martes. 25.02.2020

Seis claves para acabar con un déficit de 7.000 millones en el RETA

Destopar la cotización de los mayores de 47 años o deducirse la cuota de autónomos en Sociedades son dos de las medidas estrella.

Seis claves para acabar con un déficit de 7.000 millones en el RETA

“Los autónomos no somos los culpables del déficit, ni el RETA es una rémora para la Seguridad Social”, así de contundente se manifestó Lorenzo Amor, presidente de ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos) durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados en un ‘martes y 13’ que lejos de supersticiones resultó ser de lo más afortunado. A falta de representación en las mesas de diálogo, el colectivo está cada vez más presente en mentideros y saraos políticos. La última en la sala Cánovas del Congreso de los Diputados.

Durante una jornada maratoniana los líderes de ATA y UPTA (Unión de Profesionales y Autónomos) - las dos asociaciones que ostentan la representación del 58% y 22% de los autónomos respectivamente- expusieron sus propuestas para remontar el déficit de 7.000 millones de euros acumulados por el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos), desde la incorporación de los agrarios, allá en 2008 y bajo el mandato del socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

Mientras Eduardo Abad, secretario general de UPTA, defendió duplicar las bases de cotización a los, según los números de UPTA, 350.000 trabajadores por cuenta propia que ingresan más de 60.000 euros al año y cotizan por la base mínima -medida con la que llegarían 1.400 millones de euros más a las arcas de la Seguridad Social-, el presidente de ATA presentó seis iniciativas con las que se recaudarían unos 7.200 millones de euros que resolverían el déficit heredado.

  1. Deducirse la cuota de autónomos en el Impuesto de Sociedades.- orientada a los más de 380.000 administradores de sociedades la medida, en palabras de Lorenzo Amor “permitiría elevar su base de cotización puesto que sería un gasto para la sociedad y no un gasto para ellos que no va a ningún sitio”. Los ingresos adicionales por esta medida ascenderían a más de 1.500 millones de euros. Ahora bien, la propuesta requiere de un ir de la mano entre Hacienda y Seguridad Social.
  2. Destopar la base máxima de cotización para los autónomos mayores de 47 años.- según las estimaciones de ATA, un 20% “se animaría a cotizar más para mejorar su pensión futura”, proporcionando otros 1.100 millones de euros al sistema.
  3. Poder cobrar la pensión y poder desarrollar una actividad por cuenta propia habiendo cotizado 25 años.- es decir, rebajar en 10 años el límite actual. Cabe destacar que ocho de cada diez cotizantes que deciden ampliar su vida laboral tras la jubilación son autónomos.
  4. Incorporar una cuota reducida para aquellos trabajadores del Régimen General que trabajen ocasionalmente por cuenta propia.- con ello la Seguridad Social se embolsaría 900 millones de mínimo cada año. Además sería una fómula para luchar contra la economía sumergida, ya que muchos de estos profesionales (médicos, periodistas, profesores, etc…) no declaran por este tipo de actividades.
  5. Subir las bases medias de cotización un 3%.- aunque parezca contradictorio la subida apenas supondría 8 euros en la cuota mensual de aquellos autónomos que cotizan por la base mínima (893,10) y de 32 en quienes lo hacen por los actuales 3.642 euros de máxima. Pecata minuta que aportaría 2.600 millones de euros adicionales a un RETA que de por sí ingresará 500 millones de euros más en cotizaciones.
  6. Que Hacienda sea quien asuma el coste de las bonificaciones.- lo que no implica la desaparición de la tarifa plana que ha generado un millón de nuevas altas. La fórmula supondría un plus de 1.000 millones de euros.

Seis claves para acabar con un déficit de 7.000 millones en el RETA