lunes. 06.12.2021

LA RECUPERACIÓN DEL SECTOR PENDE DE UN HILO

Los autónomos del turismo preocupados por el parón en las reservas y el aumento de las cancelaciones

turismo-autonomos-viajes
España depende del turista extranjero.

La llegada o no de turistas a España pende de un hilo. Las decisiones que se tomen a nivel gubernamental pueden salvar a miles de autónomos o hundirlos. Algunos negocios hablan ya de una ralentización de las reservas e, incluso, denuncian un incremento de las cancelaciones.

Los autónomos del turismo preocupados por el parón en las reservas y el aumento de las cancelaciones

España se juega en las próximas semanas la campaña de verano para el sector turístico. Miles de autónomos penden de un hilo y están expectantes ante lo que ocurra con el control fronterizo de viajeros, y también con las medidas de contención del virus en el país. Muchas actividades están denunciando que los recientes vaivenes políticos han “ralentizado” la contratación de sus servicios, mientras que otros hablan de importantes cancelaciones. 

La semana pasada, el sector turístico ha sufrido una serie de hitos clave que han marcado un himpas en el camino hacia su recuperación. Así, el mismo día que el Reino Unido eliminó, a partir del 18 de julio, la obligación de realizar una cuarentena obligatoria de diez días a los residentes que regresaran de un país de la lista de ámbar -en la que se encuentra España-, el Gobierno francés recomendó no viajar a nuestro país por el rápido avance de la variante delta del virus. Esa semana también se canceló la asistencia de público a los Juegos Olímpicos de Tokio. Unido a ello, se encuentra el incremento de la incidencia del virus que se situó el pasado viernes por encima de los 250 casos por cada 100.000 habitantes, límite muy cercano al riesgo máximo por el cual se considera pandemia.

Todo ello hace que sea casi imposible para los autónomos del sector del turismo planificar y organizar bien su actividad. “Esto es una de cal y otra de arena. Un día las recomendaciones internacionales son viajar a España, y la siguiente es todo lo contrario. La situación cambia casi cada día” dijo el secretario general de la Asociación Española de Profesionales del Turismo (AEPT), Carlos Lope.

Según explicó, la actividad de miles de pequeños negocios pende de factores externos y ajenos a su trabajo. “Por un lado, está la evolución de la vacunación y de los contagios en España, y por otro, están las recomendaciones de viaje que hagan los diferentes estados a sus ciudadanos”. Mientras, a expensas de lo que ocurre a nivel político, se encuentran ellos: "autónomos ilusionados con ganas de volver a trabajar en la que siempre ha sido nuestra temporada alta. El sector quiere trabajar, los guías turísticos quieren enseñar monumentos, las agencias de viaje quieren programar excursiones y los hoteles quieren poder abrir”.

Se han ralentizado las reservas en las últimas semanas

La volatilidad que está sufriendo en estos momentos la actividad turística se está dejando notar en las cifras de reservas. Si bien aunque hay subsectores que hablan ya de un aumento de las cancelaciones, hay otros que son más prudentes y pronostican una "ralentización" de la actividad en a penas un par de semanas. El presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), Jorge Marichal, aseguró que ante las últimas novedades para la actividad no se habían producido “una cancelación de reservas acentuada”.

No obstante, en el vídeo explicativo y que recoge las declaraciones del presidente tras los diferentes sucesos comentados, Marichal sí que reconoce una pérdida de volumen de actividad. “Lo que sí estamos asistiendo es a una ralentización de las reservas en los últimos días. Se ha parado ese goteo constante y positivo experimentando en las últimas semanas. Noticias como el macro-brote de Mallorca o las imágenes de aglomeraciones en las playa que ha visto el resto de países, no han ayudado para que la situación mejore”. La tasa de ocupación hotelera incide en el trabajo por cuenta propia, ya que en función ella los pequeños negocios - bares, comercios, tiendas de alquiler de equipos deportivos, guías turísticas y demás actividades - tendrán una mayor o menor demanda. 

Por su parte, el secretario general de la Asociación Española de Profesionales del Turismo (AEPT), Carlos Lope, sí que habla de que se han producido numerosas cancelaciones de servicios ya contratados a raíz de las últimas novedades. “La realidad cambiante a la que nos enfrentamos no está siendo fácil para nadie, especialmente para las zonas de costa e islas. Se han producido casos de hoteles que han recibido un aluvión de llamadas de turistas extranjeros para reservar habitación tras la luz verde de su Gobierno. Y a los cuatro o cinco días, esa misma gente, volvía a llamar para cancelarlas, porque se habían tomado otra decisión en materia de viajes intracomunitarios”.

Es una situación que está “castigando el ánimo y la moral de la gente que trabaja en turismo” afirmó Lope. Que pidió al Ejecutivo más "concreción" en las ayudas que se convoquen para el sector. Y sobre todo que "trace un plan de ayudas para la actividad a la altura de la situación inestable que estamos viviendo".

Tenemos el turismo nacional, pero necesitamos el extranjero

La recuperación del sector del turismo, y la última oportunidad de miles de negocios para no cerrar, depende en buena medida de los visitantes extranjeros. Esa es la tesis que defiende el presidente de la Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes Españolas (FETAVE), César Gutiérrez, que explicó que por el momento "no se ha producido un boom de reservas por parte del turista internacional. De hecho, la actividad que han experimentado las agencias de viaje deriva principalmente del viajero nacional". Éste continúa, como el año pasado, generando movimiento y riqueza económica para muchos pequeños negocios. 

La dependencia de la recuperación del turismo de los visitantes extranjeros es una circunstancia sobre la que ya ponían el foco el Consejo General de Economistas de España en abril. El Comisión Financiera del Consejo General de Economistas de España, Antonio Pedraza, aseguraba por entonces que “España necesita recuperar al menos este verano entre un 40% o un 50% del turismo que recibimos en el año 2019. Para eso es necesario tener al 70% de la población vacunada contra la Covid-19 antes del inicio de esta estación, como tope a finales de junio, para que los negocios del sector turísticos estén en funcionamiento los meses de julio, agosto y parte de septiembre”.

Según explicó el presidente de FEATVE, la mayor parte de los turistas extranjeros que recibe España son británicos. Sin embargo, "su llegada aún no se ha producido porque hasta hace unos días Reino Unido no lo permitía, puesto que obligaba a los que lo hicieran a realizar una cuarentena". Se trata de un visitante clave para España pues, como recoge El País en base a los datos de Exceltur de 2019, los turísticas británicos se dejaron cada semana de julio en España 483 millones de euros y 495 millones de euros cada semana en agosto. 

La recuperación de estos visitantes ingles es clave para la supervivencia de miles de negocios. "Hay zonas especializadas en ese turista británico, como Benidorm o Lanzarote, que si la situación se mantiene como hasta ahora, muchas empresas no lo van a poder aguantar" advirtió Gutiérrez. Hasta la fecha, ya habían cerrado más de 3.000 puntos de venta de agencias de viaje y 1.500 establecimientos. 

Faltan turistas "en grupo"

Dentro de la actividad de las agencias de viaje hay un segmento que lo está pasando especialmente mal por la falta de turista extranjeros: son las agencias de viaje en receptivo, que son las que traen turistas extranjeros en grupo y que llevan paradas desde hace casi dos años. "Su falta de actividad perjudica a muchos pequeños negocios. Las agencias de viaje son dinamizadoras de muchas pequeñas actividades. El flujo de clientes que cae sobre nosotros afecta a las empresas de trasportes, museos, guías turísticos y demás profesionales. De esta manera, dinamizamos la economía ofreciéndole una mejor experiencia vacacional a nuestro cliente" dijo el presidente de FEATVE, César Gutiérrez.

De hecho, los guías turísticos autónomos sufren de primera mano este falta de visitante extranjero. "La mayoría de los guías oficiales, que no son free tour, trabajan para una agencia de viajes. Ésta lo que hace es bloquearnos las fechas para atender, principalmente, a los grupos que vienen de visita" explicó Leticia Cuenca, Guía Oficial de Turismo de la Comunidad de Madrid. 

Según contó Cuenca, los guías oficiales han pasado por un año muy complicado, en el que muchos de sus compañeros han tenido que abandonar la actividad o dedicarse a otros oficios. "Yo misma estoy dando clases particulares" admitió. La falta de turista extranjeros hace que su agenda de trabajo de las últimas dos semanas tenga cuatro reservas, cuando en 2019 por estas mismas fechas tenía que ceder servicios a otros compañeros porque no daba a basto con los encargos que recibía.  

Tanto ella, como el resto de autónomos del sector del turismo afrontan el futuro con ilusión, pero con mucho miedo. Las diferentes personas consultadas por este diario digital, aseguraron que muchas actividades no podrían subsistir a otro verano como el de 2019. Razón por la que esperan que las condiciones de los viajes internacionales cambien y la incidencia baje, mientras ellos se emocionan con empezar a escuchar otras lenguas ya sea en el Museo del Prado, o en la orilla del agua. 

Los autónomos del turismo preocupados por el parón en las reservas y el aumento de las cancelaciones