lunes. 30.11.2020

Y MEDIDAS PALIAR EL EFECTO DE LA SEGUNDA OLA DEL VIRUS

El Plan a tres años para impulsar el comercio estará dotado con 200 millones

El impulso del comercio minorista es uno de los objetivos del Plan de Recuperación hasta 2023 al que el Gobierno pretende destinar 200 millones de euros. El Ejecutivo también trabaja en una estrategia de choque para paliar los daños de la segunda ola del virus.

El Plan a tres años para impulsar el comercio estará dotado con 200 millones

El 15% de los comerciantes que bajaron la persiana de su tienda en marzo, no la han vuelto a subir. La crisis del Covid-19 ha puesto contra las cuerdas a un sector clave para la economía española, del que depende el 17% de los empleos y el 13% de PIB (Producto Interior Bruto). Para intentar recuperar este sector, el Gobierno ultima la puesta en marcha de dos planes que, aunque tienen diferentes márgenes de actuación, persiguen el mismo objetivo: la recuperación e impulso del sector.

El primero, un plan a corto plazo y con el que el Ejecutivo pretende paliar los efectos de la segunda ola en la actividad. Y otro, a largo plazo – tres años –, para convertir a la actividad en un motor de la economía nacional y al que el Gobierno destinará 200 millones de euros. Así lo expuso la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, durante la clausura del Spain Retail Congress 2020, un evento online organizado por la Confederación Española de Comercio (CEC), que reunió durante dos días a expertos del sector para debatir sobre los pasos clave de su recuperación.

Para la ministra, el comercio – y España – está frente a una ocasión que no puede desperdiciar. “Conscientes de esa oportunidad que ofrece la digitalización, vamos a poner en marcha dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, un proyecto tractor de digitalización del comercio, que está dentro de la Agenda Digital España 2025”,dijo durante su intervención. Se trata de la puesta en marcha de una serie de iniciativas y herramientas destinadas a la mejora de los establecimientos comerciales. Con especial detenimiento en el segmento de las “las pymes y micro-pymes, que son las que se están quedando más rezagadas de esta digitalización” apuntó Maroto.

200 millones de euros de los fondos europeos

Para conseguirlo, el Gobierno movilizará hasta 200 millones de euros de los fondos europeos, que se destinarán al Plan de Recuperación, con el objetivo de “modernizar los mercados municipales, las áreas comerciales, los mercados de venta no sedentarios y los canales cortos de comercialización”. Además, van a destinar 100 millones de euros al fortalecimiento de la actividad comercial en zonas de gran afluencia turística.

Asimismo, y aunque la ministra no detalló la cuantía, informó que el Gobierno realizaría “importantes inversiones” dirigidas a apoyar el comercio en las zonas rurales y a poner en marcha una plataforma a través de la cual los profesionales y trabajadores del sector podrán formarse.

Se trata de diferentes iniciativas con las que el Gobierno quiere impedir el cierre de más establecimientos comerciales, que se desarrollarán en los próximos tres años a través de las comunidades autónomas y los municipios, y que contará con la participación directa de las asociaciones comerciales de las zonas afectadas. Todo ello, “se embarca dentro de un Plan Comercial que se desarrollará a través de una agenda específica dentro del Plan de Recuperación, para que en los tres próximos años podamos dar un salto cualitativo en la reactivación de un sector que es clave para nuestra economía”, afirmó Maroto. Además, recordó que “el plan de apoyo al comercio va a tener un ámbito prioritario dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia”.

Un Plan de Choque para paliar los efectos de la segunda ola del virus

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo no sólo busca ofrecer las herramientas a los autónomos y comerciantes para que ganen competitividad en los próximos años, sino, y como anunció Reyes Maroto, también están “coordinando con comunidades autónomas y con la Federación Española de Municipios, un Plan de Choque con medidas de apoyo a la hostelería y el comercio, que son los sectores principalmente afectados por las restricciones”.

Pese a que Maroto no explicó más detalles sobre ese Plan, sí que reconoció que se reforzaría “las medidas puestas en marcha”. En este sentido, mencionó la reciente ampliación de los periodos de devolución de los créditos ICO (un año más de carencia y tres de amortización), y la extensión de los ERTEs (Expediente Temporal de Regulación de Empleo) y la prestación por cese de actividad para los autónomos. “La voluntad del Gobierno es que estas medidas permanezcan el tiempo que sean necesarias”, aventuró Maroto. Que se comprometió a su extensión siempre y cuando se llegase a un acuerdo con los agentes sociales.

Asimismo, la ministra de Industria, Comercio y Turismo señaló que las nuevas medidas de apoyo al sector, que incluiría el Plan de Choque, se realizarían de forma coordinada. “No lo exigía el sector y se va realizar una coordinación para que efectivamente las medidas lleguen a los sitios que las necesitan”.

La creación de un Consejo Asesor del Comercio de Proximidad

Por último Maroto, quiso poner de relieve el papel tan importante que tiene la colaboración público-privada en estos momentos. Según dijo durante su intervención en el Spain Retail Congress 2020, “el comercio se enfrenta a desafíos sin precedentes y esta situación nos obliga a reforzar la colaboración público-privada con dos prioridades para, uno, hacer frente a la dificultades que atraviesa el sector como consecuencia de la pandemia. Y, dos, para contribuir a la modernización y competitividad de nuestro sector comercial”.

Razón esta última por la anunció que se iba a constituir el Consejo Asesor del Comercio de Proximidad para trabajar en ese nuevo modelo comercial más digital, sostenible e inclusivo. Además, explicó que a través de ese nuevo organismo se iban a poder poner en común “todas las actuaciones para dar respuesta a las necesidades del sector y para dar una respuesta proactiva en su reactivación”.

Retos para el comercio tras la pandemia 

Es el quinto año que la Confederación Española de Comercio (CEC) realiza el Spain Retail Congress. Un congreso anual sobre el sector, que este 2020 se centró en los nuevos retos que deja la pandemia en el sector. En este sentido, los diferentes ponentes que, a lo largo de las dos jornadas celebradas, intervinieron en el evento aludieron a la omnicanalidad y a la personalización del sector servicios como aspectos claves para el sector tras las crisis sanitaria.

El presidente de la CEC, Pedro Campo, coincidió con los ponentes, pero añadió en su discurso que se iba a poner en marcha una serie de medidas “paliativas” para la actividad. Entre las que se encuentran: ayudas directas, exoneración de las cotizaciones sociales, programas de formación, la lucha contra la falsificación y el impulso del relevo generacional dentro del sector.

En este sentido el presidente de la Comisión de Competitividad, Comercio y Consumo de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), más conocida como C4, Juan Antonio Germán, aludió a la importancia de estar unidos institucionalmente para que “el día de mañana cuando se tomen decisiones que afectan a nuestro sector, nos llamen”.

El Plan a tres años para impulsar el comercio estará dotado con 200 millones