El IPC no volverá al 2% hasta el 2024

Los economistas advierten a los autónomos que seguirán sufriendo la inflación durante dos años más

Los economistas advierten a los autónomos que la inflación acompañará a sus negocios durante dos años más. El IPC no volverá al 2% hasta bien entrado el 2024.

La inflación durará hasta el 2024
La inflación durará hasta el 2024
Los economistas advierten a los autónomos que seguirán sufriendo la inflación durante dos años más

El Instituto Nacional de Estadística ha adelantado los datos del IPC. La inflación se ha situado en el 9%, un punto y medio menos que en agosto. Sin embargo, el presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, explicó que, pese a la bajada del IPC, los autónomos y pequeños negocios se enfrentan a un final de año complicado, debido a una bajada generalizada del consumo que producirá una grave recesión en Europa. Los expertos también afirmaron que los trabajadores por cuenta propia deberán seguir lidiando con inflación hasta el año 2024. Se pasará del actual IPC al 4,5% en 2023, hasta situarse en el 2% al año siguiente.

“La inflación no desaparecerá en 2023”, concretó Antonio Pedraza, presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas (CGE). El experto explicó que, previsiblemente, la inflación descenderá el próximo año hasta el 4,5%, pero que continuará en 2024 en torno a un 2%. Por otro lado, Pedraza matizó que la inflación estructural no desaparecerá tan fácilmente, lo que puede agravar aún más la delicada situación de los trabajadores por cuenta propia. Aún así, el experto matizó que todos estos datos se basan en las previsiones que los economistas hacen teniendo en cuenta todos los factores que influyen a la actividad y desarrollo económico,  y que pueden variar porcentualmente de aquí al próximo año, tanto para mejor como para peor. 

La inflación subyacente en España es del 6,4%, esto quiere decir que nuestro país, de base, tiene ese porcentaje de inflación estructural, baje o no el IPC. Esto se debe según Pedraza “a la subida manual de las cotizaciones sociales, salarios y otras medidas para frenar la inflación que “encarecen y dilapidan el consumo en España. Esto no es culpa de la Guerra de Ucrania, son decisiones estructurales que soportan los pequeños comercios”, aseguró Pedraza.

Pero la inflación es una espiral o una pescadilla que se come la cola. “El SMI ha subido más de un 30% en dos años, en un momento en el que a los emprendedores españoles lo que más les pesa son las cotizaciones sociales, los salarios y los costes energéticos. Esto son las píldoras que - junto el aumento de costes y servicios – hinchan aún más el IPC”, valoró el presidente de la Comisión Financiera.

 

Los economistas hablan claramente de recesión y aconsejan a los autónomos que se preparen

Durante la presentación del Observatorio Financiero, el CGE explico qué les “gustaría dar otras noticias, pero los índices adelantados ya cumplieron su misión predictiva en el período anterior con respecto a la situación real actual y ahora continúan con la misma tendencia y empeorando, concretamente los índices de sentimiento económico y confianza empresarial, tanto nacionales como europeos, siguen su racha negativa. Todo vaticina que nos enfrentamos a una grave recesión y es momento de tomar medidas”, afirmó Salvador Marín, el director del Servicio de Estudios del CGE.

Los economistas aconsejaron a los autónomos tomar decisiones principalmente en el ámbito financiero. Dado que las condiciones bancarias se endurecerán si llega la recesión, las entidades financieras temerán un aumento de la morosidad, por lo que se encarecerán los servicios y tipos de los bancos. “Si un autónomo tiene que firmar una hipoteca o pedir un crédito, ahora es el momento. El año que viene puede ser demasiado tarde y las entidades financieras quizás no permitan a los trabajadores por cuenta propia solicitarlo o aumentarán los intereses”, concretó Antonio Pedraza. “Esto también tiene sus consecuencias en la viabilidad de los negocios. Al no poder solicitar financiación pueden llegar a desaparecer miles de autónomos por no poder financiar su actividad”, añadió el economista.

El problema según los economistas es que la inflación debe ser frenada y que las administraciones nacionales y europeas llegan muy tarde. “Lo que tampoco pueden hacer los autónomos es subir los precios. Si suben los precios, baja la demanda. Si suben los costes, tienen que subir los salarios. Si suben los salarios, suben los impuestos y entonces la espiral nunca acaba”, concluyó Pedraza.

Los economistas piden deflactar el IRPF para frenar la inflación

Ante ello, el experto concretó que desde el CGE son partidarios de deflactar el IRPF “en la medida de lo posible”. “El Estado se está forrando. La gente no se da cuenta, pero al subir tanto el precio de los productos, también lo hacen las arcas del Estado. Sin embargo, prefieren cargar la inflación a los emprendedores antes que flexibilizar la recaudación de tributos”, añadió Pedraza.

Según Pedraza, son precisamente los impuestos indirectos, principalmente el IVA, los que tendría que rebajar el Gobierno. "Se tiende a poner el foco en los impuestos directos, como el IRPF, pero dónde más margen habría ahora mismo sería en los impuestos indirectos, porque es donde realmente el Gobierno está multiplicando su recaudación, mientras que el contribuyente ha perdido cada vez más poder adquisitivo. Es muy sencillo de entender. Imaginemos que el carburante costase en diciembre un euro y ahora cuesta dos. Con el mismo 21% de IVA, sin necesidad de subir impuestos, el Ejecutivo habría doblado la recaudación. Esto no sólo ha sido en los hidrocarburos, sino en casi todos los productos de consumo, que encarecen la cesta de la compra y suben el precio. Es ahí donde se tiene que producir la bajada".

Los autónomos se enfrentan a una caída del consumo de hasta el 60% hasta final de año

Según la última encuesta realizada por la empresa Skeepers, dedicada a la analítica de datos en base a las opiniones de usuarios, de media los españoles recortarán su consumo entre el 24% y el 60% a partir de octubre por el aumento de las facturas domésticas y la inflación. Los autónomos que más se verán afectados por la bajada del consumo serán los de los sectores del ocio y la restauración, donde los consumidores encuestados reflejaron que recortarán sus gastos en estos negocios entorno al 60%.

Los comercios dedicados a la moda sufrirán una contracción del 58% en sus locales; seguido del turismo (50%); combustible (44%) y construcción (40%). En este contexto, señalan desde la consultoría, los consumidores prestarán mayor atención a las rebajas y a las promociones entre septiembre y diciembre: un 64%.

Los autónomos de distintos sectores creen que sus costes aumentaran entre el 20% y el 50% este otoño

El secretario general de la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), Dulsé Díaz, explicó a través de un comunicado que los autónomos del sector del transporte están alertados y que el consumo “podría venirse abajo”.

En la misma tónica se encuentran los hosteleros. Thor Rodríguez, presidente de la Asociación de Hostelería Compostela, señaló que los autónomos del sector inevitablemente seguirán sufriendo una subida de costes “como lo llevan padeciendo desde el inicio de la pandemia”. “Por ahora estamos soportando un incremento de casi el 50 % en el coste de las energías y el gas no tiene previsto bajar de precio, por ejemplo. En cuanto a los productos frescos nos esperamos un incremento de alrededor de un 20%”, concretó Rodríguez.

“Nos preocupa que las familias tengan el mismo sueldo y que con la inflación gasten menos en nuestros bares y restaurantes. Nos preocupa que los productores de leche estén dando por perdidas sus explotaciones y al haber menos producto se encarezca. Como en este caso, sucede en muchas otras materias primas indispensables para la hostelería”, detalló el representante de los hosteleros. “Parece que se junta todo, la crisis por la pandemia; la guerra de Ucrania y sus consecuencias; y una sequía extrema. Todo eso afecta a nuestros pilares: energía para encender los fogones y los productos frescos”, añadió Rodríguez.

Los hosteleros no son los únicos que se verán afectados. También muchos otros como taxistas, transportistas o pequeños comercios. Todos han experimentado un aumento drástico de sus costes por culpa de la inflación. 

Ejemplo de este aumento son las peluquerías, salones de estética y barberías. La Alianza Empresarial por la Bajada del IVA a la Imagen Personal aseguró que el coste de los productos empleados por estos autónomos ha sufrido un incremento del 27,2%, sin contar con la electricidad.

“Estas terribles cifras hacen prácticamente inviable la actividad de un sector donde los propietarios y autónomos dueños de los salones apenas pueden aspirar al autoempleo y, en muchos casos, tienen niveles de ingresos por debajo de los propios trabajadores de sus locales”, explicaron.

El Gobierno rebajó el IVA del 21% al 10% en la factura de la luz y otros costes fijos que afectan a los domicilios, pero la medida no llegó a la mayoría de los autónomos y empresas con un local abierto al público, que son también los que más pagan por los suministros. “La factura ha subido entorno al 40% y 50%”, lamentó por otro lado Mariano Castaño, presidente de la Federación de Peluquerías de Castilla y León.

Los economistas advierten a los autónomos que seguirán sufriendo la inflación durante dos años más
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad