sábado. 04.04.2020

EL SECTOR DEL LIBRO NECESITA APOYO

Los editores madrileños y gallegos pueden solicitar ayudas para su negocio

Los editores madrileños y gallegos pueden solicitar ayudas para su negocio

Los autónomos y pequeños negocios del sector editorial no están en su mejor momento. Para apoyar la publicación y comercialización de libros -en papel o digitales-, algunas comunidades autónomas han convocado ayudas de hasta 300.000 euros.

Los editores madrileños y gallegos pueden solicitar ayudas para su negocio

El sector editorial no está en su mejor momento. Desde el año 2016, el número de libros que se editan en nuestro país ha ido descendiendo. Las últimas estadísticas reflejan que sólo en el año 2018 se editaron 81.228 libros, un 9,7 % menos con respecto al año 2017, de los cuales 60.835 libros se publicaron en papel y 20.393 vieron la luz en otros soportes.

Estos datos reflejan el panorama editorial, donde también se aprecia el descenso del número de editores con respecto al año 2012. De hecho, en 2018 sólo se dieron de alta 251 profesionales en este sector, casi todos correspondientes al Grupo 3, que engloba a las pequeñas editoriales con una previsión inferior a los 100 libros. Más del 90% de ellas eran autónomos y pequeñas editoriales.

Precisamente, para favorecer el alta de nuevos editores -especialmente autónomos y pequeños negocios- y la continuidad de los 6.420 editores privados que han desarrollado su actividad empresarial en nuestro país, las comunidades autónomas publican diversas ayudas que tienen como objetivos subvencionar y promover la actividad editorial. 

La última en convocar subvenciones para este sector ha sido Madrid. La Consejería de Cultura y Turismo, de la que depende la Dirección General de Patrimonio Cultural, publicó en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, el pasado 4 de febrero, una serie de ayudas destinadas a los autónomos y negocios del sector editorial, y que estuviesen dados de alta en el epígrafe del Grupo 476 del Impuesto de Actividades Económicas.

Los profesionales que realicen tareas de edición encaminadas a la publicación y comercialización de obras, ya sea en soporte digital o en papel, pueden solicitar ayudas de hasta 300.000 euros.

Dicha actividad empresarial, la de edición, puede constar como única o compaginarse con otro objeto social que el profesional o la empresa desarrolle como parte de su ejercicio mercantil. Quedando excluidas de la convocatoria aquellas organizaciones sin ánimo de lucro y los grupos de personas físicas o jurídicas que no tengan personalidad jurídica propia, como las comunidades de bienes.

Los interesados tienen hasta el próximo 3 de marzo para presentar su solicitud. Éstos deben haber puesto en marcha su negocio editorial durante los dos años previos a la fecha de la convocatoria y la actividad tiene que haber sido continuada. También pueden optar a ellas las personas jurídicas que provengan de una empresa ya extinta y que pueda demostrar sobrada experiencia en el sector. El importe de las ayudas es de 300.000 euros y se abonarán a modo de anticipo, siempre y cuando exista crédito adecuado y suficiente.

Galicia también publica las suyas

En el caso de Galicia, los nuevos agentes editoriales que iniciaron su actividad en 2018 fueron sólo 9, un 10 % menos que en el año anterior. A pesar de estos datos, ésta no es la comunidad en la que se registra una menor actividad empresarial ligada al sector de la edición. En los puestos más bajos están Baleares, La Rioja y Extremadura, así como  las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. En el caso de los autores editores, habría que incluir las regiones de Cantabria y el Principado de Asturias. 

Sin embargo, la comunidad gallega también ha convocado sus ayudas a la edición, que están pendientes de publicación en el Diario Oficial de Galicia. La convocatoria procede de la Consellería de Cultura y Turismo y el plazo de presentación finaliza el 10 de marzo.

Las ayudas de la Xunta están destinadas a las pymes y a aquellos autónomos que realicen como actividad profesional la edición de libros, ya sea con carácter único o junto con otras actividades mercantiles. El objetivo de estas subvenciones es promocionar el libro gallego, por lo que también pueden solicitarlas aquellos editores autónomos que se dediquen a la traducción de obras a esta lengua.

Los editores madrileños y gallegos pueden solicitar ayudas para su negocio