viernes. 15.11.2019

EL EJEMPLO DE NEW BALANCE

Las experiencias de compra pueden aumentar un 10% las ventas de tu tienda

Las experiencias de compra pueden aumentar un 10%  las ventas de tu tienda

El comercio minorista sigue ideando formulas para combatir su caída. Una de ellas sería ofrecer experiencias únicas de compra. New Balance lo ha hecho. En sus tiendas, el movimiento de los clientes se transforma en arte.

Las experiencias de compra pueden aumentar un 10% las ventas de tu tienda

El comercio minorista está en plena transformación y revalorización de sus puntos de venta físicos.  Para vender, ya no vale con estar abierto y tener una buena localización. Por eso, los comerciantes buscan nuevas fórmulas para atraer al público hasta sus tiendas. Según expertos del retail, la transformación de las tiendas físicas pasa por la introducción de nuevas tecnologías, la digitalización y la oferta de experiencias únicas, que el cliente no podría obtener con el comercio online

"En un mundo donde el universo digital parece haberse adueñado de todos los aspectos de la vida, el comercio minorista necesita de una transformación cuya clave está en ofrecer al cliente experiencias innovadoras. El consumidor que se desplaza a nuestro punto de venta necesita algo más que un puro espacio transaccional, busca una experiencia que le aporte algo más allá de la compra, algo que pueda compartir.  De hecho, está demostrado que las experiencias tienen un impacto real en las cifras de negocio", explicó Laia Zanon, directora de producción creativa de Wildbytes en Barcelona.

Concretamente, las marcas enfocadas en el engagement (involucrar al cliente con el producto y la tienda) y la personalización incrementan sus ingresos entre un 6 y un 10% -al menos tres veces más rápido que aquellas que no lo hacen-. Y las que no invierten en experiencias, obtienen un 14% menos de conversión que las que sí lo hacen.

Esta apuesta por ofrecer una experiencia de compra distinta es especialmente interesante en aquellos comercios dirigidos a un público joven, dado que ocho de cada diez millennials prefieren gastar su dinero en eventos o vivencias y casi el 70% aseguraron que las experiencias les ayudan a conectarse con sus amigos, entorno y comunidad.

Un nuevo concepto de punto de venta físico

La tecnología, las vivencias y la transformación digital han dado lugar a un nuevo concepto de punto de venta físico: el retail experiencial. Es una de las principales tendencias actuales en el mundo del marketing, debido a que la mayoría de los consumidores prefieren invertir su dinero en experiencias antes que en posesiones, como reveló un reciente estudio de la consultora KPMG.

El autor del informe, Juan Zanón, comentó que "para poner en marcha este tipo de iniciativas, muchas marcas están apostando por las pop-up stores (así se denomina a las tiendas que alquilan un espacio físico determinado para vender su producto), que ofrecen puntos de compra alternativos con mayor flexibilidad, personalización e innovación. Además, potencian las ventas" Los datos lo confirman: el 55% de los consumidores compraron en pop-up stores debido a los productos únicos o las experiencias que se ofrecían, según un informe de Statista.

Un pop-up para transformar los movimientos en arte 

La startup española Wildbytesque está detrás de una de las últimas experiencias en pop ups stores, que se celebró en España y en la que se transformaron los movimientos del público en arte; todo ello para anunciar una marca de deportivas. 

Esta agencia de innovación experiencial, diseña y produce lanzamientos y eventos basados en innovación, vivencias e instalaciones con tecnología digital de última generación. Y uno de sus últimos trabajos, se lo encargó la empresa de deportivas New Balance. Para esta marca creó un espacio de innovación en el que la energía cinética y la creatividad se fusionaban en un montaje técnico sin precedentes, valiéndose de avanzadas técnicas de captación del movimiento en tiempo real.

La marca presentó una nueva colección de zapatillas -FuelCell- y, a través del espacio creado por la startup, el público que acudió al punto físico pudo interactuar con un montaje tecnológico que permitía transformar la energía generada por los movimientos de las personas en expresiones artísticas de carácter visual, musical o lumínico. Un entorno inmersivo con un conjunto de instalaciones interactivas que transformaban el movimiento de cada visitante en arte a lo largo de un recorrido de unos 30 minutos de duración, donde los participantes creaban, con la energía de su propio movimiento, una pieza audiovisual única que pudieron llevarse en su dispositivo móvil,

"La energía del evento vino literalmente de la energía generada por los invitados. Todo iba guiado por una pulsera NFC, que registraba el paso del invitado por cada una de las activaciones y hacía que, automáticamente, al acabar el circuito, recibiera una pieza artística con lo que su energía había creado" explicó Leo Da Costa, Director de Tecnología Creativa de Wildbytes.

Las experiencias de compra pueden aumentar un 10% las ventas de tu tienda