Los pequeños exportadores españoles crecen a un ritmo del 6%

El efecto Trump no asusta al tejido empresarial, las ventas a Estados Unidos aumentan un 19,5% con respecto a enero de 2016 y suponen más del 85% del total. Por sectores, y excluyendo productos energéticos y materias primas, alimentación, bebidas y tabaco se consolida como piedra angular del sector exterior.
Los pequeños exportadores españoles crecen a un ritmo del 6%

El año ha empezado viento en popa para el sector exterior español. Especialmente por la lectura de fondo de los datos hechos públicos esta mañana por el Ministerio de Economía y Competitividad. Los pequeños exportadores españoles (aquellos que vendieron productos al exterior por importe de menos de cincuenta mil euros) crecieron a un ritmo del 5,9% con respecto al mes de enero de 2016. Cifra que en términos absolutos se traduce en 41.217 autónomos y pequeñas y medianas empresas más exportando Marca España.

Por volumen, las empresas que vendieron entre 50.000 y 500.000 euros, con un 5,4% (hasta las 11.645) marcaron el segundo máyor incremento desde 2012. En el caso de las que lo hicieron por importe inferior a 50.000 euros la evolución fue de un 0,5% (hasta los 29.572, pero un punto menos que en el mismo mes de 2016).

Los datos respaldan de nuevo la tesis de que la internacionalización en en España ha venido para quedarse y que el carácter anticíclico de las exportaciones es cosa de las crisis del anterior milenio. Así los mercados exteriores han pasado de ser una vía de supervivencia a formar parte del ADN de las empresas, que cada vez consolidan su presencia tanto dentro como fuera de la Unión Europea ayudadas, además, por la proliferación del comercio electrónico. Prueba de ello es el aumento del número de exportadoras regulares que en los citados volúmenes de exportación aumentaron un 22,8%. Como dato a tener en cuenta, de los casi 33.500 autónomos y empresas que vendieron durante un periodo de cuatro años o más, cuatro de cada diez lo hicieron por importe de al menos 50.000 euros.

Por otra parte, y subiendo un escalón en el tamaño de las empresas, cabe destacar la evolución de 8,7 puntos en las empresas que exportaron por valor de entre 0,5 y cinco millones de euros que registraron su mayor aumento desde 2013, hasta alcanzar las 4.162.

Las prisas del efecto Trump

 

Las exportaciones españolas alcanzaron un nuevo máximo histórico en enero con un crecimiento del 17,4%. Así, España exportó por importe de 21.440 millones de euros.

En líneas generales y al análisis por regiones la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos está generando un efecto rebote. Las exportaciones españolas hacia este destino se elevaron un 19,5%, con un volumen de 908 millones de euros. “Es algo lógico ya que todavía no ha pasado nada”, explica Miguel Ángel Martín, Presidente Fundador de Acocex (Asociación Española de Comercio Exterior), de hecho “Trump y sus amenazas proteccionistas han supuesto un espaldarazo tanto para las exportaciones como para las importaciones y ha acelerado la toma de decisiones de muchas empresas que ya tenían este país en su hoja de ruta”.

Fuera de la Unión Europea, destaca el aumento del 35,9 de las ventas a Asia, impulsadas por China que, con un volumen de 514,3 millones de euros, se incrementaron un 52,7%. Dignos de mención son también los avances del 77,6%, del 50,1%, del 44,4% y del 22,3% en las exportaciones a países como Singapur, India, Rusia o Sudáfrica respectivamente, integrados todos ellos en los 16 del conjunto de PIDM (Planes de Integrales de Desarrollo de Mercado), y que ponen de manifiesto la apuesta por la diversificación del sector exterior español.

En el ámbito de la Unión Europea, Italia fue el país con el mayor incremento (28,7%), seguido de Francia (16,6%), Alemania (13,7%) y Reino Unido (2,2%).

Por sectores, y excluyendo los productos energéticos y las materias primas que aumentaron un 104,8% y un 50% respectivamente, España continua entrando en el mundo por el paladar. Alimentación, bebidas y tabaco registró un crecimento del 17,9%, auspiciadas por las ventas de legumbres, hortalizas y frutas, que fueron especialmente demandadas por los Alemanes.

La compras de aparatos de precisión de nuestros principales socios comerciales en la U.E. (Alemania, Francia y Reino Unido), así como de y maquinaria específica y de uso general México, Brasil, Perú e India elevaron las ventas de bienes de equipo un 14,3%. Por su parte, el sector del automóvil sigue marcando un buen ritmo del 7,6%, debido en particular por las mayores ventas de componentes Alemania, Marruecos, Francia y Portugal.

Petróleo y materias primas

 

En el primer mes del año las importaciones crecieron un 19%, alcanzando los 24.574 millones de euros. Con ello el déficit de la balanza comercial se situó en un 31,3%. Ahora bien, lejos de lo alarmante que pueda parecer a priori, la lectura es positiva y tiene todo que ver con la mejora de la economía.

Por un lado, el aumento del precio del petróleo justifica que, en volumen, las compras del sector energético se elevasen un 74,4%. A este respecto el presidente fundador de Acocex explica que “aún así España sigue siendo más competitiva que el resto de países europeos ya que el precio de la gasolina es bastante más barato”. Por otra parte está el incremento de la compras de materias primas y de bienes de equipo, que experimentaron un aumento del 27% y 13,2% respectivamente. Ambas suponen un indicador del rearme de las empresas españolas, o lo que es lo mismo, el aumento de la demanda tiene como consecuencia la necesidad de aumentar la producción para lo que las empresas han de invertir en maquinaria y herramientas con las que poder dar salida a los pedidos.

Los pequeños exportadores españoles crecen a un ritmo del 6%
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad