jueves. 20.02.2020

CÓMO SOLICITAR ESTA AYUDA

El número de nuevos autónomos que capitalizaron el paro cayó en 2019

El número de nuevos autónomos que capitalizaron el paro cayó en 2019
La capitalización del paro permite a los asalariados cobrar de golpe toda su prestación por desempleo para poner en marcha un negocio. Sin embargo las solicitudes se han desplomado hasta llegar al mínimo histórico de 63.000 beneficiarios aunque la cuantía de la capitalización es más alta.
El número de nuevos autónomos que capitalizaron el paro cayó en 2019

La capitalización del paro supone una herramienta muy útil para miles de trabajadores que deciden ser autónomos. Esta opción permite a los que tienen derecho a prestación por desempleo percibir de golpe todo el paro que tienen pendiente para invertirlo en el negocio o para pagar sus cotizaciones sociales

Con el pago único, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) tenía un objetivos permitir que muchos desempleados pudieran convertirse en autónomos ayudándoles en la primera fase de apertura de un negocio, cuando más dificultades tiene el emprendedor. La medida tuvo muy buena acogida durante los primeros años. En 2008 hubo 164.196 desempleados que capitalizaron el desempleo. Desde entonces, el número de beneficiarios no ha parado de caer, según los datos proporcionados por el SEPE.

El año pasado, sólo hubo 63.000 capitalizaciones

A partir de 2014, año en el que la cifra de solicitantes rozó los 160.000, el número de capitalizaciones de paro ha descendido en cada ejercicio. En los diez primeros meses de 2018 se registraron 72.000 peticiones de pago único para emprender. Y, en 2019, la cifra volvió a ponerse en mínimos históricos con sólo 63.000 beneficiarios. Es decir, en cinco años ha habido casi 100.000 desempleados menos que han utilizado su prestación para poner en marcha un negocio. 

Aunque 2008 fue, con más de 164.000 solicitantes, el pico más alto de capitalización de desempleo en toda la serie histórica, las cifras siguieron muy elevadas hasta el año 2015. Sin embargo, el número de adelantos de la prestación para emprender cayó en picado en los últimos ejercicios. Según apuntaron los expertos, esto se debe, entre otras cosas, al aumento de la tasa de empleo. La capitalización tuvo sus años dorados en la crisis económica y, la progresiva creación de nuevos puestos de trabajo pudo hacer que cada vez menos desempleados optaran por convertirse en autónomos y por solicitar el pago único. 

Por otro lado, para algunos sindicatos como Comisiones Obreras (CCOO), la razón no es tanto la creación de empleo, sino la proliferación, en los últimos años, de puestos de trabajo temporales que dan acceso a bajas prestaciones de desempleo y, por tanto, el pago único ha dejado de ser atractivo para muchos emprendedores. Hipótesis que queda desmentida por los últimos datos del SEPE: En 2019, el importe de la capitalización fue de los más altos de la serie histórica.

Pocas solicitudes pero con importes más elevados

A pesar de que 2019 fue el año con menos solicitudes de capitalización de paro, también fue uno de los ejercicios en el que los beneficiarios accedieron al pago único con importes más elevados. El año pasado, los solicitantes recibieron -de media- casi 5.300 euros de pago único, correspondientes a 191 días capitalizados. Una cifra muy superior a la media que se concedió en 2005 (3.600 euros).

También en 2019 se mejoró la cantidad media que recibió cada desempleado respecto a 2018, cuando los solicitantes apenas accedieron a 4.831 euros correspondientes a 176 días.

Aquellos desempleados que pretendan invertir su prestación en montar un negocio pueden hacerlo este año, siempre cuando cumplan los requisitos marcados por el SEPE.

Requisitos para acceder al Pago único en 2020

Sea cual sea su proyecto negocio, el desempleado que quiera transformar su prestación en una inversión para poner en marcha su nuevo negocio, tiene que cumplir cinco requisitos:

  1. No haber iniciado ninguna actividad

  2. Tener tres mensualidades o prestaciones pendientes de cobro
  3. No haber capitalizado el paro, en ninguna de sus modalidades, en los cuatro años anteriores a la solicitud.
  4. Si el solicitante hubiese impugnado el cese de la relación laboral, por ejemplo, por despido improcedente, este tendrá que esperar hasta la resolución de ese procedimiento para solicitar esta prestación
  5. Si se capitaliza el paro para formar parte de una sociedad cooperativa o laboral, el solicitante deberá ser un socio trabajador de carácter estable.

El desempleado deberá presentar la solicitud de la capitalización del paro en una oficina del SEPE, junto con una memoria del proyecto

¿Quiénes pueden capitalizar el paro?

Esta opción está dirigida a tres tipos de beneficiario, dependiendo siempre de la actividad que vayan a desempeñar:

  1. Las personas que quieran desarrollar una actividad profesional convirtiéndose en autónomo
  2. Los que quieran crear una cooperativa o unirse a una que ya está operativa como un socio trabajador de forma estable
  3. Los que quieran crear una sociedad laboral como socio trabajador. O como trabajador autónomo socio en un una mercantil.

Modalidades de pago

El desempleado no siempre tiene que cobrar su prestación de golpe. El SEPE pone a disposición del futuro emprendedor dos opciones:

  • Un pago único: destinado a financiar la inclusión a la cooperativa, el desembolso necesario para conseguir las acciones y las participaciones de la sociedad laboral o mercantil, y la inversión que necesita para desarrollar la actividad como trabajador autónomo.
  • Pagos mensuales: para la compensación de las cuotas a la Seguridad Social.

Eso sí, una vez elegidas, estas modalidades de pago no podrán cambiarse tras haber comenzado la actividad. Tras obtener el importe correspondiente al pago único, es el emprendedor quien tiene la obligación de justificar que este dinero se ha destinado, realmente, a poner en marcha un negocio. 

Estás obligado a justificar la inversión 

Según explicaron desde el SEPE, una vez que haya percibido el importe de la capitalización, el solicitante deberá, en el plazo de un mes, iniciar la actividad y entregar la documentación que justifique que ha invertido el dinero en poner en marcha un negocio. Además, habrá que destinar la cantidad recibida a la actividad prevista, según lo que figura en la memoria del proyecto que forma parte del expediente. No será necesario si el autónomo ha utilizado la prestación para abonar sus cotizaciones sociales.

En el caso de que el negocio que se haya iniciado sea diferente al que constaba en la solicitud y memoria, pero se ajuste a lo establecido en la normativa de aplicación, se deberá presentar una nueva memoria y la documentación complementaria que sea necesaria y que le indique el SEPE.

El organismo procederá a reclamar el cobro indebido por el total de la cantidad líquida capitalizada que le hubiera sido ingresada en los siguientes casos:

  • Si no inicia la actividad y no justifica suficientemente el motivo.
  • Si no destina la cantidad concedida a su incorporación como socio o socia o como persona trabajadora de una cooperativa o sociedad laboral.
  • Si no destina la cantidad a la realización de la actividad por cuenta propia.
  • Si no aplica o desvía la prestación por desempleo a otros fines distintos a la actividad objeto de la capitalización, podrá considerarse falta muy grave. Esta se sanciona con la pérdida de la prestación por desempleo y además, con la exclusión del derecho a percibir cualquier prestación económica, y en su caso, a la ayuda de fomento de empleo durante un año.

El número de nuevos autónomos que capitalizaron el paro cayó en 2019