lunes. 18.11.2019

LOS AUTÓNOMOS DICEN QUE NO OBTIENEN BENEFICIO

Los ganaderos denuncian a Carrefour por vender su leche a menos precio de lo que cuesta producirla

Los ganaderos denuncian a Carrefour por vender su leche a menos precio de lo que cuesta producirla

"Carrefour ha terminado de dar la puntilla a los ganaderos". Así denunciaba COAG Castilla y León los abusos que vienen sufriendo  los autónomos y pymes lácteas por parte de la multinacional. Esta vez, la polémica ha venido por una campaña en la que el supermercado bajaba los precios más de la mitad.

Los ganaderos denuncian a Carrefour por vender su leche a menos precio de lo que cuesta producirla

Pocos consumidores se preguntan sobre el margen de beneficio que le quedará al ganadero cuando compran un litro de su leche a 25 céntimos. La respuesta parece obvia: Nada. Los autónomos y pymes lácteas se ven forzadas por la industria y grandes distribuidoras a vender su leche a menos de lo que les cuesta producirla. ¿La razón? El mercado de distribución tiene cada vez menos competidores y los que están tienen total potestad para decidir sobre los precios a los que van a comprar el producto.  

Hace escasas semanas que saltaba la noticia a algunos medios. COAG Castilla y león, organización agraria que representa a cientos de agricultores ganaderos y silvicultores de la comunidad, denunciaba la venta a pérdidas de leche por parte de una conocida cadena de supermercados. No dudan en decir el nombre.“Se llama Carrefour y está vendiendo cada litro de nuestra leche a 10 céntimos menos de lo que realmente cuesta producirla” explicó a este medio Aurelio Perez, Coordinador de la asociación en Castilla y leon.  

¿Cómo se explica que una leche que cuesta 34 céntimos producir acabe en una estantería de supermercado a 25? Sencillamente no hay forma. Alguien está perdiendo y parece, que como siempre, son los más pequeños. La multinacional francesa Carrefour puso en marcha una campaña de promoción, en la que el consumidor final podía comprar un litro de leche a 25 céntimos.

En principio, no habría problema si no fuera porque, la misma cadena compra la leche, según los ganaderos, a menos de 30 céntimos, siendo que su coste de producción está entre los 34 y los 36. Los que de verdad pierden con la 'venta a pérdidas' de la multinacional son los productores de lácteos, en su mayoría, autónomos y pymes, se lamentan. 

El problema va más allá de las evidentes pérdidas para los ganaderos. “¿Cómo va a valorar el consumidor un litro de leche que se le está vendiendo a 25 céntimos? Al final se banaliza el producto. Se transmite al consumidor la sensación de que la leche no tiene un valor por sí misma, sino más bien como producto reclamo, ofertado a un precio muy por debajo de su auténtico valor” denunciaron desde COAG.  

Competencia desleal

La asociación considera que, bajo la máscara del libre comercio, estas grandes superficies han presionado a la competencia hasta el punto de hacer desaparecer a la mayor parte del tejido empresarial del sector. Los que quedan se ven sometidos a unas reglas injustas.“No es sólo Carrefour. Creemos que todas y cada una de los grandes lineales tienen acuerdos de compra y venta de productos, en este caso, la leche. Si más de un 80% de nuestros compradores son estas grandes empresas y distribuidoras ¿cómo va a librarse un ganadero de los precios que imponen?” explicó el coordinador de COAG.

Este dirigente denunció abiertamente a este periódico lo que -según él- es un oligopolio. Unas cuantas grandes corporaciones, con acuerdos entre ellas, subiendo y bajando los precios a su antojo. "Si alguien se tomara el interés de analizar las operaciones de estas distribuidoras, vería que aunque los precios de compra varían mes a mes, en el conjunto del año son siempre los mismos" se quejó el coordinador de COAJ.  Al final, el que menos se lleva es el más importante en la cadena productiva: El que cría las vacas; invierte en una explotación; paga veterinarios y decenas de aparatos para extraer el producto y que, al final, se lleva menos de los 36 céntimos que le cuesta producir cada litro, afirmó Pérez.

Precariedad y desaparición de miles de negocios

Se trata de una situación grave. Este tipo de prácticas están haciendo desaparecer miles de explotaciones ganaderas, aseguraron en la COAG. Sólo en Castilla y León ya se han disuelto más del 90% en poco menos de 30 años. mientras que en 1990 había más de 32.000 explotaciones en la comunidad. A día de hoy a duras penas quedan 1000.   

Los que se mantienen con el negocio abierto lo hacen malviviendo. “¿Que cómo puede sobrevivir un autónomo a estas bajadas de precio? Reduciendo de todos los gastos que uno se pueda imaginar; haciendo él solo el trabajo de tres personas; sufriendo y, en definitiva, perdiendo calidad de vida. Lo que tienen que entender las administraciones, las grandes corporaciones y los consumidores es que nuestros márgenes son muy reducidos y cada céntimo es importante. Aunque no se lo crean, a estos ganaderos una diferencia en el precio de cinco céntimos pueden cambiarles la vida ” se quejó Pérez.  

“Una diferencia de cinco céntimos puede cambiarle la vida a muchos ganaderos”  

 

Lo que para una empresa como Carrefour “no supondría nada”, para el ganadero es la diferencia entre mantener abierto el negocio o cerrarlo”, asegura el coordinador de la asociación. Cinco céntimos para un ganadero castellanoleonés que –de media y siempre según COAG- produce 600.000 litros de leche al año, sería una diferencia de 30.000 euros anuales. Lo suficiente para contratar a alguien y mejorar sustancialmente sus condiciones de vida”. El problema de todo esto -continuó denunciando el coordinador-, es la administración. Hasta que ésta no intervenga y ponga un marco legal que ampare a los productores primarios, "las grandes empresas seguirán jugando a la ruleta rusa con nuestro sueldo" denunció Perez. 

De vuelta al problema de la España vaciada 

 Al final, detrás de cualquier problema en el entorno rural termina apareciendo la despoblación. No es casualidad. Entre otras  cosas, que los pueblos se estén vaciando tiene que ver con la presión que se está ejerciendo sobre la agricultura y ganadería, principal sustento y nicho de emprendimiento en el medio rural. La desaparición de pequeños negocios y autónomos lácteos por la competencia desleal de algunas grandes empresas, por supuesto, afecta al mantenimiento de la España rural y de sus gentes.

"Cada vez que el consumidor compre en el supermercado un litro de leche a 25 céntimos, tiene que plantearse que esos precios no son posibles", dijo Pérez. No hay forma de pagar todo el trabajo y maquinaria de un ganadero, el envasado y el transporte con menos de cincuenta céntimos. Se trata de un producto de reclamo, una oferta para  captar la atención del consumidor y que compre otros muchos productos con los que-en este caso Carrefour- sí gana dinero. "Si el consumidor no toma consciencia de esta situación, si la administración no pone un marco legal que asegure nuestro medio de vida, el problema se agravará y cada año habrá  muchas menos explotaciones y productores de lácteos" concluyó el coordinador de COAJ. 

Los ganaderos denuncian a Carrefour por vender su leche a menos precio de lo que cuesta producirla