoría online ya que el precio de sus servicios es muy competitivo. 
  • Digitalización. Cada vez son más los trámites que quedan limitados a la gestión online a través de la Sede Electrónica de Hacienda. También se digitaliza el sistema de notificaciones. El certificado digital se ha convertido en recurso indispensable y contar con un servicio de asesoría que siga en paralelo a Hacienda la digitalización de las obligaciones fiscal es toda una ventaja.  
  • Acompañamiento. La experiencia y el conocimiento son recursos indispensables en la gestión fiscal; por muy habituado que el autónomo esté a sus obligaciones fiscales siempre pueden surgir dudas que requieran de asesoramiento. 

En definitiva, externalizar la gestión contable y fiscal es beneficioso tanto en los primeros estadios de la actividad económica de emprendedores como de aquellos autónomos asentados. 

¿Cómo asegurar la gestión fiscal del negocio?