lunes. 16.09.2019

CON SU ESPACIO LA MILLA DEL CONOCIMIENTO

Gijón lucha por convertirse en un punto de referencia de emprendimiento a a nivel europeo

Imagen de La Milla del Conocimiento.
Imagen de La Milla del Conocimiento.

Se trata de un espacio dónde trabajan y conviven desde pequeñas compañías, de no más de 10 trabajadores, hasta multinacionales con más de 500 empleados. Así es La Milla del Conocimiento, un área coordinada por el Ayuntamiento de Gijón, donde se puede trabajar simplemente teniendo una idea y que quiere convertirse en un punto de referencia en materia de emprendimiento a nivel europeo. 

Gijón lucha por convertirse en un punto de referencia de emprendimiento a a nivel europeo

En el norte de España, y ocupando el espacio de una milla, se pueden encontrar en un mismo punto seis centros universitarios, dos centros tecnológicos y un hospital, además de la Ciudad de la Cultura, el Centro de Arte y Creación Industrial, el Conservatorio de Música y el Jardín Botánico Atlántico. Esto, no es otra cosa que el distrito urbano de innovación de la ciudad de Gijón o, lo que es lo mismo, La Milla del Conocimiento. Se trata de un espacio coordinado por el Ayuntamiento y en el que los emprendedores tienen un gran protagonismo.

La Milla, cuenta actualmente con 171 empresas, más de 4.200 trabajadores y una facturación global de 1.7000 millones de euros. Estas cifras pueden hacer pensar que las compañías que trabajan en este espacio tienen un gran tamaño, pero ocurre todo lo contrario. Rubén González, gerente de Gijón Impulsa (la empresa pública que desarrolla la innovación en la ciudad y que coordina el espacio) aseguró que la mayoría de las empresas que llevan a cabo su actividad en La Milla “son pequeños negocios, con entre cinco y diez trabajadores, lo que pasa es que también hay un par de multinacionales que incrementa la cifra de empleados”.

Precisamente, es la combinación de que trabajen pequeños negocios, con multinacionales e instituciones públicas en un mismo lugar lo que hace a La Milla del Conocimiento un espacio tan especial. “Nosotros trabajamos con innovación abierta es decir. buscamos la forma de unir los proyectos en los que están trabajando los grupos de trabajo de las universidades, con lo que está haciendo la gran empresa y lo que están creando las startups”.

Los proyectos que se desarrollan en este espacio, que se encuentra actualmente inmerso en un proyecto de ampliación de 220.000 metros cuadrados -“con el que se prevé duplicar su espacio actual y transformarlo en uno de los distritos de innovación de referencia en el sur de Europa” informan en el comunicado- son de diferente índole. Pero según afirmó González a la hora de hacer la captación de nuevos proyectos, ellos buscan que éstos cumplan con tres dimensiones: que tengan un modelo de negocio sostenible, “no tiene porqué estar validado, pero sí debe ser sostenible”; que esté anclando en un conocimiento actual, “como la tecnología, la biotecnología, etc; y que esté orientado a dar una solución social, “como puede ser un uso médico o las energías renovables”.

Así, trabajan en La Milla del Conocimiento startups como Zapiens, un sistema de inteligencia colectiva que permite almacenar y compartir el conocimiento de un grupo y “que está apunto de empezar a trabajar en Silicon Valley” apuntó González. O Human Analytics, que ha desarrollado un lápiz medidor que ayuda a los médicos, y otros facultativos, a medir la sensibilidad del dolor de los pacientes. O Svamc, una compañía que diseña, desarrolla y fabrica una nueva generación maquinaria para la agricultura de precisión y que se contribuya así a la sostenibilidad económica y medioambiental, etc.

Para poder trabajar allí, no es necesario que el emprendedor tenga constituida la empresa, basta con tener una idea. Ahora eso sí, en caso de tener la empresa ya montada uno de los requisitos es tener el domicilio fiscal en Gijón. A parte, González dijo que “las empresas que vienen a nuestro espacio tienen que pagar un precio, que varía en función de los lugares que se utilice”. El espacio de coworking, por ejemplo, cuesta 80 euros al mes.

Gijón apuesta por la innovación

Una cosa está clara, y es que este parque y la apuesta que ha hecho el Ayuntamiento por la innovación y el emprendimiento han conseguido posicionar a Gijón y a Asturias, tanto a nivel nacional como europeo, en materia de emprendimiento. “El último estudio realizado por la Fundación Cotec para la Innovación y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), Asturias ocupa el quinto lugar como región dónde se facilita, atrae y retiene el talento, en un ranking de 17 comunidades autónomas.  Asimismo, Asturias ha sido reconocida como 'Región Emprendedora Europea 2019' (REE) por el Comité de las Regiones de la Unión Europea que contempla cada año a tres territorios europeos que muestren una estrategia destacada e innovadora en materia de emprendimiento” según recoge el comunicado.

Para el gerente de Gijón Impulsa, Rubén González, ésto se traduce “en un aumento de la creación del número de empresa, en un incremento del número de negocios que superan la barrera de los cinco años de vida, en la modernización del tejido productivo y en la generación de empleo estable” en la región.

Aunque según reconoce González, paga que Gijón (y Asturias) sigan creciendo y posicionándose como un referente “hay que ser un territorio más competitivo es decir, hay que tener un mejor entorno fiscal, con ventajas para los inversores. Porque sin los inversores no podemos crecer”.

Las tres ‘patas’ de Gijón Impulsa

Gijón Impulsa es la empresa pública que se encarga, a parte de coordinar La Milla del Conocimiento, de desarrollar la innovación y el emprendimiento en la ciudad. Para ello, contóGonzález, se distinguen tres tipos de servicios:

  1. Despliegue de espacios para cualquier actividad: el Ayuntamiento pone a disposición de los emprendedores diferentes lugares para que puedan desarrollar su actividad, ya sean sitios de coworking, nave nido (grandes lugares dónde empiezan su actividad las startups) e incluso espacios para multinacionales. “Tenemos una cartera de espacios bastante grande. De hecho, si los juntásemos todos sumarían 18.000 metros cuadrados” dijo González.
  2. Una capa de servicios: para ayudar a los emprendedores en el inicio de su aventura. “Hablamos de asesoramiento en líneas de financiación, en materia legal, en mentoring, en la realización de jornadas de networking, etc".
  3. Financiación de los proyectos: mediante subvenciones públicas o capital riesgo (inversión en nuevos proyectos que tienen un elevado riesgo). El Ayuntamiento de Gijón ha sido pionero, relatan en la nota, en utilizar este método -desde 2010- para ayudar económicamente a los emprendedores, y aseguran “ha contribuido a que puedan comenzar y consolidarse en el mercado más de 61 empresas que han generado 530 puestos de trabajo”.

A parte de esto, Gijón ya está empezando, adelantó González, a estudiar la forma de que la propia ciudad se convierta en un punto de desarrollo de innovación seguro y regularizado. “Por ejemplo, para dar asistencia a una persona que vive en una montaña y que necesite medicinas, lo más rápido sería enviar un dron. Una práctica que actualmente no se puede hacer. Lo que nosotros vamos a hacer es crear instrumentos para regular este tipo de prácticas para que se pueda llevar la innovación a la ciudad”.

Gijón lucha por convertirse en un punto de referencia de emprendimiento a a nivel europeo