lunes. 19.08.2019

INFORME DE CESGAR SOBRE FINANCIACIÓN DE PYMES

Una de cada tres empresas prefiere financiarse a costa de sus proveedores

José Rolando Álvarez, Presidente de Cesgar, durante la presentación del Informe
José Rolando Álvarez, Presidente de Cesgar, durante la presentación del Informe

La cifra es la más baja de los últimos dos años. Mientras, el leasing y el confirming ganan adeptos entre las pymes.

Una de cada tres empresas prefiere financiarse a costa de sus proveedores

¿Picaresca, necesidad o ambas cosas a la vez? Financiarse a coste cero y en plazos que superan los límites legales, esa es la preferencia de una de cada tres empresas españolas, en concreto del 32,8%. ¿Cómo? dilatando los pagos de los bienes y servicios adquiridos más allá de los plazos que establece la ley de morosidad.

Pese a poner los pelos de punta el dato, que se extrae del V Informe sobre financiación de la pyme en España, elaborado por Cesgar (Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca), es el mejor de los dos últimos años. Entonces se situó en el 33,1%. Además, se ha reducido en casi cinco puntos desde el mes de marzo, cuando se alcanzó el pico más alto (38,1%).

Esta mejora no es, sin embargo, significativa de cara a un futuro. Ni siquiera con el desarrollo del Régimen Sancionador que se debate en el Congreso, que penalizará con más de 800.000 euros la morosidad entre empresas o con la puesta en marcha de la Ley de Contratos del Sector Público, aprobada en el mes de julio y que impide a las empresas que trabajen con la Administración pagar a sus subcontratas en plazos superiores a 90 días. “Ninguna Ley va a cambiar la realidad de la economía española”, ha afirmado con contundencia José Rolando Álvarez, presidente de Cesgar.

En su opinión, la llave maestra está en el flujo del crédito. “Si una pyme no se puede financiar en el mercado bancario ni se buscan alternativas que hagan más ágil el acceso a la financiación, seguirán haciéndolo a costa de sus proveedores. Es un verdadero problema”, ha sentenciado en respuesta a una pregunta formulada por Diario AyE.

Por otra parte, y en relación a la situación de los productos financieros más recurrentes entre las pymes, el informe deja entrever una cierta apertura del grifo. En un año, el uso de las líneas de crédito ha aumentado más de seis puntos, hasta el 20,8% y los préstamos bancarios cerca de dos, alcanzando el 19%. Destacan también los avances de los arrendamientos financieros, el factoring, renting y confirming, que registran picos del 9,6%, 1,8% y 3,8% respectivamente.

En términos generales, el porcentaje de pequeñas empresas que ha tenido dificultades para obtener crédito se ha reducido en casi 20 puntos entre los meses de septiembre de 2016 y 2017, quedando éste en el 55,9%.

Financiación igual a empleo

A tenor de los resultados del informe, la ganancia de competitividad de la economía y las empresas españolas es una realidad. En tan sólo un año el número de pequeñas empresas que facturan más de 300.000 euros ha pasado del 22% al 35%, y el de aquellas que lo hacen en la franja de entre 300.000 y 1,5 millones de euros aumenta un 12%.

A este respecto, José Rolando Álvarez ha especificado que “las empresas que más crecen son las que más exportan y las que más innovan”. No obstante, también son las que más dificultades encuentran a la hora de acceder al crédito “por los riesgos que conlleva la internacionalización y el largo periodo de retorno de las inversiones en innovación”. En este sentido, el presidente de Cesgar ha insistido en que “no tenemos una estrategia definida” y ha pedido al Gobierno nuevas líneas de ayuda para impulsar la competitividad -vía internacionalización e innovación-, el crecimiento y la generación de empleo en el tejido empresarial en España.

De hecho, en el supuesto de tener acceso al crédito, el 18% de las empresas crearían más de 250.000 puestos de trabajo en los tres próximos años. A éstas se sumaría otro 36,9% que consideran que la financiación es “clave” para mantener su plantilla. “Si mejora la financiación de las empresas, mejoran las inversiones, mejoran sus resultados y se crea empleo”.

Crece la financiación en Cataluña

A efectos del crédito, el proceso independentista parece no estar haciendo mella en Cataluña. Aunque desde que se celebrase el referéndum del 1-O, según los datos del Colegio de Registradores, son ya 2.966 las empresas que han trasladado su sede social a otras regiones y un millar de ellas también han cambiado su sede fiscal, el crédito sigue creciendo en esta región.

Según los datos de Cesgar, relativos a las operaciones formalizadas por Avalis de Catalunya SGR, entre octubre y noviembre éstas se ha incrementado en un 10% con respecto al mismo periodo de 2016 y se espera cerrar el año con un aumento del 5% interanual. Fuentes próximas a la Sociedad de Garantía Recíproca Catalana explican que “el cambio de domicilio social tiene que ver más con la imagen de cara a consumidores, e inversores, así como para evitar las consecuencias a nivel exterior de una hipotética independencia”.  

De hecho, hasta septiembre la Avalis de Catalunya formalizó un total de 1.148 avales, facilitando el acceso a la financiación a 664 pymes y autónomos (7% más que en 2016) y elevando el riesgo vivo un 2%, hasta los 387 millones de euros.

A este respecto, José Rolando Álvarez ha explicado que la situación en Cataluña “es una dificultad. La economía española no se entiende sin la economía catalana. Detrás de los intereses políticos hay españoles que lo están pasando muy mal y su situación sólo se arregla con el crecimiento de la economía”. Asimismo, se ha mostrado convencido de que tras las elecciones “la situación se va a reconducir vía diálogo y acuerdos”.

Nuevo tijeretazo en los PGE

El papel de la SGR se quedará en nada si tampoco hay crédito para ellas. Si bien los presupuestos del pasado año recogían un recorte superior al 50%. Desde los 40 millones de euros de 2015 a los 18 millones de euros de 2016. Este año toca otro tijeretazo. El presupuesto de Cersa -entidad pública que garantiza la sostenibilidad de las Sociedades de Garantía como Avalmadrid, Avalis Catalunya o Iberaval y que actúa como instrumento de apoyo a la financiación de las pymes y los autónomos- merma otros tres millones de euros.

Algo que no se entiende, ya que las SGR habrán formalizado 40 millones de euros a finales de año, ha avanzado el presidente de Cesgar: “Somos hipersolventes”. Así, de continuar con los recortes y no inyectarse más dinero “a largo plazo puede ocurrir que se reduzca el reaval, el número de formalizaciones o que tengamos que subir el listón del riesgo”. Algo que “afectaría de pleno a las pymes y los autónomos”.

Con todo y pese a las adversidades, José Rolando Álvarez ha avanzado que en los próximos meses Cesgar pondrá en marcha el primer fondo privado para financiar a pequeñas empresas: “Queremos abrir un portillo para que familias y ahorradores inviertan en pymes, autónomos y emprendedores avalados por SGR’s”.   

Una de cada tres empresas prefiere financiarse a costa de sus proveedores