viernes. 15.11.2019

TAMBIÉN MÁS DE LA MITAD DE LOS AUTÓNOMOS ESPAÑOLES

Las entidades financieras consideran al 81% de los emprendedores extranjeros clientes de "alto riesgo"

Las entidades financieras consideran al 81% de los emprendedores extranjeros clientes de "alto riesgo"

Las entidades financieras consideran a los emprendedores extranjeros clientes de "alto riesgo". Concretamente, el 81,2% frente al 54% de españoles. Tendrán, por tanto, mayores dificultades para obtener un crédito. Los expertos intentan explicarlo.

Las entidades financieras consideran al 81% de los emprendedores extranjeros clientes de "alto riesgo"

Emprendedores extranjeros los hay en todos los sectores y operan en casi todas las actividades. Desde las más tecnológicas a las más sencillas. Cada vez más se están dirigiendo a negocios con mayor nivel de cualificación, pero también es cierto que muchos se han visto obligados a dejar sus países de origen e intentan abrirse camino con un trabajo por cuenta propia que no requiere ni gran inversión ni conocimientos especiales. 

Las entidades financieras consideran a la gran mayoría de los emprendedores extranjeros clientes de “alto riesgo”. De hecho, el 81,20% están calificados como tal frente al 54,05% de los emprendedores españoles. Esto significa que ocho de cada diez autónomos extranjeros lo tienen muy difícil a la hora de pedir financiación a un banco para arrancar su propio negocio. Y, quizá, las razones puedan ser lógicas aunque a veces también influya el poco o mucho conocimiento que se tenga de la realidad los países de donde provienen o de los tópicos que se manejan.

Según los expertos consultados, varios factores podrían estar detrás de esta diferencia de casi 30 puntos en el análisis de riesgo crediticio entre emprendedores extranjeros y españoles que viene reflejado en el informe Los autónomos extranjeros en el tejido empresarial español, elaborado por la consultora Informa D&Blos, “Uno importante es la cultura empresarial que tienen, sobre todo los que vienen de fuera de Europa, donde suele haber más informalidad e impagos”, explicó Javier Santacruz, economista especializado en macroeconometría y finanzas, investigador de Civismo y socio fundador de Long-Tail Risk Partners.

Algo que corroboran fuentes de Banco Santander, que indicaron que “sus ratios de morosidad son más altos y los sistemas de análisis así lo dicen”. De hecho, muchos de ellos llevan en su currículum un historial de “experiencias previas con distintas entidades crediticias nacionales” que rebajan los niveles de confianza al mínimo. Por su parte, desde otra de las grandes entidades de España respaldan la misma tesis: "la morosidad de los emprendedores extranjeros es tres veces superior a la del autónomo local. De ahí que el porcentaje de financiación a este colectivo, sea muy pequeño".  En concreto, "un 3% respecto al total de emprendedores", detallaron.

El arraigo es otra de las causas por las que los emprendedores foráneos encuentran más trabas a la hora de solicitar un crédito al banco. “Desconocen el país, la economía y la demanda”, comentó Miguel Ángel Bernal, profesor del IEB (Instituto de Estudios Bursátiles). Cierto es que, algunos llegan a España con poco conocimiento de cómo funciona la administración o el mercado donde quieren operar. 

Riesgo Extranjeros_Ok

Poco capital de inversión y negocios menos  cualificados

A la hora de pedir financiación, una de las preguntas obligadas en todas las entidades es ¿cuánto vas a aportar al proyecto? Y esto puede llegar a ser también una barrera para los extranjeros. Un gran número de ellos invierten sus ahorros para cumplir el sueño europeo y, si bien disponen de algún remanente de dinero acumulado para abrir el negocio, no disponen de un colchón para que éste se mantenga a flote hasta cruzar el umbral de rentabilidad. “No sólo se tiene en cuenta el importe inicial para comenzar la actividad, también si el emprendedor dispone o no de un capital de sostén hasta que comience a generar recursos suficientes y el negocio empiece a dar beneficios”, matizó Bernal.

Asimismo, las entidades financieras tienen muy en cuenta el tipo de negocio y sector en el que se va a desarrollar el proyecto. Pensemos en que cada vez se ven más fruterías, peluquerías, bares, fontanerías… regentadas por autónomos extranjeros y los datos así lo confirman. El informe pone de relevancia que los tres sectores donde mayor número de extranjeros se concentran son comercio (32,11%), construcción y actividades inmobiliarias (21,88%) y hostelería (19,24%).

“Suelen optar por negocios con bajo nivel de entrada en términos de costes. Además, cualquiera puede acceder a ellos ya que no requieren una especial cualificación, lo que representa también un riesgo a la hora de analizar la operación”, señalaron desde Banco Santander. Se suma el hecho de que “prácticamente no realizan estudios de viabilidad del negocio. Invierten en los que ya funcionan bien y que por falta de relevo generacional o porque pertenecen a compatriotas suyos que deciden regresar a su país se ven obligados a cerrar”.

Cosa distinta son los emprendedores que optan por sectores como el fintech, la consultoría especializada o el medioambiente y la sostenibilidad, donde “encuentran menos limitaciones a la hora de solicitar un préstamo”, afirmó Santacruz.

Reparto Autónomos Extranjeros_OK

Para solicitar un préstamo, la procedencia sí importa

En España hay 2,13 millones de extranjeros afiliados a la Seguridad Social. De ellos, un 16,01% son autónomos (341.541). Que se reparten casi a partes iguales entre ciudadanos de dentro y fuera de la Unión Europea (1 63.496 y 1 78.0 46, respectivamente).

Rumanía, Italia y Reino Unido son, dentro de la UE, las naciones que más autónomos han aportado al sistema. De los que no pertenecen al club de los 28, y por detrás del liderazgo indiscutible de China, los países que más afiliados al RETA han sumado son Marruecos, Pakistan, Venezuela y Colombia.

De cara a solicitar un préstamo, la procedencia sí importa. “Especialmente en Latinoamérica donde tienen arraigada una cultura muy fuerte de impago. La informalidad en sitios como Perú o Colombia es altísima y mucho más intensa entre los autónomos y los negocios”, señaló Javier Santacruz.

Por otro lado, hay que tener en cuenta el “apoyo familiar”, detalló Bernal. “Los emprendedores españoles más jóvenes no tienen que hacer frente a gastos como el alquiler de una vivienda y todo lo que conlleva. Eso sin contar la parte relativa a los avales que se requieren en la gran mayoría de operaciones de crédito para emprendedores”.

A modo de conclusión, el profesor del IEB, añadió que “las personas que llegan a España buscando una oportunidad laboral lo tienen muy difícil si lo que quieren es emprender. Algunos, cuando deciden emigrar y dejar todo atrás es porque en su país están francamente mal y llegan con poco o nada. Eso, pesa a la hora de financiar un proyecto. No olvidemos que la finalidad de los bancos, como la de cualquier empresa, es ganar dinero, no elevar los índices de morosidad e impagos”.

No obstante, cada vez hay más autónomos extranjeros en España, muchos ayudados por su familias y amigos. El trabajo por cuenta propia se ha convertido para ellos en una salida que suelen aprovechar y muchos consiguen prosperar y abrirse camino.

Las entidades financieras consideran al 81% de los emprendedores extranjeros clientes de "alto riesgo"