Lunes. 20.05.2019

ADEMÁS SUBIRÁ LA EUROVIÑETA A PARTIR DE JULIO

Miles de transportistas en alerta por el arranque de la ‘norma eco’ en la Unión Europea

Miles de transportistas en alerta por el arranque de la ‘norma eco’ en la Unión Europea

El pasado abril, Bruselas dio el visto bueno a la normativa que obliga al transporte a reducir las emisiones de CO2 un 30% de aquí a 2030. Ésto exigirá a muchos profesionales de la carretera a comprar un nuevo vehículo cuyo un coste puede elevarse hasta los 100.000 euros. A ésto se añade que el próximo 1 de julio entrarán en vigor las nuevas tarifas de la Euroviñeta.

Miles de transportistas en alerta por el arranque de la ‘norma eco’ en la Unión Europea

Desde hace un mes, el sector del transporte pesado por carretera vive en un constante duerme vela. El Parlamento Europeo aprobó, el pasado mes de abril, la normativa que obliga a los camiones a reducir un 30% las emisiones de CO2 (dioxido de carbono) de aquí a 2030.

El cambio no será gratis y, si nada se modifica, los transportistas tendrán que asumir a pleno pulmón la renovación de sus vehículos. Lo cual implica asumir un coste que puede alcanzar los 100.000 euros. “Para muchos es absolutamente inviable”, ha lamentado José Vicente Ferrer, portavoz de Sintraport (Asociación de Transportistas del Puerto de Barcelona).

De hecho, según ha confirmado a Autónomos y Emprendedores Emilio Cardero, secretario general de transportes del sindicato UGT (Unión General de Trabajadores), “muchos de los transportistas de la zona de Levante -desde Huelva hasta Castellón- están planteándose si continuar como autónomos o incorporarse a una flota como asalariados", siendo el flotista quien corriese con la inversión”. Incluso, en palabras de Cardero "se estaría negociando un convenio especial que aseguraría unos mínimos (cotizaciones, salarios…) a los profesionales del sector del transporte frigorífico" interesados en hacer el trasvase del RETA al Régimen General.

No obstante, tanto desde Sintraport como desde Fetransa (Federación Nacional del Transporte por Carretera) han coincidido a este respecto que “de producirse” trasvases de autónomos a asalariados  serían "casos muy residuales". Además, no se producirían única y exclusivamente por la entrada en vigor de la normativa europea para la reducción de las emisiones de CO2. “Influyen muchas otras cosas, principalmente el trabajo en precario consecuencia de la competencia desleal, ha matizado el portavoz de la asociación barcelonesa. Por su parte, Jorge Martín Serrano, presidente de la organización territorial de Fetransa en Aragón, Tradime, ha precisado que "históricamente siempre ha sido el caso contrario. Se proponía a los transportistas que se diesen de alta como autónomos ya que al flotista le supone una ventaja de entre el 12% y el 14% en costes".

Incertidumbre y pocos avances

En lo que sí coinciden todas las fuentes consultadas es en la incertidumbre que ha generado la entrada en vigor de la normativa. Ésta, que contó con el respaldo de la mayoría de los europarlamentarios (474 votos a favor, 47 en contra y 11 abstenciones), tiene como objetivo dar cumplimiento a los acuerdos de Paris de 2015.

Con ello, los nuevos modelos de camión deberán incorporar sistemas que, por un lado, reduzcan el consumo de carburante y, por otro, eliminen los elementos contaminantes de los gases formados en el proceso de combustión hasta llegar a ese 30% menos de emisiones. “Poco más se sabe. No hay nada claro sobre cuál debe ser el modelo del vehículo o si se va a aplicar una moratoria para el transporte pesado por carretera”, ha detallado Ferrer. Además, hay que tener en cuenta la particularidad de que éste es uno de los pocos casos en los que la normativa ha ido más deprisa que la propia tecnología. “Hay muy pocos avances en el camión eléctrico. Las últimas pruebas que se han hecho apenas proporcionan 150 kilómetros de autonomía”.

Por otra parte queda por ver hasta qué punto resulta rentable la inversión ya que, tal y como especifica un estudio de la consultora Transport & Enviroment, el ahorro en combustible sería de unos 60.000 euros por camión en un periodo de cinco años. Es decir 40.000 euros por debajo de la inversión que puede llegar a suponer la renovación del vehículo.

Tampoco se sabe nada sobre si tanto las distintas administraciones españolas (estatal, autonómica y local en sus respectivas competencias) como la propia Unión Europea, aprobará algún tipo de ayuda para facilitar la renovación de las flotas.

Según el informe que se presentó en Bruselas al transporte por carretera se le atribuye el 22% de las emisiones de CO2, es decir, casi una cuarta parte del total, mientras que su peso en relación al total de vehículos en circulación apenas representa el 5%.

Hasta 809 euros más de Euroviñeta a partir del 1 de julio

De lo que no podrán librarse los profesionales del transporte internacional por carretera es de la subida de la Euroviñeta. Las nuevas tarifas tienen en cuenta los aspectos medioambientales, es decir, cuanto menos contaminante sea el camión menos aumentará su tarifa.

Ages, proveedor de servicios para la Euroviñeta en los estados miembros en los que está en vigor el sistema, ha hecho públicos los precios que regirán a partir del 1 de julio de 2019. Para los camiones Euro 0 de entre uno y tres ejes (los más antiguos y por tanto los más contaminantes) el incremento alcanza los 447 euros anuales; y para los Euro 0 con más de cuatro ejes llega a  809 euros anuales.  En el caso de los Euro 1 tendrán que pagar entre 373 y 642 euros más respectivamente. Los Euro 2 desembolsarán un total de 315 y 526 euros por encima de la tarifa actual.  

Los que, por el momento, se quedan como están son los clasificados como Euro 5 y Euro 6, siempre y cuando contraten la viñeta semanal, mensual o anual y hasta enero de 2020, cuando se desbloquearán nuevas tarifas. Ya que en la diaria se aplicará el café para todos y pasará a costar 12 euros para todas las clases de emisiones.

Euroviñeta

Miles de transportistas en alerta por el arranque de la ‘norma eco’ en la Unión Europea